Mie. 17. Jul 2024, Santa Fe - Argentina
Ámerica

MURO DOMINICANA – HAITÍ: DOLOR Y VERGÜENZA

MURO DOMINICANA – HAITÍ: DOLOR Y VERGÜENZA

CIUDAD DE MÉXICO-MÉXICO (por José Luis Ingratti, PrensaMare)  Casi como si no importara, República Dominicana avanza con el muro en la frontera con Haití.

Disfrazaron su denominación designándola: Verja perimetral inteligente (¿?), y le correspondió -en febrero-, presentarla al mandatario dominicano Luis Abinader. La construyen manos privadas y el control de ello lo ejerce el Ministerio de Defensa.

Por lo que se infiere que–manejándolo dicho ministerio- el tema es considerado como de ‘defensa nacional’ (¿?).

Pareciera que los racistas ejemplos del apartheid –disfrazado como se quiera- de Israel y EEUU, se expande en el mundo. Lo llamativo es que en este caso no es una potencia (como los anteriores), sino un pequeñísimo país con demasiadas necesidades e injusticias.

Mientras Israel ocupa tierras y toma por rehenes a millones de palestinos, EEUU se “defiende” del ingreso de migrantes centroamericanos. A su vez Dominicana busca eliminar cualquier tipo de buena relación con su vecino.

Ello sin olvidar que la dictadura marroquí, con el apoyo y respaldo de EEUU, Israel y la Unión Europea, hace los mismo contra el pueblo saharaui.

La ironía dominicana está en que el consorcio privado COFAH, que llevará adelante la obra, apelará para la construcción a mano de obra... dominicana y haitiana.

Los dos países que comparten la isla poseen 390 kilómetros de frontera. El gobierno de Abinader firmó el contrato que posee una cláusula de confidencialidad (¿?). La parte inicial será de 54 kilómetros y el gobierno anticipó que expropiará inmuebles y obligará a mudarse a otro sitio a sus actuales ocupantes (prometiéndoles construirles sus nuevos hogares).

Para que se tenga una idea de ante qué estamos, el titular del ministerio aludido, el teniente general Carlos Luciano Díaz Morfa, ya se ha mostrado efectuando inspecciones. Se trata de un militar formado ideológicamente en la Escuela de las Américas de EEUU.

Sus justificaciones para esta obra, aludió a que ello evitará el contrabando, el narcotráfico, mejorar el contacto migratorio, evitar el robo de ganado, impedir la venta ilegal de armas y proteger a los productores agrícolas.

Si se tiene en cuenta que en dicha área caribeña, EEUU tiene instalada una de sus bases de la DEA (organismo nacional de control contra las drogas), se puede pensar que lo del narcotráfico es una mentira...

Y si es verdad que existen en esa extensa área limítrofe los ilícitos citados por el uniformado, ello se debe exclusivamente a que... no se hace prevención ni control alguno. Más bién, todo lo contrario.

Entonces: Porqué se hace el muro...?

Se trata de una maniobra racista y de xenofobia de las autoridades dominicanas contra los haitianos. Un tema que no es nuevo, sino recurrente.

Para rartificar los objetivos de esta repudiable obra, las expresiones de Jesús Vásquez Mártinez -Ministro del Interior y Policía dominicano-, hablan por si solas:

  • “Haití se ha convertido en la principal amenaza que tiene nuestro país”. Agregando que es una obra “magnífica y majestuosa” porque “va a representar un antes y un después para la República Dominicana y nosotros somos los que estamos llamados a defender la soberanía, la patria y este muro representa esa simbología”.

Poco se habla que en el año 2013, se produjo un fallo emitido por el Tribunal Constitucional -la Corte dominicana-, que le retiró la ciudadanía a miles de dominicanos que eran hijos de haitianos indocumentados. Una decisión violatoria de los derechos humanos.

Haití es el país más empobrecido de América. Las potencias (con EEUU y Francia a la cabeza) así se lo impusieron. De allí que esa miseria que constantemente se agiganta y agrava ha llevado a que miles y miles de haitianos crucen la frontera ilusionados con obtener un futuro mejor.

Así, llegados a Dominicana se han transformado en mano de obra esclava, mayoritariamente en tareas agrícolas. Su explotación –permitida y avalada por las clases dominantes del país-, han servido para que ellos se enriquecieran a costa del sudor y la sangre (y muerte) de haitianos.

La economía dominicana hubiera entrado en una dura crisis en sus actividades agrícola y en la construcción, si no existiera esa mano de obra barata y sin derechos. Inclusive décadas atrás, cuando ‘inversores’ estadounidenses eran dueños de plantaciones e ingenios azucareros, fue esa mano de obra la que les permitió enriquecerse.

Estos beneficios llevan a que los medios informativos disimulen esta situación que se extiende desde las primeras décadas del siglo pasado. Un silencio que también adoptan políticos y organismos como la OEA y la ONU. Ni qué decir Washington, la Unión Europea y demás potencias occidentales.

En medio de este racismo, resulta evidente que existe una política de los sectores dominantes dominicados, de responsabilizar de “todo lo malo” del país, a los haitianos. Por ello deben ‘defenderse, ‘protegerse’, ‘aislarlos’.

Resulta vergonsozo que ni EEUU, ni sus aliados se molesten por la existencia de una ‘clausula de confidencialidad’ con una empresa privada. No es un dato menor si se tiene en cuenta que el presidente Abinader (desde el 2020) es un defensor del libre mercado. Esa libertad proclamada, no es contradictoria con este secreto...?

Bueno, es allí donde el propio Abinader salió a justificar ese secretismo en razón de ser un tema de... seguridad nacional.

Una obra donde este –también empobrecido país- deberá invertir más de 30 millones de dólares, a los que se le deberán agregar las compras, instalación, y capacitación de equipamientos electrónicos, dispositivos de vigilancia, sensores y drones... Porque si se va a ‘trabajar’ en seguridad, se va a hacer en serio...

Consorcio COFAH Desarrollo Fronterizo...

Se dedica a la construcción y supervisión de obras civiles, eléctricas y de ingeniería en general, generación y venta de energía renovable.