Dom. 25. Feb 2024, Santa Fe - Argentina
opiniones

LIBERTAD A LOS GARROTAZOS (Rodolfo O. Gianfelici)

LIBERTAD A LOS GARROTAZOS (Rodolfo O. Gianfelici)

SANTA FE-ARGENTINA (por Rodolfo O. Gianfelici, PrensaMare)  Los últimos días de enero y los del comienzo de febrero nos entregó a los argentinos una serie de imágenes y acciones que pocos imaginamos que alguna vez podrían producirse en democracia.

Pero sucedieron.

El poder real (político y económico-financiero), conduciendo al poder formal (legisladores) para concretar sus objetivos de convertir al país en una colonia desguazada. La única motivación que los lleva a ello –a los primeros- es el de apropiarse de todo lo que puedan en el menor período de tiempo y de la forma más brutal, usando –a los segundos- que se consideran ‘libertarios’ y hacedores de un país mejor.

Puede comprenderse ello...?

Bueno; para los primeros es así porque tienen el poder. Para los segundos debe ser así y ellos cumpliendo su “papel histórico” (¿?) para terminar con el “estatismo” y construir un país en “total libertad”...

Mientras en la Cámara de Diputados se asistió a todo tipo de maniobras y trampas, desde el Poder Ejecutivo no se dudó en amenazar y extorsionar a legisladores y gobernadores.

A su vez, desde Seguridad, la Ministra Patricia Bullrich cumplió con su (pobrísimo) papel de colonizada ‘capanga’, que lanzó a las fuerzas de seguridad para “garantizar el orden”... a fuerza de garrotazos, agresiones, insultos y detenciones.

Muy propio de la derecha (tan democrática) al imponer sus ideas.

Todo ello con un tratamiento asqueante de la prensa hegemónica y la que lo acompaña a lo largo y ancho del país.

El presidente Javier Milei y los grupos de poder (real) que representa con total orgullo e impunidad lograron la media sanción en general de la denominada “ley ómnibus”.

Un trámtite que se extendió por varios días, donde la oposición dentro de la Cámara mostró su honestidad intelectual sin entorpecer, sino buscando dar discusión parlamentaria. Frente a un oficialismo violento.

Milei podrá exhibir ante el FMI y algunos de los pocos aplaudidores del exterior que ha logrado “un triunfo”.

La votación mostró al oficialismo actuando payasezcamente, cuando –al finalizar de exponer- gritaban “Viva la libertad, carajo”. Lo hacían mientras el propio gobierno –fuera del recinto y en las calles- reprimía. Rara libertad...

Porque para la derecha, libertad significa libertad para ellos, no en general o para el pueblo. Es libertad para imponer su agenda, sus negocios, sus negociados, sus delitos, sus traiciones.

Imaginemos si esta situación hubiera sido protagonizada por el peronismo gobernando. Qué hubieran dicho desde los grupos Clarín y La Nación; La Prensa, Infobae, Ambito; y qué hubieran expresado los asalariados del poder dominante como Luis Novaresio, los Leuco –padre e hijo-, Eduardo Feinmann, Jonatan Viale, Joaquín Morales Solá y compañía...?

Inclusive se pudo asistir a que el presidente Milei tuviera tiempo para publicar twits, donde uno de ellos fue por demás de expresivo de su pensamiento e intereses. Mostró la imagen de un león surgiendo detrás del Congreso y devorándose a una multitud de manifestantes.

Ellos portaban... banderas argentinas. Más sinceridad para mostrar su pensamiento e ideología, no podía haber sido tan elocuente (por parte de Milei.

Para él, el pueblo movilizado y con banderas argentinas son sus enemigos.

Y es allí –entonces- cuando uno comprende que la represión organizada y desatada por Bullrich, no fue una ‘exageración’ o ‘exceso’, sino una clara demostración de lo que ellos consideran por libertad.

El despliegue de fuerzas de seguridad durante días no se observaba desde épocas de dictadura. Vaya paradoja... de tiempos en que Bullrich enfrentaba –arma en mano- a la misma, para construir el poder popular...

Cualquiera podría decir que no hay nada peor que un desclasado; que un pobre llegado a capataz; que un converso.

El objetivo bullrichista fue el de la provocación; el de llevar a quienes se expresaban pacíficamente a desafiarlos, y llevarlos a “pelear” en una disputa muy desigual. Pareció que Bullrich tenía como objetivo que se produjera alguna muerte, para amedrentar a los pacíficos manifestantes (para el regocijo de los uniformados).

Pero también significó llevar la interna del PRO al máximo nivel del Poder Ejcutivo con una ministra desesperada en buscar protagonismo de manera expresa y pública, mientra por lo bajo y por detrás busca desativar políticas de su mentor Mauricio Macri.

Inclusive el ingreso del converso Daniel Scioli en la Secretaría de Turismo y Deporte, debe entenderse como otra jugada de distracción y de conformación de un ‘frente interno político’ que le de sustento (o se prepare para el reemplazo de Milei una vez hecho el “trabajo sucio”...?) a los tiempos difíciles que se le vendrán al gobierno.

Inclusive algunas voces afirman que en su momento, Scioli continuó siendo embajador argentino en Brasil –trabajando para Milei-, por ‘recomendación’ desde una importante emabjada en la Ciudad de Buenos Aires...

La misma que ahora “operó” para lograr que Scioli aterrice en el gobierno nacional para lograr re-construir su figura política. Un personaje que debería desempañar el papel de “peronista bueno”, que esta disponible cuando “la patria llama”, pero que en verdad debe ser el encargado de dar una pelea decisiva a Cristina Fernández.

Para lo cual se buscará re-posicionarlo, protegerlo mediáticamente, “construirle” poder, y que confluya con lo peor de lo peor del peronismo: Eduardo Duhalde,  Miguel A. Pichetto, Luis Barrionuevo, Juan Schiaretti y el ‘cordobesismo’, Omar Perotti y los retazos del reutemanismo-obeidismo y algunos pocos caciques (sin votos) que deambulan buscando una buena y fresca sombra (lejos del calor popular)...

Mientras tanto, el país sigue en piloto automático en medio del creciente empobrecimiento, con el presidente creyendo que las redes sociales son la nueva forma de gobernar. No dándose cuenta que esa es apenas una distracción personal que el poder real le permite, alienta y halaga; pero que –si llegado el caso- serán los mismos argumentos para sacarlo a patadas. Total, Victoria Villarruel es una esmerada ‘uniformada’ boy scout: “siempre lista”...

A todo ello, el (lamentable) vocero Manuel Adorni, continuará con sus actuaciones, y la tarotista-asesora-hermana (Karina Milei) sigue acumulando poder (mientras los medios miran para otro lado; máxime que ella podrá a partir de ahora establecer los gastos de... pauta publicitaria del gobierno –la misma que antes había sido suspendida por “falta de plata”).

Los mismos que durante la presidencia de Alberto Fenández se quejaban por la inflación ahora hacen silencio, porque –al parecer- el cercano 30% inflacionario desde que Milei llegó al gobierno constituiría una inflación positiva, progresista, libertaria, que otorga ventajas a los sectores menos pudientes de la sociedad... (¿?).

Inclusive, quienes apelaron por años a ‘denunciar’ la existencia de “la grieta”, ahora no hablan de ella, como si hubiera desaparecido. Y pese a que las políticas de Milei están agrandando ese divisionismo, reina desde los sostenedores (antes) de ese discurso, como desde los medios hegemónicos y las clases dirigenciales en general, una visión errónea que no es más que llenar de más presión, en cada vez menos tiempo, a una olla de materialno muy confiable...