Vie. 01. Mar 2024, Santa Fe - Argentina
Mundo

GAUDIO, EL MACRISMO, NEGOCIOS Y MUERTE

GAUDIO, EL MACRISMO, NEGOCIOS Y MUERTE

SANTA FE-ARGENTINA  (PrensaMare)  El Complejo Baguales fue noticia en algunos (solo algunos) medios nacionales el 2 de septiembre cuando se produjo el fallecimiento de un empresario atrapado en una avalancha.

Ocurrió en un complejo para esquiar, situado en la provincia de Río Negro y que está bajo la conducción, administración y explotación del extenista Gastón Gaudio.

Es un sitio exclusivo, destinado a un nivel de visitantes de elevado poder adquisitivo. Se ubica al sur del lago Guillermo (entre Bariloche y El Bolsón), en una zona entre la cordillera y la precordillera. Allí se encuentra un lodge (construcciones superpreparadas y resistentes) con capacidad para alojar a 12 personas; y distribuidos en la montaña otros 4 refugios que sirven para hacer un descanso.

Las actividades más destacadas son esquí de travesía y catskiing; también snowboard. El tarifario se encuentra dolarizado y ascendía a una base mínima de 500 dólares por día. Es un sitio privilegiado en cuanto a lo paisajístico y de elevada peligrosidad; por lo cual, cada persona debe firmar un documento en el que asume los riesgos y desliga de responsabilidades a la empresa.

Días atrás varias personas realizaban actividad en la nieve, se produjo una avalancha; un hombre falleció y otro resultó herido (e internado).

Tras conocerse el suceso intervinola justicia rionegrina. Criminalística y técnicos de montaña acompañaron a personal de la justicia que realizó verificaciones, observaciones y análisis del lugar. El predio no estaba habilitado para los turistas; ni siquiera habían abonado lo correspondiente para dicha actividad. El lugar, fue originariamente de una firma belga, que se hizo del lugar gracias a ‘favores’ políticos. Luego lo compra el emir de Catar, y Gaudio era el responsable de la explotación.

En varias oportunidades, los vecinos del lugar protestaron porque el lugar tenía actividad turística, cuando la situación del coronavirus no lo permite.

Practicar actividad en la nieve en los momentos en que se hizo es una irresponsabilidad, pues es época de “nieve blanda”, lo que significa que la nieve no está firma, “se corta” y producen sueltas y aludes.

Gastón Gaudio es…

Un extenista argentino; se suele mostrar como un ‘rebelde’, pero es un alineado del poder dominante; en Argentina, forma parte del entorno del poder macrista. En el exterior, del dictatorial poder catarí. En ambos casos, con personajes de elevadísimo poder económico…

Durante los años del gobierno de Mauricio Macri, Gaudio apareció envuelto en un verdadero escándalo que solo el silencio de dicho poder, de la justicia y de los medios hegemónicos, logró disimular de una manera grotesca.

Porque Gaudio fue una persona que recibió información (reservada) de Estado y se encargó de hacérsela llegar a un empresario amigo. También en la misma maniobra viajó a Catar para asistir a la firma de un memorándum.

Esas relaciones ‘especiales’ le permitieron que el mismísimo presidente de YPF lo recibiera en el edificio de Puerto Madero. Cuando desde Perfil le preguntaron cuál era su función, Gaudio dijo: “Yo trabajo con gente de Qatar, pero nada oficial” (22-9-2016).

Si ‘trabajaba’ quiere decir que alguien le pagaba… pero no en forma oficial (¿?). Quienes eran los que lo sustentaban: El macrismo? El poder catarí? O ambos…?

Gaudio intervino para acercar al poder macrista con el poder catarí y de allí surgió el escandaloso acuerdo de Argentina-Catar, por una suma de 1.000 millones de dólares…

Por ello, porque sin tener un cargo oficial, ‘trabajaba’ haciendo contactos oficiales (¡), es que Gaudio terminó siendo denunciado ante la justicia por posible “tráfico de influencias”.

Un hecho que los medios ‘de investigación’ y ‘serios’ se encargaron de no investigar y de no tratar seriamente. Porque todo se inició el 28 de julio de 2016, cuando el presidente Macri recibió al emir de Catar, Sheik Tamin bin Hamad Al Thani (38 años); junto a ellos… Gaudio (¡).

La relación personal y de amistad que Gaudio reconoce tener con el emir hizo que éste lo elgiera al exdeportista para que entregara el trofeo en la final del Abierto de Qatar al ganador, Novak Djokovic (9-1-2016).

Lo concreto fue que Macri le dio la orden a Horacio Reyser (encargado de traer inversiones al país), para que mantuviera informado a Gaudio sobre todos los pormenores de la tarea del gobierno argentino para el acuerdo con Catar. Si… información secreta era pasada a un tercero (Gaudio) que era amigo personal de quien firmaría por la contraparte, y posiblemente fuera ‘empleado’ de los cataríes (¡).

