Vie. 01. Mar 2024, Santa Fe - Argentina
Política

CÓRDOBA, EL PARAISO DE LOS GENOCIDAS

CÓRDOBA, EL PARAISO DE LOS GENOCIDAS

CÓRDOBA-ARGENTINA (PrensaMare)  En la provincia de Córdoba, sólo el 12% de los genocidas condenados está encarcelado.

La APDH denunció que 45 represores gozan de prisión domiciliaria en la provincia. La Asamblea Permanente por los Derechos Humanos cordobesa denunció que solo ese bajo porcentaje de los genocidas condenados por crímenes de lesa humanidad cumplen sus condenas en dependencias del Servicio Penitenciario de Córdoba (SPC).

“Un total de 58 represores fueron alojados desde 2008 en cárceles provinciales”, dice el informe, aunque asegura que 51 fueron beneficiados con prisión domiciliaria, de los cuales 45 continúan vivos.

“En estos 15 años fueron alojados un total de 58 genocidas en las cárceles provinciales dependientes del SPC; quienes fueron condenados por Tribunales Federales de Córdoba y de otras jurisdicciones”, sostiene el documento publicado por APDH. Agregando: “De ese total de condenados por delitos cometidos en el marco del terrorismo de Estado desde 1975 a 1983 a penas de prisión efectiva alojados en cárcel común, sólo siete de esos 58 condenados, el 12%, sigue purgando condenas en establecimientos dependientes del Servicio Penitenciario de Córdoba (SPC)”.

Son los 45 represores hacen uso del beneficio de la prisión domiciliaria por motivos de salud o por ser mayores de 70 años de edad. “La gravedad del otorgamiento de este tipo de beneficios a represores condenados por delitos de lesa humanidad, radica en el riesgo procesal para el desarrollo de las investigaciones en curso, ya que este tipo de personajes, más allá de las dolencias reales o no en su salud, siguen siendo miembros activos del aparato represivo”, aseguraron desde el organismo.

“En todos los casos, la concesión de la detención o prisión domiciliaria debe ser antecedida de la comprobación que el encarcelamiento provoca en el individuo trato cruel, inhumano o degradante o restricción de derechos fundamentales distintos a la libertad ambulatoria”, añadieron.

Consideraron que la “aplicación de la detención domiciliaria como modalidad de cumplimiento de la prisión preventiva o de la ejecución de la pena de personas imputadas o condenadas por crímenes contra la humanidad, por más que responda a cuestiones humanitarias, también implica la re victimización de aquellas personas que sufrieron y fueron víctimas directas” de la dictadura, “además del pacto de silencio que sigue vigente, por el cual se niegan a decir dónde están los restos de los compañeros desaparecidos, lo que perpetúa un delito continuado y sigue siendo una tortura para los familiares que continúan su búsqueda”.

Entre los 51 beneficiados...

Con la prisión domiciliaria, se destaca el caso del genocida (fallecido en 2018) Luciano Benjamín Menéndez. Un siniestro personaje que, solo por la mega causa La Perla, fue condenado en 2016 a prisión perpetua, tras ser hallado culpable de la desaparición de 282 personas, 52 homicidios, 260 secuestros y 656 casos de tortura.

“El mayor genocida de Córdoba, recibió 15 condenas por delitos de lesa humanidad, de las cuales 13 fueron a prisión o reclusión perpetua”. Cuando se inició el juicio, en diciembre de 2012, Menéndez estaba alojado en el complejo carcelario “Padre Lucchesse” (localidad de Bouwer). En 2013, los integrantes de la Cámara Federal de Casación Penal le otorgaron el beneficio de arresto domiciliario.