Dom. 14. Abr 2024, Santa Fe - Argentina
Editorial

LAS MENTIRAS SOBRE LAS “LIBERACIONES” DE PRESOS

LAS MENTIRAS SOBRE LAS “LIBERACIONES” DE PRESOS

SANTA FE-ARGENTINA  (Editorial PrensaMare)  En medio del coronavirus, la derecha y el neoliberalismo no descansan. Se entiende; su misión es otra.

Lo concreto es que con tanta gente preocupada por las situaciones personales y familiares, por el trabajo, por la salud, por el futuro inmediato y soportando un bombardeo multi-informativo que en verdad tiene por fin el des-informar, se ha asistido a una nueva maniobra ideológica.

La de la supuesta “liberación de presos” que impulsaría el gobierno nacional (¿?).

Comencemos por decir que no ha existido ninguna comunicación oficial en dicho sentido. Simplemente se ha explicado que las cárceles son una ‘bomba de tiempo’; y donde existe una justicia lentísima que ‘se olvida’ de tratar los casos de miles de presos que están en condiciones de terminar de cumplir su condena con arresto domiciliario.

Lo que significaría –si los jueces les otorgaran esos arrestos domiciliarios-, que en parte (solo en parte) se descomprimiera la referida ‘bomba de tiempo’.

Pero ha quedado claro siempre (y nadie desde el gobierno dijo lo contrario) que quienes deben tratar y otorgar (o no) el beneficio de terminar de cumplir una condena en su domicilio, son los jueces.

Sin embargo, la derecha y el neoliberalismo, los mismos que llevaron a la Nación a la actual situación de caos social, laboral, económico y financiero con su gobierno entre 2015 y 2019, salieron a tomar la ‘bandera’ de defensa de los ciudadanos, y en contra de la “liberación de presos”… que nadie reclamó, ni prometió

Así, en pocas horas y con ayuda de sus tareas en las redes sociales y la des-información de los medios, instalaron una mentira, la convirtieron en una verdad, y obligaron al gobierno a pretender asumir una supuesta liberación de presos, que jamás se prometió.

Los medios instalaron el tema, hablaron de “debate”, de “enojos”, de “rechazos”, de polémicas”, sobre el tema, que…jamás existieron. Se ha tratado de una burda instalación para dividir a la sociedad.

Desde las redes sociales se comenzaron a sumar las clásicas opiniones de los clasemedieros que se des-informan con los medios hegemónicos, más la operación de instalar noticias falsas, para que se generen corrientes de opiniones, donde miles de personas hablan de lo que jamás sucedió

Se trata de un debate de sordos. No se han producido liberaciones masivas; no se produjo libertad de violador alguno; por el contrario, quienes han arreciado con reclamos liberatorios han sido los criminales condenados por acciones de lesa humanidad…

No existe plan de amnistía; tampoco de indultos; mucho menos de conmutación de penas. La gravedad de la situación es que se lleva a hacer creer a sectores medios (y bajos) muy “informados”, que el gobierno puede disponer de libertades, cuando ello solo es potestad de la justicia.

Ocurre que ella está tan desprestigiada, funciona de manera tan lenta y ha mostrado tanta sumisión y claduicación entre 2015 y 2019 a las ordenes del macrismo-radicalismo, que muchos creen (y otros les hacen creer) que el peronismo se maneja de la misma forma.

Para comprender la manipulación, veamos lo siguiente:

Prueba 1) Los medios informaron que el femicida Gustavo Di Matteo (asesino de Sandra Benítez), había sido recién liberado. Mentira; fue liberado en octubre de 2019, cuando gobernaban Mauricio Macri y María Eugenia Vidal.

Prueba 2) Federico Bembenuto había sido liberado, y fue apresado a fin de abril por robar. Los medios dijeron que lo liberó el gobierno a causa del coronavirus. Mentira. Estaba detenido con prisión preventiva y lo liberó la Cámara Nacional de Casación en lo Criminal y Correccional capitalina por su “estado de salud mental”.

Prueba 3) Respecto al caso de Bembenuto, un medio clarinetista tituló de manera sensacionalista: “Por la pandemia del coronavirus lo excarcelaron ayer, y hoy fue detenido por volver a robar” (La voz, de Córdoba, 29-4).

Prueba 4) “Cómo funciona el mecanismo montado en la Provincia para dar excarcelaciones por vía directa y sin mayores controles” (Clarín, 25-4).

Prueba 5) “La perspectiva de una libertad inminente -sin controles y en cuarentena, una prisión domiciliaria es igual a la libertad del resto de los argentinos- soliviantó los ánimos. La mecha ya estaba humeante” (Clarín, 27-4).

Prueba 6) “La decisión de sacar presos de las cárceles bonaerenses masivamente es un plan organizado por el gobierno de Axel Kicillof para reducir la población carcelaria drásticamente en poco tiempo” (Clarín, 28-4).

Prueba 7) “El coronavirus y sus consecuencias están escribiendo otro capítulo de la historia, que parece repetirse” (La Nación, 1-5). El derechista diario sostuvo que esta ‘liberación’ se asemeja (¿?) a la del 25 de mayo de 1973, cuando el gobierno de Héctor Cámpora dispuso la libertad de los presos políticos…

Prueba 8) “El escándalo de la liberación de presos apenas empieza y corre al mismo tiempo que la crisis sanitaria” (La Nación, 1-5).

Prueba 9) “¿Sabremos ahora cuántos corruptos amigos del oficialismo zafarán de la cárcel en medio de la pandemia de liberaciones colectivas? La respuesta está en capilla” (La Nación, 1-5).

Prueba 10) “Los senadores de Juntos por el Cambio repudiaron hoy la posibilidad de que se otorgue la prisión domiciliaria a condenados por delitos graves y advirtieron sobre quienes hayan cometido abuso sexual, por ser un delito que tiene alarmantes niveles de reincidencia, una baja tasa de condena y que somete a sus víctimas a una vida de sufrimiento y dolor" (La Prensa, 2-5).

Qué se dijo desde el gobierno nacional? "Es injusto que hagan cargo al Poder Ejecutivo de cosas con la que no tiene que ver" (Marcela Losardo, Ministra de Justicia, 30-4); "Es conocida mi oposición a ejercer la facultad del indulto. Digo esto en momentos en que una campaña mediática se desata acusando al Gobierno que presido de querer favorecer la libertad de quienes han sido condenados" (Alberto Fernández, en Twitter).

Ojalá esta breve síntesis sirva para que al menos una persona se aclare en cuanto a esta deleznable maniobra ideológica.