Dom. 14. Jul 2024, Santa Fe - Argentina
De todo

1982 - ISLAS MALVINAS - 2021

1982  -  ISLAS  MALVINAS  -  2021

SANTA FE-ARGENTINA  (PrensaMare)  Cada año, el 2 de abril, los argentinos recordamos y homenajeamos a quienes combatieron en la recuperación de las Islas Malvinas, e islas del Atlántico Sur. Territorio que forma parte de la soberanía de Argentina y ha sido usurpado y colonizado por Gran Bretaña.

Se recuerda a quienes murieron y a quienes regresaron. Y se debe recordar y homenajear a los familiares de todos ellos que sufrieron y lucharon a la par, aunque estuvieran en el frente. Lo hicieron durante la gesta y después, para conocer verdades y para contener a esos seres queridos.

Para los gobiernos posteriores a la dictadura (1976-1983) la causa Malvinas –lamentablemente- no tuvo la misma importancia, más allá de las declamaciones. Para unos ha sido importante y otros mostraron displicencia y hasta desinterés.

No son “diferentes formas de ver”, sino diferentes políticas. Para unos, se debe seguir luchando por la recuperación territorial, sin desmalvinizar. Para otros, es necesario el simple paso del tiempo y esperar que el colonizador se digne (ocurrirá?) una devolución.

En ese sentido es bueno tener memoria: “… hay que terminar con el olvido permanente al que fueron sometidos y al que fue sometida la causa Malvinas con aquella famosa teoría que decía que había que desmalvinizar el corazón de la patria…quienes fueron allí a luchar no fueron a una guerra por una guerra, no fueron a servir a un gobierno nacional determinado, sino que fueron a servir a esa causa tan noble que es la causa de la soberanía nacional de la patria…” (presidente Néstor Kirchner, 2004).

Pero también que hubo otro que decidió ‘trasladar’ el feriado nacional del 2 de abril, desvalorizándolo e igualándolo a un “feriado turístico” (Decreto 42/37, presidente Mauricio Macri).

Entre una posición y otra existió una enorme diferencia. Tanta que la resistencia generada desde la sociedad, provocó que la última medida no pudiera ser puesta en marcha.

Es necesario que Argentina siga luchando por la soberanía en el Atlántico Sur; que utilice todos los ámbitos y herramientas deiplomáticas para ello; pero a la vez, que en el país se ejercite la memoria y el homenaje permanente.

El ‘tema Malvinas’ no puede ser reducido a un simple “hecho económico”, como pretenden algunos, argumentando que en plena globalización hablar de “soberanía” es retrógrado.

La gestión de Macri emitió el famoso (y lamentable) “comunicado conjunto” conocido con el nombre de Foradori-Duncan (por los funcionarios firmantes). Mediante el mismo, las partes (Argentina y Gran Bretaña), ‘coincidían’ en “tomar las medidas apropiadas para remover todos los obstáculos que limitan el crecimiento económico y el desarrollo sustentable de las Islas Malvinas”.

Una expresión ligth, y cínica a la vez. Porque el principalísimo obstáculo, la traba fundamental a cualquier desarrollo de las Islas es que sigue siendo un territorio usurpado. Se debe terminar con ello, y no buscar ‘otras’ coincidencias.

El tema Malvinas es y debe ser una Cuestión de Estado.

Sabemos que Argentina no está sola, desde la Resolución 2065(XX) de la ONU en 1965. Durante décadas se han sumado reclamos y adhesiones en ámbitos diplomáticos internacionales, donde Argentina cuenta con el apoyo a su reclamo.

Malvinas debe dejar de ser una colonia; un sitio de avanzada militar anglosajona; una zona de saqueo de recursos renovables y no renovables.

Memoria y honra para quienes lucharon, murieron, retornaron y sus familiares.