Vie. 01. Mar 2024, Santa Fe - Argentina
Cultura

SANTA FE, CUMBIA Y PARACAIDISMO POLÍTICO (por Rodolfo O. Gianfelici)

SANTA FE, CUMBIA Y PARACAIDISMO POLÍTICO (por Rodolfo O. Gianfelici)

SANTA FE-ARGENTINA  (por Rodolfo O. Gianfelici, PrensaMare)  Desde décadas atrás se viene instalando –particularmente desde los medios y la derecha política- la existencia de una “nueva política”.

Es la forma de justificar el ingreso a la misma de personajes que jamás tuvieron nada que ver con la política, y que aprovechan su popularidad musical, actoral, deportiva y/o mediática (¿?) para ser candidatos (porque no llegan para iniciarse 'desde abajo', sino como candidatos...).

Lógicamente que no poseen ningún mérito político; jamás se interesaron por ello; pero aparecen (convocados por la “vieja política”) para que sean candidatos. Nada de méritos; nada de construcción política; nada de conocimiento; nada de actividad social militante.

Caen en la política como auténticos paracaidista; clásicos/as oportunistas, que más tarde o más temprano demuestran que su único papel es el de garantizar que no se produzcan absolutamente ningún cambio que beneficie a la sociedad.

Disponen de un claro respaldo mediático; y así como llegan, pasan y se van, sumándose al olvido como el peor representante de la “vieja política”.

La provincia de Santa Fe puede mostrar ejemplos clarísimos y contundentes como lo ha sido el expiloto de automovilismo Carlos A. Reutemann. De sus dos pasos por la gobernación solo se puede recordar que no pudo terminar caminando por las calles santafesinas como lo hacía cuando inició su primera gestión.

Su ‘mejor’ tarea fue el complementarse con quien lo sucediera (Jorge Obeid) para inmovilizar al peronismo, gerenciar la política, cerrar las puertas de los despachos a la atención del ciudadano, gobernar con sus amigos, amigas, y amigotes/as.

A partir de ese inicio se sucederían varios personajes de la ‘nueva política’. Una de ellas –Amalia Granata- se transformaría en diputada provincial; mientras que el xenófobo, elemental y ordinario Miguel del Sel (y condenado por la justicia Federal...) estuvo a escasos votos de convertirse gobernador (¡) en dos oportunidades. También Rodolfo Muttis (locutor), Marta Fasino (periodista), Eduardo González Riaño (periodista deportivo)...

Respecto a Marcos Castelló -cumbiero conocido como Kaniche-, en su momento cuando fue tentado a sumarse a la política por el peronismo, inicialmente se negó. Sostuvo en una conversación en su inmueble a medio terminar (por entonces) en un country privado capitalino que: “Yo gano más plata con la cumbia... además de mi dependen más de veinte personas”. O sea que en ese momento antepuso su interés económico por sobre el (supuesto) interés o compromiso social...

Pero –al parecer- rápidamente ‘alguien’ lo convenció y se sumó como un “nuevo político” dentro del peronismo. Fue concejal y luego electo senador provincial por el Departamento La Capital. Posteriormente integró la lista de candidatos a diputados nacionales.

Hasta el momento, el balance en cuanto a su ‘aporte’ a la política, se encuentra en consonancia con el reutemannismo-obeidismo. Porque Castelló ha sido en 2021 uno de los responsables de la más estrepitosa de las derrotas electorales peronistas en la ciudad de Santa Fe.

Siendo uno de los ‘hombres del gobernador’, senador capitalino y ‘referente’ del peronismo, participó a que dicha fuerza realizara la peor elección de la historia (¡).

Un hecho que –al parecer- a él, ni a quienes lo respaldan les ha interesado, ni les ha importa. Tanto es así que en un reportaje periodístico ha destacado su relación (¿?) con la sociedad.

Expresó: "Mi trabajo como artista me permite estar más cerca de la gente y lejos de las peleas políticas" (¿?), ante el diario El Litoral (de Santa Fe, 8-4-2022).

Donde –además- sus más importantes’ expresiones fueron:

·         “...este trabajo de artista me permite recorrer no solo el departamento La Capital sino toda la provincia y estar más cerca y en contacto con la gente, conociendo de primerísima mano los problemas que viven a diario ya que todos pueden encontrarme a la salida de un show, mientras otros no salen de sus oficinas"

·         (se autoconsidera como) "un vecino defendiendo a los vecinos"

·         (llegó) "para humanizar la política".

Quizás si hubiera militado en política, se hubiera acostumbrado a que las “peleas políticas” no constituyen de por si un hecho descalificable o rechazable. Se imaginan cómo hubieran terminado Juan D. Perón, Evita, Raimundo Ongaro, Saúl Ubaldini, Andrés Framini, Néstor Kirchner, Cristina Fernández –entre tantos cientos de miles-, si se hubieran alejado de las “peleas políticas”...

Porque quienes renuncian a pelear, en cierta forma se transforman en simples y dóciles complacientes del poder de turno. Y, más allá de lo que puedan afirmar verbalmente, en los hechos son más de lo mismo.

En cuanto a que toma contacto con la gente al término de sus shows (¿?), debería saber el senador provincial, que existen cientos de miles de personas que no asisten a los mismos. Por otra, dudo que al termino de su actuación se produzcan reuniones políticas y análisis de situaciones particulares, grupales, sociales, coyunturales...

Respecto a que defiende a los vecinos, debería saber que la tarea del dirigente como la del legislador es mucho más amplia y profunda que de creer que se reduce a una ‘defensa’. El dirigente debe constuir política; el legislador debe legislar...

Finalmente, respecto a que su objetivo es el de “humanizar la política”, la expresión posiblemente pueda entenderse en un paracaidista político con libreto aprendido; en un neoliberal que pretende mostrarse como popular; en un opinador mediático, pero no de un peronista.

Un peronista no necesita “humanizar la política”, porque el propio pensamiento y praxis peronista se sustenta en centrar al hombre como eje de toda realización.

El tema está en que estas opiniones vertidas por Castelló aparecieron luego que se conociera que en la Cámara de Diputados, desde la oposición presentaran un Pedido de Informe realizado por su actuación cumbiera en la “Fiesta de la Torta Frita” en Reconquista y la existencia de una supuesta incompatibilidad como funcionario público.

Al respecto, puede que dicho Pedido haya respondido a una clásica maniobra política con más repercusión en lo medios que en los hechos.

Lo que sucedió fue que:

·         El 31 de octubre de 2021 se realizó en Reconquista la “Fiesta de la Torta Frita”

·         El Ministerio de Cultura provincial aportó $ 450.000 para el evento

·         Desde la Nación hubo un aporte de $ 290.000

·         La intendencia reconquistente contrató a Castelló para que actúe abonándole $ 500.000.

Nadie puede negar ni cuestionar el derecho al desarrollo de dicha fiesta; como a que se gestionen recursos; a que se destinen desde el Estado aportes; a que cada uno trabaje (en este caso: cante); y que el intendente contrate a quien le plazca.

Ahora bien:

·         Resulta ético y políticamente correcto que quien se considera un “hombre del gobernador” (como Castelló) perciba por su trabajo, dineros que salen de la misma ‘caja’ provincial que a él le abona su salario como legislador...?

·         Resulta ético y políticamente correcto que un legislador ‘escuche al vecino y sus problemas’ al terminar su show musical (como Castelló dice que hace), cuando ha sido ese mismo vecino el que (con sus impuestos provinciales) le ha pagado su actuación...?

Cosas de los personajes de la “nueva política”...