Mie. 28. Set 2022, Santa Fe - Argentina
PrensaMare en el mundo

MAYO DEL 2022 EN ARGENTINA: LOS ANTICUERPOS

MAYO DEL 2022 EN ARGENTINA: LOS ANTICUERPOS

https://suramericapress.com/mayo-del-2022-en-argentina-los/

SANTA FE-ARGENTINA (por Rodolfo O. Gianfelici, PrensaMare) Un nuevo mes que se inicia “y el pescado sin vender”…

Destaquemos que la política del gobierno nacional en materia sanitaria ante la pandemia fue muy buena. Solo el odio y el destrato de la oposición neoliberal y derechista, y el poder de los medios hegemónicos, pudo empañar lo hecho.

En medio se semejante anormalidad mundial (si: mundial, aunque algunos pretendan desconocerlo), el gobierno pudo ir recomponiendo la destrucción dejada por el presidente Mauricio Macri (2015-2019) y sus socios.

Inclusive se logró una recuperación y producción superior a los tiempos de ‘normalidad’ macrista.

El tema fue que tras ir desapareciendo las consecuencias generadas por la pandemia y retornarse a una cierta normalidad, el gobierno argentino se quedó sin ideas. Pareciera que se gastó toda la materia gris en los momentos de máxima gravedad, y cuando debía comenzar a aplicar medidas diferenciadoras de la normalidad macrista, se quedó sin nafta…

Así, más allá de las buenas intensiones verbales del presidente Alberto Fernández, sus acciones nos han llevado a este presente. Que –para qué negarlo- no es envidiable…

Sabemos que existe un plan económico, pese a que el establishment sostiene lo contrario, al compás de Juntos por el Cambio y los medios hegemónicos.

Mientras Macri privilegió la destrucción de la producción, el aniquilamiento del mercado interno, el hambre y empobrecimiento de amplios sectores sociales, la timba financiera, el endeudamiento irresponsable, el espionaje, la persecución, la cooptación judicial, el relato mentiroso, la dependencia, la entrega del patrimonio nacional, el encolumnamiento con Washington… este gobierno ha tenido (y tiene) algunas diferencias.

Es mucho menos de lo que esperaban sus votantes –es cierto-, pero aún con todos los cuestionamientos que se le pueda hacer a esta gestión, existen diferencias con la gestión macrista.

El gran problema es que –según se puede observar-, se necesitan grandes políticas; y para ello se necesitan grandes políticos. No alcanza con un buen discurso y un grupo de administradores de la pobreza.

Argentina necesita mucho más que ello. Puede que para otro país –con todo respeto-, lo que hace este gobierno podrían ser considerado aceptable; y hasta que algunos de sus gestionadores se sientan orgullosos.

Pero por aquí pasó el peronismo

En consecuencia se ha conocido otra cosa y se reclama otra cosa. No alcanza con un llamado “capitalismo responsable” (¿?), ni con algún disfraz de socialdemocracia.

Pero para ello se debe comenzar por el principio. O sea: fortalecer y ampliar el frente nacional y popular (y no debilitarlo desde adentro mismo).

Comprender quienes son los amigos y quienes los enemigos (y no coquetear con ellos pidiéndoles ‘responsabilidad social’).

Establecer una política exterior clara (y no mostrar un zigzagueo constante, buscando contentar a algún centro de poder internacional).

Privilegiar a los sectores más desfavorecidos y débiles de la sociedad (y no ser funcionales a los poderes concentrados de la economía y las finanzas).

Negociar con los acreedores desde una posición de fuerza (y no presentarse ante ellos de rodillas y debilitado).

Este mayo encuentra al país triste; mucho más triste que en otros mayos porque en los anteriores existían explicaciones para no festejar nada. Pero este mayo es peor, porque se ha desvanecido la esperanza. Y para peor, el futuro es mucho más negro. Porque solo en pensar que en el 2023 puede ganar Juntos por el Cambio -el macrismo-, ya produce escalofríos.

Porque de ocurrir ello, en esta vez ‘no tendrán miramientos’. Ya lo vienen anticipando en el sentido que aplicarán “cambios de fondos y rápidos”. O lo que es lo mismo: peor que lo hecho en 2015-2019, con más crudeza y rapidez. Nada de ‘gradualismo’; política de shock.

Y ni aún así, con ese anticipo, existe reacción desde este gobierno. De allí que el ciudadano común ya no tiene esperanza. Está dolido y asume la derrota.

Esta clase dirigencial del peronismo es lo que es. No ofrece más porque no tiene más para dar. Sus representantes son simples administradores de la pobreza. Y se contentan orgullosamente con ello.

Tiempos atrás se escuchaba que se decía: “son todos iguales” refiriéndose a los políticos del no-peronismo. Ahora han sido incluídos ellos.

Cómo se le explica –si se quisiera- al ciudadano común que entre aquellos (de Juntos por el Cambio) dirigentes y estos (del peronismo) existen diferencias, si a diario se encargan de no demostrarlo…?

Frente a esta situación, pensar en candidatos y en elecciones suena hasta desatinado. Porque el ciudadano común pasa necesidades; está mal; no observa respuestas a su favor. Y entiende que el político –en general- solo piensa en él mismo; y que los intereses del político no son los del ciudadano común.

En medio de este desánimo y futuro tan negro, solo resta pensar que el peronismo históricamente supo generar sus anticuerpos que le permitieron revitalizarse y salir a dar pelea con más fuerza.

El resto –aún en este presente- ya es el pasado.


Texto completo en: https://suramericapress.com/mayo-del-2022-en-argentina-los/