Jue. 29. Feb 2024, Santa Fe - Argentina
Editorial

LA BOMBA POLICIAL SANTAFESINA

LA BOMBA POLICIAL SANTAFESINA

SANTA FE-ARGENTINA  (Editorial PrensaMare)  Lo hecho por Hermes Binner, Antonio Bonfatti y Miguel Lifschitz con la colaboración de radicales y legisladores peronistas durante 12 años, no es para olvidar.

Ya lo comienza a comprobar Omar Perotti a nivel policíaco. El permitir que se estableciera un avance hacia un narco-Estado, no es tema para dejar pasar por alto. Porque todo lo que avanzó el crimen organizado, lo va a defender con unas y dientes (y muertes).

Todo lo que le regaló el “progresismo” socialista-radical (y los peronistas que le garantizaban alegremente “la gobernabilidad”), los delincuentes ya lo consideran como propio. Es una importante base desde la que piensan seguir avanzando, para controlar el territorio, la sociedad y la economía.

Como si Omar Perotti no tuviera ya bastante con el costo político de pagar fuera de término a estatales y docentes (era necesario abrir este frente?), y de no querer ni oír de paritarias por ahora, su propio jefe de Policía le agregó condimento a la presión salarial: "Tenemos la policía más barata de Argentina. No me parece justo", dijo el jefe Víctor Sarnaglia.

Mientras se produjo el relevo del titular de la Unidad Regional II de Rosario, Claudio Romano. Lo sucede Danilo Villán. A todo ello Sarnaglia explicó: "Lo único que asegura la continuidad en el cargo es la efectividad y la productividad en el trabajo. Las cosas se miden por resultados”.

El ministro de Seguridad, Marcelo Sain, ordenó separar de su cargo al comisario Marcelo Mendoza (de la Unidad de Orden Público), sucediéndolo Juan Carlos Giménez Claverol.

Se asiste a una situación delicadísimo en lo político y en lo institucional.

Pareciera (solo pareciera?) que los uniformados están manifestándose en su hacer (y en el no hacer) en contra de la nueva conducción política desde el Estado. En otra palabra: se sospecha que no están aceptando la conducción del peronismo, dejando entender que estaban de acuerdo con la conducción anterior (por 12 años).

Un hecho gravísimo porque ello se está pagando con ‘areas liberadas’ y muertos ‘que tiran’ al gobierno.

Sain ha tratado de enviar un claro mensaje al pasar a retiro a 32 jefes policiales. Les está diciendo quien manda, y quien debe obedecer. Que quien conduce es la clase política, y no la policial.

Sarnaglia afirmó lo que muchos sabe: "los problemas vienen de años, acá las cosas urgen. Estamos en una situación critica”.

Los silencios desde determinados sectores políticos provinciales demuestran dónde están parados cada uno. Pero particularmente donde estuvieron parados en los últimos 12 años.

Hacerse los distraídos o tratar de desviar la atención, como hacen los radicales al mostrar “preocupación” por la nueva tarjeta alimentaria no hace más que ratificar con quienes se puede contar y con quienes no, en la lucha contra el narcoEstado.