Dom. 25. Feb 2024, Santa Fe - Argentina
opiniones

POLETTI Y EL BOLETO ‘A LA MEDIDA’ DE MILEI (Esteban D'Arret)

POLETTI Y EL BOLETO ‘A LA MEDIDA’ DE MILEI (Esteban D'Arret)

SANTA FE-ARGENTINA (por Esteban D'Arret, PrensaMare)  Nuevo ‘triunfo’ de la política empobrecedora impuesta desde el gobierno nacional. El intendente santafesino, Juan Pablo Poletti (Juntos por el Cambio) decidió que el boleto del transporte urbano de pasajeros aumente a $ 380.

Un incremento del 72%.

Y no solo eso, sino que intendente pretende que la actualización sea en forma permanente, por lo que pidió al Concejo Municipal la emergencia del transporte y gestionará más subsidios.

Esto último resulta poco creible, si se tiene en consideración que tanto el presidente como sus principales ministros han anticipado que “no hay plata”; y que –además- se terminaron todos los subsidios.

El salto del valor del boleto es de $ 220 a $ 380; ello se produce en medio que los usuarios (trabajadores registrados, cuentapropistas, subocupados, jubilados y pensionados) no han disfrutado de ninguna actualización en sus ingresos. Inclusive a nivel municipal, el propio intendente es reacio a que los empleados municipales recuperen lo perdido ante la inflación, y les pidió “responsabilidad” (¿?) a la hora de reclamar.

Desde la parte empresarial...

Se habían despachado con un pedido de actualización tarifaria a $ 734. Pero el intendente dijo que “Hicimos un esfuerzo ambas partes” (¿?). Lo que sí está claro es que con un incremento del 72%, Poletti no representa los intereses del sector de los usuarios. De seguro que representa el de su pertenencia política (radicalismo) que apoya total y absolutamente el plan nacional de ajuste y de desnacionalización de la economía.

También para el intendente...

Los trabajadores municipales (y los usuarios del transporte urbano) son la variable de ajuste. Sus propias palabras lo confirman: “Somos conscientes de la inflación que sufre el país. Si tenemos que discutir todas las semanas o todos los meses el costo del boleto no es viable, así que tal vez hagamos algo más automático para que esto tenga correlación con lo que es hoy el país”.

Pero además, con una muestra de simplismo y de ‘meterse en otros bolsillos ajenos’, Poletti afirmó que “estamos en una situación de crisis. Y la UTA (el gremio de los choferes) tiene que entenderlo para llegar a un acuerdo y que no haya paro de transporte”.

Para ‘atender’ esta problemática...

El intendente reclama que el Concejo le apruebe la “emergencia en el transporte”. Ello le otorgaría “herramientas”, pero en verdad se trata de conseguir una autorización para hacer y deshacer, sin necesidad que los concejales intervengan. Algo así como lo que pretende Milei a nivel nacional.

De esta forma, el intendente podría ‘reorganizar’ el transporte a la medida que él y/o sus asesores y/o sus funcionarios y/o la patronal del transporte lo deseen. Están en juego:

·         Reducir la cantidad de coches circulando

·         Ampliar las frecuencias entre los coches

·         Reducir los horarios de prestación del servicio

·         Establecer un mecanismo de “actualización automática” del costo del boleto

·         Modificar recorridos

·         Inventar servicios “bis”

·         Aumentar la antigüedad de los coches en servicio (que es el principalísimo pedido de los patrones)

·         Que empeore el mal servicio que afontan los usuarios que son rehenes de dicho servicio.

Como se puede comprender, lejos de tener expectativas de mejora del servicio, todo indicaría que Poletti se encargaría de des-mejorarlo.