Dom. 03. Mar 2024, Santa Fe - Argentina
Info

QUÉ PASA CON LOS HUEVOS EN ROSARIO…?

QUÉ PASA CON LOS HUEVOS EN ROSARIO…?

ROSARIO-ARGENTINA  (PrensaMare)  Desde el gobierno (nacional y provincial) afirman que tratan de garantizar que los precios no aumenten.

Sin embargo, ello no ocurre. El caso más ejemplificativo de ello es lo que sucede con los huevos. Desde que empezó la cuarentena, su precio en esta ciudad del sur santafesino aumentó el 50%.

Inclusive se ha notado su faltante en ciertos comercios, al aumentar el consumo. Se trata de un incremento que ‘acompaña’ el cambio alimenticio (en estos tiempos) de rosarionos y argentinos en general.

El maple de 30 huevos pasó de $ 150 a $ 280 en pocos días.

Nadie sabe cuál es la justificación de ellos. Acaso habrá faltante de gallinas? Acaso faltará alimento balanceado?

Se estima que los rosarinos han incrementado el consumo entre un 30 y un 35% en estos tiempos virósicos, en razón que al quedarse en casa, los ciudadanos han cambiado su hábito alimenticio.

En 2019 se consumían 272 huevos per cápita; en marzo se estima que están en los 300. A todo ello, la producción sigue siendo la misma de siempre.

Al mantenerse estable la cantidad de gallinas poneadoras (a un huevo diario), la producción no piede incrementarse de la noche a la mañana. Es un tema biológico. Un dato para considerar es que antes de la pandemia, el productor provincial más grande -la Compañía Avícola de Santa Fe-, comercializaba un millón de unidades por día; y lo siguió haciendo a fin de marzo e inicios de abril. Si bien a nivel gastronómico comercial (bares, restaurantes, confiterías…) se ha caído la demanda, ella creció sustancialmente como no sucedió desde la década de 1980 (en que se tienen registros) a la fecha.

Es así que este aumento de las ventas ha llevado a que inmediatamente los productores aprovechen y busquen ‘recuperarse’. Ellos afirman que las devaluaciones de 2019 no pudieron ser trasladada a los huevos, y lo hacen ahora.

Ocurre que el alimento de las aves cotiza a valor dólar. Este incremento del 50% en el precio final de venta contrata con un año 2019 con la inflación descontrolada del macrismo, donde los huevos aumentaron ‘apenas’ el 20%.

Ahora, cuando las ventas se elevan, lo lógico dentro del capitalismo debería ser (que a mayor venta) el precio baje. Pero no; sucede todo lo opuesto.

La venta de…: huevos se realiza en el país (en general) a través de 2 canales: hipermercados (que forman precios y generan inflación), y el vendedor informal (almacenes, verdulerías, casas de familia…) que no lohace. Inclusive en el 2019 al haber habido menos venta, directamente absorvió la inflación y no aumentó.

Pero ante un panorama de mejoría (a causa del coronavirus y la mayor cantidad de gente en sus hogares), se venden más huevos, y se llegó a que ambos canales de comercialización actuaran en forma similar. O sea que el consumidor no tiene alternativa alguna.

Ha trascendido…: que el precio de venta de los productores se mantiene. Es el mismo que antes del aislamiento. No han aumentado desde el inicio del 2020.

Respecto al…: faltante del producto, se informa que ello no debería ocurrir, salvo en algunos sitios puntuales (donde no llegue el producto a causa de diferentes circunstancias). Afirman los productores que no existe (de su parte) maniobra de retención; que ellos desean vender todo lo que tienen, y así lo hacen. Explican que en este rubro, antes de la pandemia en general se trabajaba con 3 tres días de stock; y que ahora es con stock cero.

Ello lleva a que ciertos comercios en algún momento del día o de la semana se queden sin huevos. Indicando que este tipo de producto, con un vencimiento muy corto, no permite que se especule. Se lo debe sacar de galpones o las granjas lo antes posible.