Mie. 17. Jul 2024, Santa Fe - Argentina
Notas

EL RÉGIMEN TAMPOCO QUIERE LIBROS

EL RÉGIMEN TAMPOCO QUIERE LIBROS

CIUDAD DE BUENOS AIRES-ARGENTINA (PrensaMare)  El Gobierno de Javier Milei decidió cerrar el programa "Libros para aprender".

Así lo lleva adelante el Ministerio de Capital Humano, que decidió la retirada de su formato nacional.

Desaparece el programa "Libros para aprender" y confirmó que no realizará la compra de los 14 millones de ejemplares prevista para el 2024. De esta forma, la Nación dejará de entregar a estudiantes de primaria, secundaria y jardines de infantes de todo el país los libros.

La ‘justificación’ de la administración Milei es conocida: una supuesta "falta de transparencia" del programa. Si ello era tal, lo que debería haber hecho el gobierno es:

·         Denunciar los hechos ‘sin transparencia’

·         Dirigirse ante la justicia y realizar las denuncias, aportando las pruebas

·         Establecer nuevas medidas para garantizar ‘transparencia’

·         Mantener el presupuesto para libros.

Lejos de ello, Milei cortó el presupuesto y eliminó el ambicioso programa.

Cuando se produjo el traspaso de gobierno, el Secretario de Educación, Carlos Torrendell, había manifestado su interés en continuar con el programa nacional creado por el gobierno anterior. Pero ‘desde arriba’ –al parecer- le dijeron que no.

El programa “Libros para aprender”...

Fue implementado en 2022 y 2023 por la gestión del exMinistro de Educación Jaime Perszyck. Su objetivo era:

·         Cumplir con el derecho a la educación

·         Garantizar el acceso universal a libros esenciales para el aprendizaje

·         Eran libros escolares como obras literarias (para fomentar la lectura autónoma y las actividades en el aula).

Para cumplir con su desarrollo, la Nación compraba y entregaba el material bibliográfico y cuentos a estudiante de escuelas de gestión estatal y de gestión privada cuota cero y oferta única.

Cada ejemplar tenía el nombre y le pertenecía al alumno y con eso buscaba que los libros puedan ser un puente entre la escuela y la familia.

En las 24 jurisdicciones se seleccionaban los textos de acuerdo a su plan de estudios. Había una convocatoria para editoriales (participaron más de 50), y luego una comisión nacional revisaba las propuestas y realizaba una primera selección. Finalmente, expertos de cada jurisdicción definían los textos para su provincia.