Vie. 19. Jul 2024, Santa Fe - Argentina
Editorial

LA PATRIA DOLARISTA APRIETA EL ACELERADOR

LA PATRIA DOLARISTA APRIETA EL ACELERADOR

Pobre país...

SANTA FE-ARGENTINA  (Editorial PrensaMare)  Las presiones cambiarias siguen. Se habla que son “los mercados”. Como si fueran un poder desconocido, omnipotente y que nadie conoce. Cuando en verdad se trata del poder de especuladores, usureros, bancos, medios hegemónicos de comunicación, y hasta… funcionarios del mismísimo actual gobierno

Existe una constante que se aplica a diario, generando una sensación de incertidumbre y de empobrecimiento hora a hora sobre los argentinos, que no puede dolarizarse, y solo tienen (pocos) pesos en los bolsillos.

Se habla de un dólar de $ 62, cuando el tipo de cambio operado con bonos ronda los $ 71 pesos y el contado con liquidación (usado para girar divisas al exterior) en torno de los $ 74.

Cada uno desde el poder hace lo que se le ocurre, porque disponen de libertinaje al uso propio; y porque el gobierno de Mauricio Macri no existe.

Quienes disponen de poder (poco, mediano o mucho) avanzan en la dolarización, ante un gobierno en piloto automático, que no hace absolutamente nada, y que decidió abocarse a la elección presidencial, abandonando toda las tomas de decisiones. Pero no solo ello: si realmente Macri deseara tomar alguna decisión, no serviría de nada, pues desde el poder le extendieron el certificado de defunción. Inclusive… si llegara a lograr acceder a una segunda vuelta.

A todo ello siguen cayendo en forma diaria las reservas internacionales. Se asiste a un promedio diario de pérdida de 110 millones de dólares en las últimas cuatro semanas.

A este ritmo, se llegaría al último día del año con apenas… 8.500 millones de dólares líquidos en el Banco Central. Las cuentas de la autoridad monetaria no cierran porque nadie quiere vender sus dólares en el oficial y todos consideran que la divisa en 60 pesos es una oportunidad de compra. La entidad a cargo de Guido Sandleris ofrece cerca de 80 millones de dólares por día para intentar contener presiones.

Los depósitos en moneda extranjera son otra de las variables que enciende luces de alerta en el sistema financiero. El gobierno de Macri recibió del FMI más de 50 mil millones de dólares, para “reforzar la economía” (decían), y ese dinero no existe (¡).

Desde la elección PASO del 11 de agosto, el gobierno acumula una caída de 11.499 millones; y todo indicaría que los retiros pueden acelerarse. Macri no le otorga confianza alguna a los ahorristas, pese a que en su campaña electoral –con sonrisas y énfasis- dice todo lo contrario.

El riesgo país ha llegado a las 2057 unidades. El Bonar 2020 acumula caídas del 14% en lo que va de octubre. El caos de la economía es total, es cierto. Pero el control y los beneficios son marcados por los que ejercen el poder.

Argentina es una bomba de tiempo; Macri y su pandilla hacen todo lo posible por no-desactivarla. Los dueños del poder económico y financiero reinan escandalosamente. Pero no solo eso, sino que van minando todo el territorio para condicionar al próximo gobierno (si es peronista).

Si llegara a haber un continuismo macrista, se considerarán los grandes gestores de ese triunfo (por el miedo que instalaron en la sociedad), y lejos de entregarle ese triunfo a Macri, terminarán de avanzar sobre él. No es una hipóstesis: es lo que se observa.

Hoy lo descartaron; pero el poder, con esa rapidez e hipocresía mayúscula que lo caracteriza históricamente, no dudará en ‘higienizarlo’ y volver a usarlo (se recomienda observar la foto...). Eso si… esa oportunidad de volver a ser un ‘utilizable’ le rebaja el precio (que ya por hoy, es bajísimo).