Sab. 18. May 2024, Santa Fe - Argentina
Noticias

RIVER PLATE Y COLÓN: YO ESTUVE EN LA CANCHA...

RIVER PLATE Y COLÓN: YO ESTUVE EN LA CANCHA...

SANTIAGO DEL ESTERO-ARGENTINA  (especial para PrensaMare)  Miles de colonistas se movilizaron acompañando a su querido equipo. Llegaron para jugar el Trofeo de Campeones, con toda la ilusión que cualquiera se puede imaginar.

Fue fiesta colonista; como ellos tienen acostumbrados a propios y extraños.

El tema es que ellos estuvieron, haciendo un gran esfuerzo económico, familiar y físico (no saben el calor que hizo). Lo increíble fue que el equipo no estuvo...

Es cierto que River Plate se mostró en una de sus mejores noches; con paciencia, armando un triunfo indiscutible y mostrando una gran superioridad. Alguien podrá argumentar que la diferencia de 4-0 fue exagerada. Y tiene razón. Pero también alguien puede afirmar que la diferencia podría haber sido aún mayor. Y también tiene razón.

Porque el equipo de Eduardo Domínguez no estuvo a la altura. Fue demasiada la diferencia (no solo en los arcos).

River planteó el partido jugando en todo el ancho, y con velocidad; con paciencia y mostrando llegadas por todos lados. Frente a ello, Colón mostró un ‘supuesto’ 4-4-2.

La idea era que Aliendro y Lértora manejaran la zona central; con Ferreira sobre la derecha (delante de Castro) y cerca de Farías. Con Castro por la derecha y Bernardi del lado izquierdo. Los únicos intentos colonistas fueron a través de Meza. Con una etapa inicial donde lo mejor de Colón era que llegaba al final con su arco en cero.

Pero ese tipo de apuestas tienen sus riesgos. Y Alvarez lo demostró, cuando a los 41 abrió el marcador. Siendo importante destacar que el planteo de Marcelo Gallardo con Paradela y Simón (uno por cada lado del mediocampo) le dieron las respuestas que él pensó y planteó.

Un hecho que el entrenador colonista no pudo prever, o no lo resolvieron sus jugadores en el campo.

Porqué llegó ese primer gol? Porque la jugada tuvo un centro preciso de Simón; porque el defensor que estaba en el área chica no se percató de Alvarez; y porque el portero Burián no supo anticiparse a la jugada.

Así las cosas, todos los colonistas en el estadio comenzaron a pensar que la suerte estaba echada. Que sería muy difícil dar vuelta –con juego- el partido.

River salió a jugar los segundos 45 minutos de la misma forma: con agresividad y sin especular. Enfrente, Domínguez hizo adelantar unos metros a sus jugadores, pero con grandísimos riegos.

Así, Colón no generó nada y River, cuando tomaba el balón tenía velocidad y espacios. De esa forma llegó el segundo gol, cuando un error de un pase en la salida colonista permitió que Paredera organizara un ataque y la empujara Alvarez, ante la pasividad o debilidad de la defensa rival.

Partido definido, pese a todo el tiempo que quedaba por delante. River no solo era rápido cuando atacaba, sino para recuperar el balón. Con lo cual Colón no podía hilvanar absolutamente nada. Dominguez dispuso de cambios y Gallardo también.

Y volvió a acertar el riverplatense porque dos de los que ingresaron marcaron el tercero y el cuarto gol. Mientras que Colón no inquietó a Armani.

Miles de colonistas estuvieron en la cancha; el equipo no apareció. Habrá que preguntarse, si más allá del buen partido de River, en Colón pesó la responsabilidad, hubo cansancio físico y mental, se erró en el planteo, o un poco de todo.