Mar. 16. Ago 2022, Santa Fe - Argentina
PrensaMare en el mundo

OTRA CUMBRE Y OTRO FRACASO...? (Rodolfo O. Gianfelici)

OTRA CUMBRE Y OTRO FRACASO...? (Rodolfo O. Gianfelici)

https://suramericapress.com/otra-cumbre-otro-fracaso/

SANTA FE-ARGENTINA  (por Rodolfo O. Gianfelici, PrensaMare)  Desde hace un tiempo se viene hablando de la realización de otra Cumbre de las Américas. Se trata del noveno evento en su clase

En último mes previo al encuentro (con inicio el 6 de junio) ha sido de máxima tensión diplomática en el continente. Porque la maniobra del presidente Joseph Biden era la de reforzar su liderazgo continental, ignorando a países que considera ‘enemigos’ y re-lanzar su ofensiva imperial.

Sin embargo, sus diplomáticos se ha encontrado con demasiados “peros”, reclamos y hasta cuestionamientos. Algo que el Departamento de Estado y el Pentágono no imaginaban, en medio de la decisión de elevar la confrontación con Rusia y China al nivel militar (usando a Ucrania).

Las embajadas estadounidenses y los diplomáticos desde Washington han apelado a conversaciones, amenazas, extorsiones, y (lógicamente) promesas, para alinear a toda América... excepto a Cuba, Venezuela, Nicaragua y Bolivia.

De allí que esta IX Cumbre de las Américas, está rodeada de una corona de incredulidad y fracaso anticipado.

La Casa Blanca, el Departamento de Estado, la OEA, y el Pentágono han recaído en una verdadera desorientación. Estos tiempos de Biden –desde que asumió-, son sinónimo de fracaso:

·         Huida de Afganistán

·         Máximo desprestigio y desenmascaramiento mundial, de Israel

·         Derrota militar en Siria (ante los sirios y Rusia)

·         Necesidad de “reubicar” a los terroristas del ‘estado islámico’

·         Imposibilidad de frenar la alianza estratégica de Rusia y China

·         Fracaso de las maniobras de ataque comercial a China

·         Imposibilidad de frenar el proyecto de nueva Ruta de la Seda

·         Imposibilidad para impedir que Xiomara Castro triunfara

·         Derrota del objetivo contra Nicolás Maduro

·         Derrota del objetivo contra Daniel Ortega

·         Fracaso al responsabilizar a China por la pandemia

·         Fracaso de la política de bloqueo a Cuba

·         Retraso científico ante el Covid-19, frente a China, Rusia y Cuba

·         Fracaso del Grupo de Lima...

Posiblemente ellos –al efectuar análisis militarista de cada situación- consideren que no son fracasos, sino ‘simples situaciones coyunturales’. Se equivocan. El mundo (y América también) busca nuevos caminos.

Es cierto que el abanico de acciones de los estadounidenses para lograr las asistencias de unos y las exclusiones de otros, ha sido amplia. Es cierto que muchos gobernantes aceptaron servilmente el papel que deberán cumplir al asistir; y también hubo quienes plantearon sus “peros”.

Con éstos, ni siquiera un personaje como el uruguayo Secretario General de la OEA, Luis Almagro, pudo lograr un alineamiento silencioso.

Dentro de este esquema, los estadounidenses están ‘enojadísimos’ con el mexicano Andrés Manuel López Obrador. Entienden que él tiene ‘asignado’ el papel de “nexo” de Latinoamérica con Washington, y que ha dilapidado esa función, al exigir que todos los países asistan a la Cumbre.

Washington entiende que el mandatario mexicano no estaba en condiciones de plantear semejante exigencia, pero lo hizo. Lo cual –dicen- ha dado pie para que otros países se sumen a ese reclamo.

De más está decir que ya deben estar elucubrando cómo ‘le cobrarán’ a López Obrador semejante audacia. Mientras tanto, ese planteo ha hecho debilitar el “diálogo” de sordos que había organizado Washington.

Desde la reciente XXI Cumbre del Alba-TCP (en la Habana), se rechazó la exclusión de Cuba, Nicaragua y Venezuela, de la Cumbre de las Américas. Trascendió que el presidente argentino Alberto Fernández, como sus pares Luis Arce, y López Obrador asistirán con el objetivo de plantear reclamos y ‘disconformidades’ regionales.

Habrá que ver si en verdad lo hacen. El tiempo se encargará de demostrar cuál es el resultado político de esta IX Cumbre. Mientras tanto, la prensa hegemónica se encargará de cumplir su papel para disimular las dificultades y la desorientación del poder estadounidense. A todo ello, algún mandatario europeo observará con cierta sonrisa. Mientras que desde Beijing y Moscú, sus poderes analizarán coincidiendo que la pendiente de los estadounidenses es irreversible.