Dom. 03. Mar 2024, Santa Fe - Argentina
Editorial

CONVERSANDO CON RICARDO PREVE

CONVERSANDO CON RICARDO PREVE

SANTA FE-ARGENTINA  (por Rodolfo O. Gianfelici, PrensaMare)  Ricardo Preve está desde hace unas cuantas semanas trabajando en el país. Tuvimos varios contactos con la promesa de encontranos. Sus obligaciones le impedían viajar desde la Ciudad de Buenos Aires a Santa Fe. Las mías, hacían lo propio para que no pudiera concretar el viaje inverso.

Al final, terminamos programando un encuentro ‘a mitad de camino’. El domingo 12 de diciembre de 2021 en Rosario. Mediodía con almuerzo medio americano (hamburguesa con fritas) y medio italiano (gnocchi al filetto), en la mismísima Cuna de la Bandera Argentina...

Día algo lluvioso pero respirable; con los movimientos de gente típicos de estos tiempos pandémicos.

Conversación que rápidamente ambos ordenamos con una cierta cronología personal, donde –perteneciendo a la misma generación- se entrecruzaban vivencias con acercamientos históricos mutuos.

Un Preve nacido y criado en una familia de buena posición económica, que con autorización de su padre se sumó a un viaje marítimo, que originariamente era “perfecto”, y que terminó sumando peripecias y un rescate milagroso, para llegar a Ciudad del Cabo. El posterior enojo paterno, ‘revocando’ la autorización ante el Consulado, buscando forzar su regreso, cuando él ya estaba embarcado en otro viaje que pasó por el norte brasileño, islas caribeñas y costas estadounidenses.

Búsqueda de los familiares maternos –originarios de Hungría- que vivían en Virginia, e inicio de una nueva vida. Habitando en una suerte de estancia, estudiando y luego trabajando. Armando una familia, siendo padre y retornando dos décadas más tarde a Argentina.

Una vida que –como diría algún católico: “como Dios manda”-, en cuanto a trabajar y construir una determinada posición económica. Hasta quedar desocupado y tener que iniciar una nueva etapa. La que le sirvió para ‘descubir’ el cine.

Y ya nada sería igual. Ni en lo laboral, ni en lo personal. Encontrando que desde una actividad impensada podía avanzar en pequeños logros internos, espirituales, artísticos y en que, ese originario viaje a Sudáfrica –interrumpido por las actividades “como Dios manda”- se podían concatenar, tener continuidad como en un viaje sin tiempo, y sin destino final.

Sus diversas realizaciones lo llevaron por diferentes países, en diferentes continentes. Le abrieron puertas, tuvo nuevas relaciones, ordenó su nueva forma de sustento, es reconocido.

Apuesta por realizaciones originales; que nadie ha experimentado; con una visión humanista. Lo cual no es poco decir en un mundo donde ‘todo tiene precio’; y donde para muchos, “todo se compra y todo se vende”.

Mientras conversamos, una joven y amable camarera se esfuerza ante dos comensales que la doblamos (y algo más) en edad. Ella es –sin que pretenda ser despreciativo-, una clásica exponente de la ‘generación zapping’. No retiene absolutamente nada de lo que se le pide; de allí que debe ir y volver (“eran ravioles o gnocchis?”, “hamburguesa simple o completa?”, “dos cafés o dos cortados?”, más los olvidos de cubiertos y finalmente de una cucharita...).

Algunos de los temas-realizaciones de Preve, como coproductor, productor,  guionista, y director, fueron –entre otros-: Mondovino, Chagas: Un mal escondido, La notte prima, Darwin: Los cuadernos secretos, Los gemelos de Mengele, Fantasmas de Machu Pichu, Chagas: Un asesino silencioso, Los huesos de Catherine, Volviendo a casa y La grinil.

Versatilidad y recorrido para todos los gustos. Ahora trabaja en la post-producción de la vida del estudioso argentino doctor Abraham Rosenvasser, en el documental titulado: “De Sudan a Argentina”. Rescatando la increíble historia de un argentino en medio de expertos en arqueología y egiptología, enviados por potencias mundiales para salvar patrimonio histórico mundial (los monumentos de Nubia), previo al llenado de la presa de Asuán.

Mientras tanto, Preve ya tiene en marcha un nuevo proyecto: "Senderos". En marzo retoma los primeros pasos ya dados, donde buscará mostrar la inhumana realidad de los migrantes que llegan a Estados Unidos con la ilusión de mejorar sus vidas miserables que solo le aseguran en sus países de nacimientos.

Construirá, a través de la investigación y la propia palabra de protagonistas -con paciencia dolor- lo que él califica como “la nueva esclavitud”. Ya están los avances que mostrarán a los estadounidenses y al mundo una realidad que se oculta, se desconoce o se silencia.

También habló de un proyecto que uniría el día anterior a las muertes de Martín Miguel de Güemes, de Giuseppe Garibaldi y de Thomas Jefferson.

El reloj avanzó más rápido de lo esperado; en algunos momentos con el ruido de fondo de la lluvia; con la atención de la camarera; con algunas referencias, anécdotas y recuerdos mutuos de tiempos setentistas, de reuniones sociales, de amistades; de afinidades y alejamientos familiares.

Las entretenidas conversaciones llevaron a que la realidad política quedara de lado. La pobreza de este mundo a la deriva y en pendiente descendente hacia quien sabe dónde, hizo que lo coyuntural, lo inmediato, las urgencias de lo no-por resolver, nos condujo a una única coincidencia: a pensar que cada uno desde su acción, puede trabajar y apostar por un mundo mejor.

En esa idea, y sin que pretendiéramos una conclusión, terminamos por coincidir en lo conveniente que, para ello, los ideales trumponistas, bolsonaristas y todos las istas similares que pululan por el mundo, pierdan su poder.

Un rato de disfrute; vivible y aprovechable con Ricardo Eugenio Preve. Un porteño nacido en 1957, radicado en Charlottesville, Virginia, Estados Unidos. Un viajero sin destino final.