Mie. 17. Jul 2024, Santa Fe - Argentina
Opinión

QUÉ HICISTE BOB MENENDEZ...? (Especial)

QUÉ HICISTE BOB MENENDEZ...? (Especial)

MADRID-ESPAÑA (Especial para PrensaMare)  Parece que han comenzado los tiempos malos para el violento y ultraderechista (y desacreditado) senador del estado de Nueva Jersey, Bob Menéndez.

Se trata de un personaje que ha impulsado yh defendido con todas sus fuerzas las más duras políticas en contra de Cuba. Pero también contra diferentes gobiernos progresistas del mundo.

Desde hace unos meses es investigado y ahora enfrenta nuevos pedidos de renuncia después que fiscales federales emitieran una nueva acusación de reemplazo en la que lo acusan de haber aceptado sobornos y de haber abusado de su poder en beneficio del Gobierno de Catar entre 2021 y 2023.

Los fiscales que están a cargo del caso dicen que Menéndez elogió públicamente a Catar para ayudar a su socio (el empresario Fred Daibes), a conseguir una inversión de un fondo vinculado al Gobierno catarí.

Menéndez recibió a cambio, regalos de lujo que incluían lingotes de oro, entradas para una carrera de Fórmula 1 y el ofrecimiento de un costoso reloj de pulsera. Menéndez ya enfrentaba cargos por ayudar al Gobierno de Egipto.

El senador y sus cuatro coacusados (entre los que se encuentran su esposa y Fred Daibes), y serán juzgados en mayo en la ciudad de Nueva York.

El 22 de septiembre de 2023...

Menendez fue acusado y se desató un escándalo (que el establishment prefería mantener en silencio). Ocurrió 3 meses (exactos) después que el 22 de junio hiciera detener en su despacho a tres activistas, llegados para intentar conversar sobre la política estadounidense hacia Cuba.

Lejos de recibirlos para dialogar, el senador llamó inmediatamente a su oficina a 25 policías del Capitolio para que los detuvieran. En el mes de julio las acusaciones, él mismo se encargó de retirarlas.

Ahora el matrimonio...

Menendez está acusado de aceptar cientos de miles de dólares en sobornos (en efectivo, lingotes de oro, muebles y coches de lujo) para aprobar acuerdos que beneficiaban al régimen egipcio y a empresarios de su estado natal de Nueva Jersey.

Una orden de registro de junio de 2022 descubrió los sobornos (incluidos 550.000 dólares en efectivo metidos en armarios, cofres y cajas fuertes), incluso dentro de chaquetas del Senado con el nombre de Menendez.

El senador ya ha sido objeto de varias investigaciones, pero salió de su acusación de 2015 sin ninguna condena y mantuvo su poderosa posición en el Senado.

Pero en esta oportunidad (tras años de sumar enemigos en todos los ámbitos), los indicios de su acusación (de 39 páginas) son demasiado grandes para que los colegas de Menendez, los ignoren.

El tema es tan escandaloso y evidente que hasta sus más cercanos amigos laborales han preferido tomar distancia de él.

El presidente del sindicato Amazon Labor Union y residente en Nueva Jersey, Chris Smalls, dijo que la gente del estado “merece un representante libre de corrupción, que no contribuya a la violación de los derechos humanos”.

Esta acusación podría ser el golpe definitivo para Menendez, pues las pruebas físicas condenatorias y las peticiones de dimisión del Partido Demócrata indican que se la habría pasado el tiempo de su impunidad.

Para algunos analistas, estando el país a las puertas de un año electoral, la presencia e intervención de Menendez constituye un ‘problema’, una ‘carga’, de la que muchos desean sacarse de encima.

El legislador fue uno de los...

Principalísimos obstáculos que debió afrontar el mismísimo presidente demócrata Barack Obama en sus deseos de avanzar en negociaciones y un acercamiento con Cuba.

Ello le generó enemigos que ahora podrían estar ‘operando’ con el FBI. Tanto es así que dicho organismo federal está investigando la posible participación de los servicios de inteligencia de Egipto en la presunta trama de sobornos.