Fue así que Gaudio, disponiendo de esa información (que debía ser secreta) y que solo manejaban los funcionarios argentinos se la hizo llegar a su amigo Nicolás Rosendi. Este empresario (con información privilegiada en mano) comenzó a organizar reuniones con empresarios argentinos.

Es así que Gaudio es recibido por el titular de YPF, Miguel Ángel Gutiérrez. El tema era que en ese momento este funcionario del gobierno mantenía su puesto en la empresa… Rohatyn Group (TRG).

De allí que los interrogantes son varios. Por ejemplo: Gaudio fue a ver a Gutiérrez como titular de la petrolera argentina? O fue a verlo como representante de la firma privada TRG? Gaudio fue como ‘trabajador’ informal del gobierno argentino o del gobierno catarí? O fue a verlo para hablar de tenis? Si fue una reunión a título personal, porque lo hicieron dentro de un área oficial…?

Se entiende...

Que el poder defiende al poder y se abroquela. Por ello toda esta situación -con un muerto y un herido de por medio-, de incumplimiento de los cuidados, ha sido tratada de una forma ‘ligth’ por la prensa hegemónica. Se nota una clara intensión por “proteger” y por no informar y no investigar, en razón del las relaciones políticas de Gaudio.

También es bueno agregar que el emir de Catar, Hamad bin Jalifa Al Thani, es multimillonario, político, y gobernante de su país. Que gusta del fútbol, por lo cual no resultó llamativo que esta relación tan estrecha con Macri repercutiera para que en la camiseta de Boca Juniors terminara de aparecer el auspicio de… Catar Airways

No debe olvidarse que Macri fue presidente boquense y dejó su herencia: su amigo político y operador en la justicia, el radical-macrista Daniel Angelici.

Dentro de esas relaciones obsenas, el emir fue ‘asesorado’ desde el entorno macrista y adquirió una estancia en una zona exclusiva de la Patagonia, siendo vecino del millonario inglés Joseph Lewis (dueño de Edenor, entre otras inversiones). Una estancia de 28.000 hectáreas, situada en una región que históricamente perteneció a comunidades mapuches.

Pero todo el escándalo del famoso Memorandum Argentina-Catar, tuvo una segunda parte, o Bis, que debió volverse atrás desde el mismo macrismo. Porque Gaudio también ofició de ‘intermediario’ para que el poderoso fondo de inversión de Qatar firmara un acuerdo con el Fondo de la Anses (por U$S 1.000). El mismo fue anunciado en noviembre de 2016 durante la misión de la vicepresidenta argentina Gabriela Michetti. Un año más tarde ella misma apareció… negando que lo había firmado (¿?).

Se trató de una maniobra político-financiera que contemplaba inversiones inmobiliarias conjuntas (de ambos fondos), que nunca se pudo concretar antes los planteos judiciales. El tema era tan escandaloso que el mismísimo presidente Macri prefirió ‘bajar’ este acuerdo ante la imposibilidad de llevarlo ante el Congreso (para lograr su aprobación).

El emir (desde el 2013) Al Thani, estaba a cargo de la organización del polémico Mundial Catar 2022. El mismo que generó parte del escándalo FIFAgate. Siendo príncipe tuvo al frente del PSG (París Saint-Germain). Fue responsable del Abierto de Doha, que integra el ATP.

Qué es Catar…?

Un pequeñísimo país del llamado Medio Oriente. Posee la tercera reserva mundial petrolera (detrás de Rusia e Irán). Es habitada por apenas 3 millones de habitantes, donde su amplísima mayoría son extranjeros. El estado está detrás de la cadena de noticias Al Jazeera.

Toda esta situación ha creado recelos y disputas con Arabia Saudita (y los Emiratos Árabes Unidos), que decidieron calificar a Catar de “Estado terrorista” (¿?). A partir de allí comenzó una maniobra internacional de desprestigio contra Catar, que incluyó que se diera por hecho la “necesidad” de una invasión militar del poder saudita.

Sin embargo, una genial maniobra mediático-deportiva, le permitió a Catar “zafar” de semejante riesgo. Fue porque el PSG (controlado por los cataríes) adquirieron a Neymar al Barcelona. Una jugada brillante de instalación mediática desde el fútbol que posibilitó al poder político-económico catarí reposicionarse en el mudno y hacer caer las ambiciones militaristas sauditas. Fue a un costo de 222 millones de euros...

Finalmente las ambiciones sauditas (con guiño de Wshington), quedaron en el bloqueo aéreo y la ruptura de relaciones. Temas que -por cierto- a Gaudio no le interesan. Él apenas es un 'trabajador' no oficial al servicio del emir catarí, de Macri, y seguramente, de quien requiera de sus servicios...