Dom. 03. Mar 2024, Santa Fe - Argentina
Editorial

SANTA FE: PORQUE NO TRATAN COMO SE DEBEN LOS INCENDIOS...?

SANTA FE: PORQUE NO TRATAN COMO SE DEBEN LOS INCENDIOS...?

SANTA FE-ARGENTINA  (por Rodolfo O. Gianfelici, PrensaMare)  El 2021 cierra en la provincia de Santa Fe con un conteo de cientos de incendios, extendidos durante los 12 meses en todo el territorio. 

Incendios que tratan de ser presentados por el periodismo y hasta por políticos (oficialistas y opositores) como consecuencias del “duro clima” y “la sequía”.

Las llamas han estado presentes en zonas y sectores años atrás impensados. Campos, islas, pastizales, ciudades, pequeñas localidades; se han convertido en un azote. Inclusive se han agregado en los últimos días del año la quema de una estación transformadora de la EPE (Empresa Provincial de la Energía) que dejó a decenas de miles de familias afectadas en la capital. Al igual que en el predio del Automóvil Club Santa Fe.

Ha quedado demostrado por las características de la gran mayoría de los hechos, que nada a sido producto de la casualidad, sino de sucesos intencionales.

Este tipo de acciones generan:

·         Inseguridad en la ciudadanía

·         Sensación de desamparo y abandono de parte de las autoridades

·         Pérdidas materiales, vegetales y de población animal

·         Dedicación de personal para controlar las llamas

·         Destino de recursos para las acciones preventivas y correctivas

·         Muestra de debilidad de parte del Estado

·         Desconcierto en el personal (provincial, municipal, comunal)

·         Fortalecimiento de los responsables de acciones incendiarias

·         Desamparo de quienes luchan contra los incendios de parte del Estado (particularmente del Poder Ejecutivo y del Poder Judicial)

·         Demostración de un Estado incapaz, “corriendo detrás de los problemas”

Frente a ello, la obligación desde el Estado analizar la situación, comprender la gravedad y dar las respuestas adecuadas.

Este tipo de actos ya lo sufrió la gestión de Cristina Fernández (en su segundo mandato) y el boliviano Evo Morales (meses antes del golpe de Estado). No son acciones casuales, sino causales; forman parte de un plan de desestabilización, del que toman parte los que planifican dichas acciones, y se agregan los idiotas útiles, los estúpidos de siempre.

Santa Fe es el segundo estado dentro del país; no es casual que durante 12 años se haya asistido al desarrollo de un criminal plan para convertir a la provincia en un narcoestado. Y tampoco es casual la existencia de tantos incendios.

El gobernador Omar Perotti –ante esta situación que afecta a la provincia y a la Nación- debe ponerse al frente de los hechos. Crear una comisión de la que deberían tomar parte el Ministerio de Seguridad, el Ministerio de Justicia, y Defensa Civil; invitando públicamente a que se sumen un representante de cada cámara legislativa provinciales, otro de la Corte Suprema de Justicia provincial y –de ser posible- un representante del Ministerio del Interior nacional.

Una comisión que tenga la función de recabar antecedentes sobre la grave problemática, y establecer políticas en conjunto. Porque la sociedad y la actualidad así lo requieren. Se deben enfrentar estos hechos que son atentados a la democracia.

Ser tibios; eludir la responsabilidad; o creer que el voluntarismo sabrá solucionar este plan criminal constituye un hecho grave. El Estado provincial debe movilizar sus fuerzas y mantener permanentemente informados a las fuerzas sociales.

No se puede perder más tiempo; no existen incendios casuales; es una acción terrorista.