Mar. 28. May 2024, Santa Fe - Argentina
Opinión

MILEI... NADA ES GRATIS (Rodolfo O. Gianfelici)

MILEI... NADA ES GRATIS (Rodolfo O. Gianfelici)

SANTA FE-ARGENTINA (por Rodolfo O. Gianfelici, PrensaMare)  En campaña electoral Javier Milei apeló a todo tipo de agresiones verbales, insultos e irrespetuasidades.

Para él y su equipo (pero particularmente para él por su forma despreciativa, antidemocrática y autoritaria), todo era válido. Y obtuvo el resultado esperado: fue electo presidente.

Si alguno pensaba que iba a cambiar, se equivocó. Porque él es “la cabeza mayor” de un grupo de autoridades y funcionarios agresivos, insultantes e irrespetuosos (junto al ejército de empleados de fascistas trolls).

Nada ni nadie queda librado a la vocinglería de estos personajes que ideológica y humanamente atrasan décadas (o siglos?).

Desde el presidente brasileño Lula a su par mexicano. Desde el presidente colombiano al gobierno de Venezuela. Desde Cristina Fernández a cualquiera que lo critique. Desde los anfitriones de la Cumbre de Davos a las autoridades de China.

Ni qué decir con el destrato a representantes chilenos en Mendoza por parte del radical embajador Jorge Faurie, a los decires (desvaríos de una fascista?) de la canciller Diana Mondino.

Como si nada hubiera dicho, luego Milei trató de recomponer con Lula y Xi Jinping, pero hasta el momento las respuestas no han sido las que esperaba el habitante de la quinta presidencial de Olivos.

Recientemente la canciller viajó a China encabezando una delegación de la que también participaron el Banco Central y representantes del Ministerio de Economía argentino. El objetivo central: renovar el swap de monedas.

Milei, tras los insultos gratuítos busca refinanciar vencimientos de la línea de crédito (swap) en yuanes, pero no hay respuesta china. O lo que es casi lo mismo: el silencio es un (transitorio?) “no”.

Porque los chinos además de ser centro de agresiones verbales, soporta que el servil alineamiento de Milei a EEUU e Israel, haya generado una “persecución” a un buque chino acusado de acciones ilegales en aguas argentinas, que en verdad jamás existieron. Lo que constituyó un papelón mayúsculo del lamentable Ministro de Defensa, el radical Luis Petri (que subido a un avión participó de la “persecución”... de quien nunca escapó).

Además, el gobierno argentino se sumó alegremente a la maniobra mediática instalada desde Washington tratando de hacer creer que en la base científica china en Neuquén existen “militares”. Motivo por el cual se envió una “inspección” (sin hallar nada raro).

Toda una maniobra mediática, porque lo que se hace en dicha base científica es compartido por China con Argentina.

Es así que tras los insultos, las burlas, las acusaciones (de “comunistas”), de las sospechas sobre todo lo que esté relacionado con China y de haber descartado la tentadora oferta de comprarle (con financiamiento incluido) aviones militares, ahora Milei va a pedir un favor...

Cómo puede entenderse a nivel relaciones internacionales semejante mediocridad...?

Bueno, las autoridades chinas esperan que en junio se venza uno de los tramos del swap y el gobierno sigue sin resolver su renovación.

Este nuevo viaje de la canciller Diana Mondino sumó otro fracaso diplomático y económico, del que los medios hegemónicos argentinos no se han dado cuenta (al parecer), porque no hablan de ello.

La delegación fue a pedir una renovación de ese préstamo, pero moviéndose como lo hace Milei, con una ineptitud y desconocimiento total de lo que son las relaciones internacionales. Porque el gobierno carece de estrategia de política exterior. Washington y Tel Aviv marcaron una línea general que Milei acata a rajatablas, y en base a ello le dio instrucciones a una mediocre canciller que lo único que se le puede reconocer es clasismo, odio y mayúscula mediocridad.

Esta señora ha buscado disimular su nuevo fracaso ‘explicando’ que el swap es un instrumento para ayudar en el comercio y que Argentina lo había utilizado con otros fines. Por lo que las autoridades de China tenían interés en entender cómo “era el sistema, para qué y cómo se usó” –expuso sin ponerse colorada-.

Algo así como decir: los chinos no saben nada y hubo que ir a explicarles (?).

Se puede manejar las relaciones internacionales con semejante vulgaridad...? Se puede ser tan ‘liviana’ a la hora de intentar disfrazar su fracaso...?

Lo cierto es que al final de cuentas Mondino no dijó qué pasará con el swap. Y no solo eso sino que mostrando un desconocimiento de la grave situación económica-financiera de Argentina a nivel internacional, muy suelta de cuerpo sostuvo que si el país cumple, “es muy probable que del otro lado quieran mantener una muy buena relación”. Casi afirmó que los chinos están deseosos del cumplimiento argentino para avanzar en un estrechamiento de relaciones.

Pero ello no es real. Argentina es deudora y no tiene ni un dólar para cancelar esa deuda. Y por el lado chino no están desesperados en profundizar las relaciones. Porque entienden que Argentina –de la mano de Milei- se ha transformado en el juego del ajedrez internacional, en un simple peón gratuito de Washington y Tel Aviv. En ese sentido, el enemigo a futuro de ambos centros de poder, es Beijing.

La relación bilateral ha cambiado sustancialmente. En su momento, Cristina Fernandez acordó una alianza estratégica con China. Ahora Milei la descartó de plano y se encolumnó gratuitamente del lado del mayor enemigo de los chinos.

En años anteriores los funcionarios de gobiernos peronistas mantenían una excelente relación con China y los temas hasta se solucionaban telefónicamente con el embajador de ese país en la capital argentina. Ahora no alcanzan los viajes de la canciller para poder avanzar (aunque más no se un poco).

El dueto Milei-Mondino no puede renovar el swap ni aún presentándose en Beijing.

Mientras Cristina construyó una política internacional respetuosa y de búsqueda de independencia en base a los intereses nacionales, Milei solo acata indicaciones de Washington y Tel Aviv. Ello tiene sus consecuencias; nada es gratuito.