Dom. 03. Mar 2024, Santa Fe - Argentina
Editorial

LOS REPUDIABLES DE SIEMPRE...

LOS REPUDIABLES DE SIEMPRE...

SANTA FE-ARGENTINA  (Editorial PrensaMare)  Días atrás, PrensaMare editorializó referiéndose a quienes con actitudes fascistas atacan a quienes trabajan en el control directo del coronavirus.

El artículo se tituló: El fascismo de los clasemedieros argentinos (http://www.prensamare.com.ar/noticia/20-04-2020/6991-el-fascismo-de-los-clasemedieros-argentinos.html). Hora la noticia es que la enfermera del Hospital José M. Cullen, Mariela Asselborn, ha sido atacada con mensajes amenazantes. La ‘acusan’ de exponerlos al riesgo de contagiarlos con coronavirus (¿?).

El o los cobardes que instalaron el escrito insultante no merecen la mínima consideración. Ignorantes; creen que el virus discrimina; creen que podrán salvarse solos; creen que si se enferman se van a atender ellos mismos.

Este tipo de reacciones hostiles de los vecinos de Asselborn (de la ciudad de Santo Tomé), demuestran que no nos equivocamos con el artículo de días antes. Los imbéciles son muchos más de los que se puede creer.

Esta acción denigrante fue sufrida por la enfermera el sábado 18 de abril, cuando halló el mensaje en la puerta de su casa. El texto es claro: "Sabemos que sos enfermera, hija de puta. Váyanse del barrio vos y tu hija. Nos van a contagiar a todos. Vamos a juntar firmas".

El papel fue pegado en el momento en que ella salió de su casa a pasear su perro; al retornar, se encontró con la amenaza. Lo que demuestra que el o los violentos la estaban ‘controlando’.

Ante ello, dio a conocer a través de una red social lo ocurrido (porqué no hizo la denuncia policial en forma inmediata?). Al día siguiente apareció otro mensaje.

La reiteración de estas cobardes acciones la llevó –por fin- a formalizar una denuncia policial, y a marcharse de la casa con su hija de 4 años (de unos amigos).

En sus 18 años de enfermera jamás sufrió una agresión semejante. Desde el Concejo Municipal de Santo Tomé manifestaron su solidaridad con ella.

Mantener silencio en este tipo de acciones es validar las acciones de los cobarse, violentos y fascistas.