Mie. 17. Jul 2024, Santa Fe - Argentina
Opinión

MILEI, MACRI, VILLARRUEL: ARGENTINA DE MAL EN PEOR...? (Rodolfo O. Gianfelici)

MILEI, MACRI, VILLARRUEL: ARGENTINA DE MAL EN PEOR...? (Rodolfo O. Gianfelici)

SANTA FE-ARGENTINA (por Rodolfo O. Gianfelici, PrensaMare)  El presidente Javier Milei ha mostrado todo –absolutamente todo-, lo que podía ofrecer (¿?) al país.

Se trata de un agresivo político que imagina que, a fuerza de la prepotencia –sean DNU y/o decretos-, podrá instalar su mentada “libertad” en el país.

Está descontrolado, pero porque él mismo lo es.

El problema es que antes de cumplir su primer mes de gestión su “imagen” (¿?) ‘’o “aceptación” (¿?) ha caído a niveles nunca ocurridos para un presidente democrático, y su mentada “motosierra” comienza a preocupar a quienes lo prohijaron por años.

De allí que quienes piensan, analizar y evalúan dentro de la derecha política y económica argentina, observan con detenimiento que este deterioro es preocupante. Porque los pone en riesgo a ellos, que son más cautos, más “pensantes”, más especuladores y saben del menjo de tiempos.

Además, se trata de pequeños sectores de poder entrelazados justamente con los más poderosos del establishment. Algo que Milei no puede hacer, porque él simplemente es una figura decorativa detrás de la cual se colaron ellos.

Esto qué significa...? Que los ideólogos, los verdaderos “vivos” de este avance derechista sobre la Nación, no van a correr el riesgo de verse arrastrados por los ‘errores’, ‘fallas’, ‘inconsistencias’ y/o ‘debilidades’ de Milei.

En ese sentido el poder siempre ha sido claro: Acompañan hasta el borde del precipicio; allí abandonan a quien tienen que abandonar y poniendo su mejor cara de patriotas arman una escenografía y se disimulan entre tantos.

Lo usaron a Arturo Frondizi, a José María Guido, a Arturo Illía, a los dictadores Juan Carlos Onganía y Roberto M. Levingston; a Isabel Martínez, a Raúl Alfonsín, a Carlos S. Menem, a Fernando de la Rúa, y a Eduardo Duhalde.

A Mauricio Macri también lo usaron, pero entendieron que era un buen personaje a resguardar, y lo protegieron. Tanto fue así que Alberto Fernández no (quiso o no pudo o no lo dejaron) que lo denunciara y llevara ante la justicia por lo hecho con las tomas de deuda y su regreso del FMI.

La histori quiso que la incapacidad o mediocridad del citado Fernández, le permitiera a Macri tomar oxígeno y convertirse en jugador clave en la última elección. De allí que el poder ominante llevó a que Milei le otorgara los dos más importantes ministerios para sus ambiciones y accionares.

El Ministerio de Economía y el de Seguridad. El primero para hipotecar el país; para rifarlo a los mejores negociantes y usureros internacionales; el segundo para garantizar que ese empobrecimiento social y entrega patrimonial y soberano, será ‘respaldado’ con represión.

O acaso es casual que los cambios en las Fuerzas Armadas haya reforzado el alineamiento con Washington, y que la “capacitación” de uniformados argentinos sea llevado adelante por efectivos israelíes que en estos momentos son responsables del genocio den la Franja de Gaza (el mayor campo de concentración a cielo abierto del mundo...).

Lo obtenido por Macri no va a ser ‘regalado’ o perdido así porque sí, por las torpezas de un mediocre como nuestro señor presidente.

En ese camino, es sabido que los “pensantes” del gobierno –del cual no forma parte Milei ni su tarotista hermana-asesora) avanzan en alguna maniobra de garantía de su poder. Es así que Macri y la vicepresidenta, Victoria Villarruel, coinciden en preparar una “salida constitucional” ante el posible riesgo evidente y palpable.

