Vie. 01. Mar 2024, Santa Fe - Argentina
Casos

FACEBOOK HIZO MÁS QUE EL FBI…

FACEBOOK HIZO MÁS QUE EL FBI…

A través de la red se resolvió un caso policial...

CIUDAD DE MÉXICO-MÉXICO  (PrensaMareDeborah Elaine Deans, era una camarera de 29 años, residente en Carolina del Norte. Tenía 4 hijos, y fue vista por última vez con vida el 19-1-2004 a las 9 de la mañana.

Fue su madre (con quien hablaba tres veces por semana), la que puso la denuncia en abril de ese año, porque desapereció. Sin embargo, jamás pudieron hallarla. Había salido de prisión poco antes por emitir cheques sin fondos.

Más de 18 años después la página en Facebook de Fighting Crime News and Who's Wanted, dedicada a informar sobre casos policiales no resueltos, recibió una pista sobre el paradero de Deans.

La administradora del sitio entregó la información a las autoridades, y ha sido encontrado el cuerpo, enterrado en el patio trasero de Kimberly Hancock (excuñada de la fallecida). Esta mujer -de 49 años-, ha sido acusada de homicidio en primer grado.

Lo concreto fue que el reciente 20 de octubre, la administradora de la página de Facebook sobre crímenes, publicó a las 15.51 un nuevo post sobre la desaparición de Deans (con su fotografía y una breve descripción).

Un par de días después recibió un correo electrónico donde detallaba el lugar exacto en el que se había enterrado el cuerpo de Deans y hasta cómo había sido envuelto. Intervino el sheriff del condado de Nash, Keith Stone, y el caso se resolvió.

Porque con el dato aportado, la policía fue al lugar señalado (la casa de Kimberly Hancock), y halló el cuerpo "en una tumba poco profunda envuelta en escombros en el patio trasero", detalló Stone.

Los datos habían sido precisos y exactos. La principal sospechosa (está presa y sin fianza), compartía piso con la víctima y sus hijos. En su momento (en el 2001) ella dijo que había discutido con la mujer desaparecido y que no la vio más.

Dando a entender que Deans abandonó a sus hijos. Dos de ellos acabaron viviendo con su abuela y los otros dos en un hogar de menores. Se desconoce cuál ha sido el móvil de la presunta asesina. Tampoco se sabe quién se contacto con el sitio de Facebook y dio los datos justos.

Kimberly  Hancock en 1989, cuando tenía 18 años, le disparó a su padre en la cara con una pistola del calibre 25 mientras él dormía en un sofá. La condena le fue suspendida porque su padre había abusado de ella.