Vie. 12. Jul 2024, Santa Fe - Argentina
Europa

MURIÓ EL DUQUE DE EDIMBURGO

MURIÓ EL DUQUE DE EDIMBURGO

MADRID-ESPAÑA  (PrensaMare)  La noticia es titular de todos los medios del mundo. Una muestra del poder comunicacional anglosajón. Ha muerto el duque de Edimburgo.

Era el cónyuge de la reina Isabel II (ambos en la imagen), y contaba con 99 años. Ella es la monarca que ha ejercido el reinado más largo de la historia británica. Inició tal conducción monárquica el 6 de febrero de 1952.

Tenía apenas 25 años y por entonces, la duquesa de Edimburgo; de princesa se transformó en reina del Reino Unido y de varios países de la Mancomunidad Británica de Naciones (Commonwealth).

La asunción se produjo tras la muerte de su padre, el rey Jorge VI (1895-1952), fallecido ese día de febrero de 1952 en su residencia de Sandringham (en el este de Inglaterra).

La noticia sorprendió a la pareja de la princesa vacacionando en Kenia, que los obligó a retornar inmediatamente a Londres. Allí, en el aeropuerto la esperaba el primer ministro Winston Churchill (luego en su reinado tendría un total de 14 primeros ministros).

Le tocó a la reina y a su cónyuge conducir un Reino Unido en medio de sustanciales cambios en el mundo. Y en ese sentido, resulta interesante recordar que el poder monárquico le abrió el camino a Isabel años antes. Porque obligó a la abdicación del rey Eduardo VIII (tío de Isabel II), en diciembre de 1936. Se lo acusaba de tener ‘simpatías’ con el alemán Adolf Hitler.

Cuando Isabel II llegó al trono, el Reino Unido afrontaba las consecuencias de la post-segunda guerra, y la ofensiva de EEUU por dominar toda Europa. El hecho que los aliados hayan ganado la guerra hizo que se desatara en el mundo –gracias poder comunicacional y cultural anglosajón mundial- una ofensiva anti-alemana.

Inclusive ello ‘pegó’ en el interior monáquico, exigiendo que el duque de Edimburgo debiera dejar de lado su apellido alemán (Mountbatten). Si bien ello, él lo rechazaba, finalmente se vio obligado a ceder. Fue así que se “descartó” el nombre de Casa de Mountbatten. Fue así que queda instalada la denominación Casa de Windsor.

Durante el reinado de Isable, él cumplió su papel de compañero. Trató de impulsar una suerte de modernización de la monarquía para que pudiera sobrevivir. En todos los momentos fue el gran apoyo; particularmente en los duros momentos políticos afrontados con la separación de los príncipes de Gales en 1992 y la muerte de Lady Di, en París en 1997. Otro hecho que afectó al poder monáquio fue la ruptura matrimonial del duque de York, Andrés (de Sarah Ferguson).

En 1957 la reina le concedió a su cónyuge el título de príncipe; y 3 años después, dispuso que sus descendientes (por línea masculina que no fuesen príncipes u ostentasen el trato de Alteza Real) llevasen el apellido Mountbatten-Windsor. Tal el caso del hijo del duque de Sussex (Archie), que no es príncipe y lleva el apellido Mountbatten-Windsor.

Inclusive dispuso que el príncipe Felipe tuviera "preeminencia" cuando le acompara en funciones como soberana, por delante del príncipe Carlos (heredero al trono).

El duque de Edimburgo, nació como Felipe Mountbatten; Felipe de Grecia y Dinamarca, en Corfú (Grecia) el 10-6-1921. Hijo del príncipe Andrés de Grecia y Dinamarca y de la princesa Alicia de Battenberg. Miembro de la casa real griega por nacimiento y de la británica por su matrimonio.

En 1947 se casó con la princesa Isabel (hija del rey Jorge VI y la reina Isabel del Reino Unido). En la víspera de su boda Jorge VI le concedió los títulos de duque de Edimburgo, conde de Merioneth y barón Greenwich, otorgándole el tratamiento de Alteza Real.

Fue rector de la Universidad de Cambridge, así como la de Edimburgo. En 1956 visito las islas Malvinas (territorio usurpado y colonizado, propiedad de Argentina).

En 2011, la reina le concedió un título que venía ostentando ella desde 1964, el de lord gran almirante del Reino Unido. Se había retirado de sus actividades el 2 de agosto de 2017. Desde mediados de febrero a mediados de marzo de 2021, estuvo ingresado en el hospital Rey Eduardo VII y tuvo que ser intervenido quirúrgicamente.

Entre las condecoraciones recibidas desde países extranjeros se contaban: Caballero de la Orden de Australia, Miembro Adicional de la Orden de Nueva Zelanda, Compañero Extraordinario de la Orden de Canadá, Comandante Extraordinario de la Orden del Mérito Militar de Canadá, Condecoración de las Fuerzas Armadas Canadienses, y Collar de la Orden al Mérito de Chile.

Era de religión anglicana; con la reina Isabel II, fueron padres de 4 hijos: Carlos, Ana, Andrés y Eduardo; además 8 nietos y 10 bisnietos.