Dom. 03. Mar 2024, Santa Fe - Argentina
Clubes del mundo

A QUÈ JUEGA EL BARCELONA DE KOEMAN…?

A QUÈ JUEGA EL BARCELONA DE KOEMAN…?

BARCELONA-ESPAÑA  (PrensaMare)  Los resultados no ayudan; el juego menos; y el ambiente interno es cosa seria. Esta es la realidad del Barcelona que conduce Ronald Koeman.

Pero: Se sabe a què juega este equipo? Por mucho menos otro entrenador no habrìa sido despedido? Es Koeman el único ‘camino’ del club?

Bueno; son interrogantes que (quizás) hasta màs de un dirigente culè no sabría responder.

Por lo pronto lo seguro es que este entrenador tiene asegurado su trabajo hasta el 24 de enero, fecha de las elecciones a la presidencia…

Allì los catalanes conocerán quièn será el sucesor del desastroso y dimitido Josep Maria Bartomeu. Mientras tanto la entidad marcha en ‘piloto automàtico’, pues no existe mando; no existe proyecto; se carece de liderazgo; y hasta han llevado a que Lionel Messi (el máximo jugador en toda la historia del club) aparezca cansado, desganado y hasta apàtico.

Lo que viene a partir de enero no será fácil, pues (primero hay que tratar de llegar de la mejor forma), y allì se deberá establecer cuàl es el compromiso de los actuales jugadores. Ver què sucede con Messi a partid de junio de 2021; establecer un interregno o plan de urgencia y coyuntura; crear un proyecto; analizar los números y cuentas; y saber què ocurre con este técnico. Todo ello sucede porque la entidad està sin rumbo y el equipo perdido (en la Liga y –posiblemente- en lo que venga de la Champions League).

Algunos se olvidan, pero fue ayer nomàs (en el verano europeo) en que Messi manifestó su deseo de abandonar el Camp Nou. Pero para ello (posiblemente?) exista algo de tiempo como para la resolverlo.

Mientras tanto…

El problema del Barça en el bajo nivel individual de sus jugadores y en que el esquema del entrenador (4-2-3-1), pareciera no ser interpretado por los protagonistas acostumbrados por años aun clásico (y rendidor) 4-3-3.

Esa es la propuesta de un entrenador, que en su momento pidió un defensa central y un centrodelantero, y solo le consiguieron a Dest. Un Sergiño Gianni Dest nacido en Paìses Bajos, que juega para la selección de EEUU, que tiene fresquísimos 20 años, arribado por 21 millones de euros desde el Ajax.

La idea de Koemas es ofrecer un equipo con fútbol rápido, de presión, recuperación y ataques cortos. Donde se necesita una gran exigencia física y sincronización de movimientos. El tema es còmo lograrlo con un plantel acostumbrado por años, a otra cosa.

Lo cierto es que bajò su nivel De Jong; bajò su nivel (y còmo) Messi; y lo mismo sucede con Pjanic, Busquets, y hasta Jordi Alba. Y para peor suma las lesiones de Fati y Piquè…

Se asiste a un Barcelona como en los peores (o aùn màs) momentos de Ernesto Valverde y de Enrique Setién (anteriores entrenadores). La estructura del equipo falla, y mucho.

Para algunos directivos se debe apuntar a una plantilla ‘gastada’, a la que hay que “limpiar” (como si fuera basura?). El tema està en saber quièn pagarà el costo político y deportivo de arrancar con un equipo de cero, que recién podría comenzar a pelear algo dentro de algunos años.

Apuntan a que el “vestuario es un grave problema”, con lo que responsabilizan de todos los males a los históricos (Piquè, Busquet, Alba, Messi) de un presente lamentable.

Lo que nadie se plantea es que posiblemente la llegada de Koeman no era la mejor en dicho momento tan crìtico, luego de la goleada sufrida en Champions ante el Bayern Munich.

Dentro de ese análisis afirman que el entrenador Koeman tiene credibilidad entre la plantilla porque es franco y directo en sus planteos. Ademàs, conoce al club y es un símbolo (¿?) del Barcelona.

La cuestiòn pasa…

Por entender si su planteo futbolístico es el correcto para este plantel, o constituye una ilusión de máxima, que posiblemente no llegue a ser de mínima

Este Barcelona se muestra limitado. Tanto que hasta de local sus rivales se le animan y lo atacan, y dejan al descubierto gruesas fallas de funcionamiento. Este Barcelona no siquiera es capaz de disimular sus carencias; la idea del entrenador queda a mitad de camino; el desànimo avanza dentro del plantel, no acostumbrado a momentos tan malos en forma tan continuada.

Este Messi no es el de 2 o 3 años atrás; es lógico. Lo años pasan para todos (aùn para un grande como èl). Pero resulta chocante y hasta lastimoso verlo deambular por el campo, tratando de buscar un espacio para arrancar, fallando en tantos pases a compañeros, fracasando en intentos de disparos de media distancia o de encaradas ante carradas defensas.

Se asiste a un momento duro en el club, donde va quedando en evidencia que la crisis futbolòstica tiene responsables claros: los dirigentes que elegieron a Koeman (en este momento), y el propio entrenador que pretende obtener resultados que –a las claras- resultan imposibles.

Mientras tanto: A què juega el Barcelona…?