Dom. 23. Jun 2024, Santa Fe - Argentina
Argentina

CRIMEN QUE SORPRENDE A MAR DEL PLATA

CRIMEN QUE SORPRENDE A MAR DEL PLATA

Fue el resultado de una disputa interna en Manolo...?

MAR DEL PLATA-ARGENTINA  Uno de los propietarios de la firma gastronónima y churrería Manolo, fue asesinado a balazos. Ocurrió en la mañana del martes en medio de una discución familiar, en un edificio del barrio La Perla (Avenida Libertad al 3300).

Juan Manuel Santurián (63 años, foto), fue asesinado a balazos en el área de cocheras del lujoso edificio. Todo indica que el matador ha sido su exsuegro, quien –tras el ataque- se suicidó. En el lugar del suceso se halló una pistola calibre 40 con 3 vainas servidas.

Fue así que al revisarse las imágenes de las cámaras de seguridad, se determinó que el autor del homicidio fue Miguel García.

Las conclusiones son que García esperó en un auto a Santurián en el citado sector del edificio y al llegar, lo mató. Luego, con la misma arma, se suicidó. Juan Santurian formaba parte de una familia que impuso una marca de churros –Manolo-; originados en España y en Uruguay, alcanzaron máxi o desarrollo en esta ciudad a partir de los años 1980.

La víctima poseía el control de la franquicia en Miami (EEUU), donde residía, pero retornaba a esta ciudad y se alojaba en un inmueble del edificio Boghoss II.

El sangriento suceso ocurrió pasadas las 8 y 25 de la mañana cuando Santurian bajó por el ascensor principal hasta el subsuelo. Se dirgió a su camioneta Mercedes Benz, sin saber que en el mismo lugar estaba (dentro de una camioneta Peugeot Partner) su ex suegro, Miguel García (70). Fue allí que el agresor le disparó.

Se especula con que antes podrían haber discutido. Desconociéndose si fruto de ese entredicho fue ejecutado, o si García ya tenía pensado matarlo, más allá de discutir o no.

De la pistola Tanfoglio salieron tress disparos. Uno ingresó en el intercostal derecho, otro rozó el brazo izquierdo y el restante afectó el tórax. Ambos habitaban en el mismo edificio, aunque en pisos diferentes.

Para los forenses de la Policía Científica y la impresión del fiscal Alejandro Pellegrinelli, García actuó en forma premeditada (que planificó el ataque). Tras ello, se fue caminando hasta un sitio donde se sentó y se disparó el arma en su pecho.

Tras los ruidos de los disparos, el personal de seguridad del edificio dio aviso al 911.  Para la justicia se trata de un homicidio seguido de suicidio. Se desconocen los motivos de este suceso .