Algo así como una ‘alternativa’; un maquillaje, para que nada cambie, y todo marche en el mismo sentido que prometió Milei, pero con otras ‘habilidades’... más políticas.

Victoria Villarruel es una derechista, pro-militares dictatoriales de 1976. Una defensora de las políticas criminales y represivas; ansiosa por liberar condenados.

Macri es un comerciante sin bandera; un simple aprovechador “de oportunidades” (como gusta expresar este tipo de personajes a la posibilidad de vender lo que no es de ello y sacar ventajas, ganacias).

Inclusive el propio Macri es un pro-militares dictatoriales; no debe olvidarse que su familia fue protagonista principalísima del crecimiento del grupo empresarial mientras el país era azotado por secuestros, muertes, asesinatos, torturas y desapariciones.

Están unidos por el espando –diría alguien-, pero no como simples observador, sino como activos agitadores. Ella pretende convertirse en la ‘dama de hierro’ argentina que reivindica a los condenados. Él pretende aprovechar lo que ha avanzado y controla en el gobierno para profundizar “transformaciones”... O sea: hacer negocios o negociados (es lo mismo).

Mientras esta sociedad aceita su funcionamiento, se conoció de parte de Cecilia Pando –ello lo confirmó- que tuvo contactos con Victoria Villarruel y con el “entorno” de Javier Milei para pedir la libertad de los genocidas presos.

Inclusive en esa ‘tarea humanitaria’ (¿?) días antes Pando, una pro-impunidad, publicó una carta junto con esposas, hermanas, madres y amigas de detenidos por crímenes de lesa humanidad, reclamando que el gobierno cumpliera con las promesas (hechas a ellos).

Resulta un juego de pinzas, del mismo sector ideológico, donde Villarruel-Macri buscan ‘garantizar’ la democracia, y Pando habla de “condiciones inhumanas” de los militares condenados.

En ambos casos todo suena extremadamente burlesco. Pero es particularmente agresivo que Pando y sus seguidores y/o aliados, hablesn de “condiciones inhumanas” de personajes que dispusiceron de todas las libertades y posibilidades para defenderse ante la justicia y fueron hallados culpables y condenados por... crímenes de lesa humanidad

Que hablen de “adultos mayores y que no tienen una vida larga por delante” refiriéndose a estos criminales suena hipócrita, porque ellos fueron juzagdos y condenados por secrestrar, violar, torturar, asesinar a indefensos que tenían toda una vida por delante

En este sentido, los planteos de Pando y compañía, coincide totalmente con lo sostenido por Milei, Villarruel y Macri en cuanto a que se trató de una supuesta “guerra contra el terrorismo”.

En dato de interés sobre todo este juego de posiciones y coincidencias es que tiempo atrás Villarruel militó con Pando. Y como para que no queden dudas de todo este entrelazamiento político, operativo e ideológico, apareció el mismísimo Guillermo Francos, Ministro del Interior, coincidiendo.

Mientras tanto, algunos consideran que en ‘algo’ trabaja el Ministro de Justicia de la Nación, el mediático Mariano Cúneo Libarona. Él se manifestó en descuerdo con que se enjuicio a la (cuestionada y desprestigiada) Corte Suprema de Justiacia. La misma que intentó el “2x1” para los criminales, que la movilización popular desbarató.

Inclusive en pasillos de diputados ya se comenta una suerte de “canje” donde el gobierno obsequiaría a la Corte una “salida” honorable y el freno al enjuiciamiento, y la Corte “agradecería” con alguna maniobra judicial para permitir la liberación de criminales condenados.

Exageración...? Porqué... acaso de esta Corte no se puede esperar cualquier cosa...? No debe olvidarse que dos de sus actuales integrantes (Horacio Rosatti y Carlos Rosenkratz) intentaron ingresar en el máximo cuerpo judicial del país por la ventana... de la mano de Macri

Como se puede ver: Todo tiene que ver con todo.