Dom. 02. Oct 2022, Santa Fe - Argentina
Notas

QUÉ PUEDE AFECTAR EL CEREBRO...?

QUÉ PUEDE AFECTAR EL CEREBRO...?

CIUDAD DE BUENOS AIRES-ARGENTINA (PrensaMare)  Los últimos estudios han determinado que existen 9 causales que dañan la memoria todos los días.

La situación se hace notar más a partir de la mediana edad. De allí que es recomendable poner atención en los ‘malos hábitos’, que deberían evitarse. Ellos son:

1. Diabetes, hipertensión, colesterol...

El no controlar los factores de riesgo cardiovascular (obesidad, diabetes, hipertensión, colesterol...), pueden afectar la memoria. Un estudio de la revista Neurology, indica que "las personas con diabetes tipo 2 tienen problemas de regulación del flujo sanguíneo.

La diabetes y el azúcar en la sangre imponen un efecto negativo crónico en las habilidades cognitivas y de toma de decisiones".

2. Mala alimentación...

La relación entre el cerebro, intestino y memoria es una realidad indiscutible. Los expertos dicen que llevar una dieta que no sea equilibrada y que sea rica en alimentos malos para el cerebro, puede acelerar el deterioro cognitivo. Por el contrario, "estudios existentes apuntan a la idea de que podemos reducir la posibilidad de demencia al evitar los alimentos que comprometen a nuestras bacterias intestinales y debilitan nuestra memoria", dice Uma Naidoo (psiquiatra nutricional de Harvard).

Alimentos malos para la memoria: comida rápida, azúcares añadidos, alimentos ultraprocesados, grasas trans, demasiada sal, carbohidratos de alta carga glucémica, nitratos (salchichas). Una dieta mediterránea es la mejor opción: verduras de hojas verdes, huevos, aguacate, pescado azul, yogurt, frutos secos, té, carne roja y frutas como los arándanos.

3. Tabaquismo...

El Instituto de Investigación Genómica Traslacional de Arizona sobre 70.000 personas determinó que fumar daña el aprendizaje verbal y la memoria de manera significativa, sobre todo en las mujeres (quienes también son más propensas al Alzheimer). El fumar también aumenta el riesgo de cáncer de pulmón, hipertensión arterial, enfermedad coronaria, derrame cerebral, úlcera gastrointestinal, y otras enfermedades.

4. Sedentarismo...

No hacer actividad física suele tener serias consecuencias en el cerebro. Algunos estudios sugirieron que el sedentarismo podría acelerar el deterioro de la memoria, asociado a la edad, y aumentar el riesgo de demencia y Alzheimer. Un 13 % de los casos de Alzheimer (nivel mundial) podría atribuirse al sedentarismo.

La Organización Mundial de la Salud indica que la actividad física mejora las habilidades de razonamiento, aprendizaje y juicio.

5. Soledad...

La soledad se ha relacionado con mayor riesgo de Alzheimer. Estudios han encontrado correlaciones entre una mayor soledad y una disminución de la memoria y una función cognitiva más deficiente en general.

La Fundación Pasqual Maragall, indica: "Relacionarse con otras personas nos ayuda a mantener las conexiones neuronales activas y resulta clave para nuestro bienestar".

6. No dormir lo suficiente...

El deterioro de la memoria es una de las consecuencias de dormir poco. El Laboratorio de Neurociencia Funcional de la Universidad Pablo de Olavide (UPO) demostró que reducir a la mitad el tiempo de sueño nocturno (sólo 4 horas) afecta la formación de nuevas memorias al día siguiente. Por el contrario, dormir bien (de 7 a 8 horas) puede ayudar a recuperar los recuerdos más débiles.

7. Estrés...

El estrés (o una salud emocional inestable) son factores de riesgo para la pérdida de memoria. Lo dicen los expertos de Clínica Mayo: "El estrés, la ansiedad o la depresión pueden causar olvidos, confusión, dificultad para concentrarse y otros problemas que interrumpen las actividades diarias".

8. No retar la mente...

Nuestro cerebro es complejo, de ahí que los expertos recomienden que es preciso mantenerse siempre aprendiendo algo diferente, esto para mantener la buena salud mental a medida que las personas envejecen. Para evitar el Alzheimer, la Fundación Pasqual Maragall dice: "Ofrecer retos a la mente ayuda a mantener nuestra reserva cognitiva, aprender nuevas habilidades, hacer crucigramas, leer, apuntarse a talleres o curso".

9. Alcoholismo...

Investigaciones han sugerido que el alcohol tiene efectos negativos en el cerebro, pues reduce el volumen cerebral y afecta la memoria. Esto es lo que advierte la experta de Harvard sobre el alcohol y la memoria: "Si bien beber puede hacer que se relajen en el momento, lo pagan a la mañana siguiente, cuando se despiertan nerviosos con niebla mental". La niebla mental comprende problemas de desorientación, confusión y dificultad para concentrarse.