Sab. 18. May 2024, Santa Fe - Argentina
Casos

PATRICIA BULLRICH PASÓ POR SANTA FE

PATRICIA BULLRICH PASÓ POR SANTA FE

El ocultamiento como método...

SANTA FE-ARGENTINA  En una nueva puesta en escena, la Ministra de Seguridad Patricia Bullrich hizo su ‘actuación’ en la capital santafesina. Esta puesta en escensa forma parte de una maniobra político-publictaria tratando de revertir su escansaloso accionar.

En esta ciudad asistió al Canal 13 (del grupo Telefe), donde habló ante periodistas guionados, que no se salieron de un libreto cargado de silencios, ni de preguntas incómodas, ni mucho menos re-preguntas...

Allí aplicó un discurso poco creible si se tienen en cuenta los antecedentes, declaraciones, fotografías y videos existentes. Bullrich, volvió a descalificar a (el falso abogado) Marcelo D’Alessio. Un personaje que se presentaba como “agente de la DEA”.

Recientemente el juez federal de Dolores, Alejo Ramos Padilla, expuso en la Cámara de Diputados dejando al descubierto la existencia de una red de espionaje que involucra a magistrados y funcionarios. Relantando que D’Alessio, al momento de ser detenido por extorsión, reclamó hablar con Bullrich, con otros funcionarios del gobierno nacional y hasta invocó al presidente Mauricio Macri (¡).

Bullrich (foto) el jueves participó junto al intendente José Corral (¿?) (foto) y el ministro de Seguridad provincial, Maximiliano Pullaro, de la quema de casi 300 kilos de droga en el crematorio municipal. Una muestra clara de cómo lo que debería ser un accionar natural de las autoridades es aprovechado para usarlo dentro de la campaña política del candidato del PRO (Corral).

La funcionaria negó cualquier tipo de vinculación con D’Alessio.

En su relato (poco creíble), la ministra dijo: “Yo recibí una vez a D’Alessio al principio de mi gestión en el Ministerio de Seguridad, junto al subsecretario de Narcotráfico que es el principal experto que tiene en la materia la Argentina. Terminó la reunión y el secretario, que es una persona con conocimientos muy concretos me dijo ‘éste es un trucho’. Así, concretamente. Me dijo ‘más de Google no pasó’. A partir de ahí, en una oportunidad estuvo él acompañando como supuesto abogado en una sede de la Prefectura Naval, al líder de Hinchadas Unidas, Mallo, totalmente contrario a lo que nosotros hacemos que es combatir a los barrabravas. La verdad, es una persona que nunca ha tenido ninguna participación en el Ministerio de Seguridad, nunca ha tenido ningún lugar institucional ni información, y desde el primer día lo consideramos una persona sin condiciones ni capacidad como para estar en el Ministerio”, expuso.

Sin embargo la propia ministra parece no estar anoticiada que D’Alessio aparece fotografiado (en los medios) junto a funcionarios nacionales y la conducción de Gendarmería Nacional (¿?).

Luego apeló a una incimprobable ‘anécdota’, propia de jóvenes de escuala secundaria. Porque sin ponerse colorada, Bullrich continuó relatando que pocos días antes, la llamó el juez federal de Lomas de Zamora (que tenía una causa contra D’Alessio por el lavado de activos), se habría producido el siguiente diálogo: “El juez me dijo ‘¿recuerda ministra que hace unos días yo la llamé y le pregunté si D’Alessio trabajaba en el Ministerio y usted me dijo que no solamente no trabaja allí sino que además estaba ‘chapa’?. Ésa fue la palabra que usé”, dijo Bullrich.

“La verdad es que la posición nuestra es la de no considerarla como persona adecuada ni por sus conocimientos, ni por su capacidad. Hicimos una evaluación y la consideramos una persona no apta, con rasgos de quien no está en sus cabales” (¿?), aunque llamativamente nunca el Ministerio ni el gobierno salió a denunciarlo como no formando parte del gobierno y/o la DEA y/o como no-abogado (¿?).

Cuando le preguntaron si DAlessio tenía relación con la alianza Cambiemos, Bullrich dijo: “el Ministerio de Seguridad de la Nación nunca tuvo ninguna relación ni le dio a este sujeto ninguna información ni lo consideró una persona idónea. Y cuando lo veíamos en los programas de televisión hablando de narcotráfico, nos agarrábamos la cabeza porque ésta fue la definición que hizo nuestro subsecretario: ‘es un trucho’; y la que yo hice es ‘está loco‘. Esas son las dos definiciones sobre esta persona.