Y el hecho no se quedaría solo en una ‘simple’ corrupción financiera, sino que es posible que Menendez estuviera intercambiando información sensible de EEUU con Egipto (en lo que se entiende que podría haber sido ‘captado’ por la Inteligencia egipcia para que “colabore” a cambio de millonarias sumas de dineros).

Es aquí cuando en pasillos del Congreso estadounidense se preguntan: Cómo reaccionaría Menendez si se enterara que otro senador estadounidense estuviera espiando para Cuba...?

El odio anti-cubano de Menendez...

Lo llevó a expresar orgullosamente “Nadie en el Congreso tiene un historial más largo e inquebrantable que yo en lo que respecta a la condena del régimen cubano”, en el Senado en agosto de 2021.

En sus 30 años en el Congreso, s transformó en el indiscutido líder de los regímenes de sanciones estadounidenses contra Cuba, Venezuela, Nicaragua, Irak, Irán, China, Zimbabue y otros países. Ellos sufrieron consecuencias dramáticas, no solo a nivelpolítico, deplomático, comercial, económico y financiero, sino que se quedaron sin medicinas vitales y sin alimentos; lo qu causó millones de muertes prematuras.

No contento con ello...

Menendez también ha defendido de la manera más vehemente el financiamiento militar estadounidense de la ocupación israelí en Palestina; como también de las intervenciones estadounidense en Irak, Libia, Siria y ahora Ucrania.

Pese a militar en el Partido Demócrata, es un durísimo derechista, al que muchos medios disfrazan de ‘conservador’. Un personaje ultra-violento y miliatrista opuesto tenazmente a cualquier acercamiento y acuerdo nuclear con Irán (no solo a la normalización de las relaciones con Cuba).

Inclusive en la actual gestión de...

Joseph Biden, Menendez influyó sobremanera en la política hacia Cuba, como titular de una clave comisión en el Senado. Su poder ha sido tan grande que mientras Biden prometió volver a la política de la era Obama durante su campaña (respecto a acercarse a Cuba), ello no pudo concretarlo y ha mantenido la mayoría de las 243 medidas coercitivas adicionales de Donald Trump manteniendo a la isla en la lista de “Estados patrocinadores del terrorismo” (SSOT).

Es bueno citar que en mayo de 2022, Menendez criticó a Biden por suavizar las restricciones a los viajes y al envío de remesas a Cuba.

Cuando un grupo de legisladores demócratas instó a Biden a levantar un pequeño número de sanciones de la era Trump (para frenar el aumento de la migración en la frontera entre Estados Unidos y México), Menendez arremetió contra ellos.

Se trata de un senador que no conoce Cuba; jamás puso un pie en dicho país. Sin embargo, ha logrado construir una (supuesta) identidad cubano-estadounidense para justificar su criminal política. Inclusive para defenderse de estos escándalos de corrupción, no duda en sostener que sus enemigos políticos “simplemente no pueden aceptar que un latinoamericano de primera generación de humildes orígenes pueda llegar a ser senador de EEUU y servir con honor y distinción”.

Para esconder su corrupción no dudó en afirmar que tuvo que guardar cantidades tan grandes de dinero en efectivo, debido al trauma de su familia de “enfrentarse a la confiscación en Cuba” (¿?).

Menendez no tiene absolutamente nada de cubano; apela a una supuesta historia familiar, sosteniendo que sus padres habrían  abandonado la Cuba revolucionaria. Él nació en Nueva York después que sus padres huyeran “en 1953 bajo la dictadura de Fulgencio Batista” (un protegido de Estados Unidos). Miente totalmente (al igual que el senador republicano por Florida, Marco Rubio), sosteniendo que sus padres huyeron bajo el comunismo.

Menendez (y también Rubio) defiende el financiamiento de políticas contra Cuba. Sin embargo, todo ese dinero (mal)invertido contra la Revolución Cubana bien podría haber servido para alimentar y proporcionar salud a miles de estadounidenses pobres, durante décadas.

Lo lamentable en estos tiempos...

Es que posiblemente Menendez solo sea juzgado y seguramente condenado por sus delitos económicos y financieros de “guantes blancos”. Sin embargo, debería ser juzgado y condenado por promover y defender criminales sanciones que han acabado con la vida de millones de cubanos, venezolanos, nicaragüenses, iraquíes, palestinos, libios, iraníes (y también ucranianos).