Lun. 15. Jul 2024, Santa Fe - Argentina
Mundo

NUEVO ATROPEYO DEL AUTORITARIO ERDOGAN

NUEVO ATROPEYO DEL AUTORITARIO ERDOGAN

ATENAS-GRECIA  (PrensaMare)  El todopoderoso político Recep Erdogan ha asestado un nuevo golpe al diálogo inter-religioso mundial. Se ‘olvidó’ de la historia y de la convivencia para convertir a Santa Sofía en una mezquita.

Desde hace más de 1.500 años existe en Turquía la Santa Sofía o Ayasofya, en Estambul. Se construyó como una iglesia, en el siglo VI; se transformó en mezquita con la caída de Constantinopla, en el siglo XV.

En los años ‘30 del siglo pasado, el padre de la Turquía laica, Mustafa Kemal Atatürk, ordenó convertirla en museo, por su valor artístico y social (que supera las divisiones entre religiones). Así se inscribió en el Patrimonio de la Humanidad de la Unesco en 1985.

Pero ahora ha sido transformada en una mezquita, ordenado por el presidente islamista Recep Tayyip Erdogan tras anular un tribunal su condición de museo.

Este atropeyo generó el inmediato enfrentamiento entre el Gobierno turco y la organización de Naciones Unidas para la Cultura. Mientras que el Papa Francisco dijo estar “afligido” por la conversión en mezquita de Santa Sofía.

La Unesco sostiene que este cambio de uso se ha realizado sin ningún diálogo previo y que cualquier transformación en el estatuto de un monumento inscrito en la lista del Patrimonio de la Humanidad debe ser cuidadosamente negociado y aprobado, si fuese necesario, por el Comité del Patrimonio Mundial.

La Convención del Patrimonio Mundial o de la Humanidad sostiene en su artículo 11 que podrán entrar en la lista del patrimonio en peligro bienes que “estén amenazados por peligros graves y precisos” entre los que incluye “la destrucción debida a cambios de utilización o de propiedad de tierra”.

El Gobierno turco alude a su soberanía; se trata de un viejo anhelo de Erdogan.

La Unesco ha pedido oficialmente al Gobierno turco que, en cualquier caso, se respete el acceso igualitario al monumento y que se mantengan intactas todas las obras de arte que contiene. El mayor problema lo representan los mosaicos y pinturas bizantinas con figuras humanas, ya que el islam no permite representaciones figurativas dentro de los templos.

Mientras, el museo de Santa Sofía ha cerrado sus puertas hasta su reapertura como mezquita el próximo 24 de julio con un gran rezo.

Esta decisión cuenta con amplio consenso interno, y desde los medios han publicado encuestas que señalan que más del 60% de la población aprueba su apertura al culto. Claro que la mayoría de los medios son controlados o responden directamente al gobierno.