Vie. 01. Mar 2024, Santa Fe - Argentina
Editorial

LOS SILOBOLSAS COMO HERRAMIENTA “DE GUERRA”

LOS SILOBOLSAS COMO HERRAMIENTA “DE GUERRA”

SANTA FE-ARGENTINA  (Editorial, PrensaMare)  El país asiste a una nueva maniobra mediática generada desde los sectores de poder anti-peronistas. Han lanzado e instalado en los medios la existencia de un supuesto ataque generalizado, planificado y organizado contra los… silobolsas.

Si Aunque suene extraño o salido de un comic, los medios y muchos dirigentes se han lanzado a tratar de convencer a los argentinos que existe una “guerra” contra el campo y los productores. No dicen de parte de quién, pero dejan instalada la sospecha que podría ser desde… el gobierno.

Y quien no salga a defender dicha (demencial) teoría se transforma en prácticamente un impulsor o alentador de los (supuestos) planificados “ataques”.

La maniobra es sencilla y archiconocida: un grupo se victimiza y sale a acusar de manera difusa, amplia y generalizada, pero direccionando sus manifestaciones o “deducciones” contra el –ahora- oficialismo. Ocurrió con aquella maniobra desestabilizadora de las 4 patronales del campo (el mentado ‘paro’); luego con el supuesto crimen del fiscal Natalio Nisman; pero también con la supuesta existencia de un “cepo” cambiario; y hasta con el término “grieta”…

El poder comunicacional y la derecha ideológica instala y miente. Lo repite tantas veces como sea necesario, para tratar de convencer, acatando a pies juntillas aquella consigna goebbeliana de “miente, miente que algo quedará”.

Desde la provincia de Santa Fe se lanzaron numerosas denuncias, con pocas probanzas. Tanto del tipo de daño a los silobolsas, como a los responsables, las denuncias policiales y las investigaciones judiciales.

Todo es mediático; pura y exclusivamente…

Se conoció que en la provincia de Buenos Aires se producejon apenas 14 denuncias de rotura de silobolsas en medio año 2020. De ellos, 6 fueron esclarecidos (el 42%). La mayoría de los casos debidos a conflictos laborales (empleados despedidos); otros causados por menores que jugaban sobre las bolsas; y la tercera causal por rotura producidas por… animales.

En síntesis: ningún plan macabro. La información es oficial y producida por la Superintendencia de Seguridad Rural bonaerense (para el Ministerio de Seguridad de la Nación).

Inclusive quienes conocen cómo funcionan estos depósitos de granos sostienen que otra posible causal de rotura pueden ser la sobrecarga (o sea: responsabilidad del responsable). Inclusive las muestras tomadas del material roto demuestra el estallido por presión relacionada con exceso de peso del cereal y/o falla del material que compone dicho silobolsa.

Los casos bonaerenses no esclarecidos se debió a que los denunciantes se presentaron tardíamente, perdiéndose pruebas.

El informe es claro y contundente, pues las investigaciones “no arrojaron indicios o sospechas que las roturas se encuentren relacionadas con actividades gremiales y/o sindicales”.

Por otra parte, debe tenerse presente que las pérdidas para los productores fueron escasas. Tanto es así que en los 14 casos investigados “se constató la rotura del silobolsa pero no hubo pérdida de cereal por el arrojo de productos químicos, por ende el recupero de las mercaderías almacenadas superó siempre el 95 por ciento, según las propias manifestaciones de los denunciantes”.

Frente a las pruebas aparecen acciones poco menos que delirantes o demenciales. Se han lanzado ‘redes’ de “autoconvocados” para defender la producción (¿?). Se relacionan productores de las provincias de Córdoba, Santa Fe, Buenos Aires y Entre Ríos, ante un “enemigo”… inexistente (¡).

A través de cadenas de WhatsApp proponen “armarse” y “defenderse” de los “ataques” (¿?). Inventan y generan una psicosis ‘necesitando’ un enemigo que no existe.

No se trata de una acción desorientada, sino plenamente orientada en contra del gobierno nacional. Donde las 4 patronales del campo mantienen un no llamativo silencio. O lo que es lo mismo: avalan la mentira y las acciones violentas.

Todo ello sustentado desde los medios comunicacionales hegemónicos (dominantes) y la prensa ‘boba’ que toma la información y la replica.

Se ha lanzado un clima de sospecha sin ningún tipo de prueba. Un hecho de alta gravedad en plena democracia. Todo ello alimentado con odio hacia el peronismo, al que se busca como “enemigo”.

No es casual que exista un entramado entre productores, dirigentes ruralistas y el PRO. No lo disimulan; es más: lo exaltan como forma de “guerrerismo”. El odio está tan adentrado que ya hablan de la existencia de “bandas kirchneristas” que salen a destruir silobolsas. No es un sckecht de Diego Capusotto, es la realidad que la derecha y los medios instalan.

Pareciera que el tema busca convertirse en un ‘contrapeso’ informativo para oponerse (desde el campo) a la intervención del quebrado grupo Vincentín. Pareciera que el sector quiere decir “presente”; que pueden generar acciones políticas para tratar de contrarrestar las políticas del gobierno nacional.

Pero retornando al caso de los supuestos planificados “ataques” a silobolsas, la misma información de la provincia bonaerense indica que en 2017 las denuncias por hechos similares fueron 4 (3 resueltos); en 2018 fueron 10 (5 resueltos); y en 2019 alcanzaron a los 21 (7 esclarecidos).

Debiéndose citar que las causales de tales casos esclarecidos también se debieron a ataques de transportistas (enojados porque contrataban a competidores de otras zonas), exempleados enojados, animales, chicos jugado, disputados entre productores (¡), vandalismo y robos…

El ministro de Seguridad santafesino, Marcelo Sain, fue claro: “Todo esto es un gran verso montado por Clarín, no me cabe duda. Esto se inscribe dentro del marco de una campaña realmente grande”.