Sab. 18. May 2024, Santa Fe - Argentina
Opinión

LA “GUERRA DEL LITIO MINERAL” Y EL... (Bruno L. Rocha)

LA “GUERRA DEL LITIO MINERAL” Y EL... (Bruno L. Rocha)

RÍO DE JANEIRO-BRASIL (por Bruno Lima Rocha)  La “guerra del litio mineral” y el Imperio en América Latina.

El mineral litio es el llamado “oro blanco” del siglo XXI y tiene más del 60% de sus reservas entre Argentina, Bolivia y Chile. De estos tres países, Bolivia es ahora el más fuerte económicamente.

En noviembre de 2019 sufrió un golpe de Estado encabezado por la derecha paceña (del departamento de La Paz), más precisamente por Carlos Mesa (expresidente) y la extrema derecha de Santa Cruz de la Sierra, encabezada por el gobernador de del departamento, Luís Fernando Camacho (está hace más de 45 días de prisión por concierto para delinquir y golpe de Estado). En octubre de 2020, luego de una correcta unidad indígena, campesina, minera, sindical y popular, el candidato del MAS-IPSP, Luis Alberto Arce Catacora, ganó en primera vuelta con más del 55,1% de los votos.

Las bases para el desarrollo de una economía nacional boliviana están sentadas. Incluso el departamento rebelde, con oligarcas criminales y racistas como Branko Marinkovic y “El Facho Camacho” vio quintuplicar su economía en la Era Evo Morales Ayma (2006-2019). A nivel nacional, los fundamentos también son buenos. En 2022, tuvo la inflación más baja de Sudamérica (3,1%), un crecimiento anual del PIB de 4,31% (iba a superar el 8%, pero hubo cierre patronal y sabotaje económico por más de 36 días), saldo saldo positivo de comercio exterior, deuda pública controlada (y dentro de la meta), dólar estable, además de una enorme inversión en alta tecnología. En el plan de estudios nacional 2023, los niveles básico, fundamental y secundario enseñarán robótica en las escuelas.

El mineral litio está bajo control total de la empresa estatal Yacimientos Del Litio Bolivia (YLB) en convenio con un conglomerado chino CBC. El modelo es vertical, según el presidente boliviano: “La diferencia es que nuestra empresa YLB estará presente en toda la cadena productiva, desde la extracción, industrialización y comercialización de los productos”. De esta forma, la YLB reproduce el modelo de la YPFB (la empresa estatal de petróleo y otros productos) nacionalizada y verticalizada el 1o de mayo de 2006 y llama la atención del imperio estadounidense en su destino de proyectar poder y hacer sociedades latinoamericanas.

El Comando Sur quiere las riquezas de América Latina y empieza con el litio

Una militar estadounidense y general de cuatro estrellas, Laura J. Richardson (ver su perfil en el sitio web oficial en castellano) está al frente del Comando Sur de EE.UU. desde finales de octubre de 2021. Cabe señalar que este comando permanente está a cargo de las fuerzas armadas combinadas de los Estados Unidos en la proyección de poder y «garantizar la seguridad hemisférica». Aparte de México (bajo la amenaza del Comando Norte) y Puerto Rico (la isla fue invadida a finales del siglo XIX y sigue siendo un Estado Asociado, es decir, una colonia), todos los países de América Latina y el Caribe están directamente amenazados por estos militares profesionales. O sea, por este alto mando pasa la pesadilla de un desembarco de marinos gringos.

El 21 de enero de 2023, la General Richardson hizo una declaración a su propia audiencia, tratando de ampliar la atención del Imperio a lo que antes de la Revolución Cubana se consideraba “su patio trasero”, de la siguiente manera:

“Porque esta región importa. Para los recursos naturales y minerales, por ejemplo. Está el Triángulo del Litio -Argentina, Bolivia y Chile- responsable del 60% de las reservas mundiales de este mineral, fundamental para la tecnología actual. También tiene las mayores reservas de crudo y petróleo ligero, descubiertas en la frontera de las Guayanas hace aproximadamente un año. Venezuela también tiene muchos recursos, incluidas enormes reservas de petróleo. En América del Sur hay cobre, oro. China compra el 36% de sus fuentes de alimentos de esta región. Está el Amazonas, los pulmones del mundo. En esta región se concentra el 31% de los recursos hídricos del planeta”.

La sinceridad en el discurso de los militares estadounidenses se mantiene dentro del juego de poder global y apunta al crecimiento del comercio con China como un problema importante:

 “Todo esto está más allá de los gráficos más inmediatos, pero cuando hablas de comercio internacional, el volumen de la región es increíble. Hablé de todos los vínculos y lazos que tenemos con el Hemisferio Occidental. Pero vale la pena mencionar que la República Popular China es el principal socio comercial de la mayoría de los países latinoamericanos, ocupando EE.UU. la segunda posición en la mayoría de los casos. De hecho, no en la mayoría de los casos (países), pero sí en algunos Estados. Sin embargo, al observar el crecimiento del volumen de comercio de China con América Latina, saltando de USD 18 mil millones en 2002 a USD 450 mil millones en el año 2022, y considerando que la proyección del volumen de comercio entre latinoamericanos y chinos debería llegar a USD 750 mil millones en el futuro cercano, creo que tenemos mucho en qué pensar”.

Cabe señalar que para el Departamento de Estado, América Latina está en la subsecretaría del Hemisferio Occidental. Para EEUU, el primer adversario en nuestro continente es la proyección de poder económico de China y, en segundo lugar, la presencia de Rusia. Y así, el general Richardson enumera los tres principales aliados de Rusia en la región (Venezuela, Nicaragua y Cuba) y otros seis países que utilizan material militar ruso. La “idea genial” – la misma que encantó al destituido General Arruda, comandante general del Ejército brasileño por un brevísimo tiempo – fue pedir a esos países que hicieran una donación de material bélico de patrón ruso a Ucrania y, así, la Los gringos se abastecerían de equipos militares de reposición.

Es el juego “hemisférico”, antes llamado “panamericanismo”, donde EE.UU. trata de implantar su agenda en los tomadores de decisiones en instituciones clave de América Latina. Cuando no consiguen gobiernos muy aliados, entran por los bordes, como fue el caso de la Operación Lava Jato, cabeza de playa de la operación Lawfare que aún afecta a Argentina y Perú.

Entre la desestabilización y la justa lucha social

Los gobiernos de los países que integran el Triángulo del Litio pueden ser catalogados como “progresistas”, amigos de Palestina y proclives a la integración latinoamericana y, en consecuencia, al multilateralismo. Esto es suficiente para que Estados Unidos “justifique” en su política interna alguna medida para desestabilizar estas sociedades. Considerando que la administración Biden tiene a Trump y sus aliados como enemigo interno, los movimientos geopolíticos son más delicados. Aún así, dentro del Gran Juego del Sistema Internacional, los estrategas del Pentágono y del Departamento de Estado perciben la evidente pérdida de capacidad de influencia en América Latina.

Tenemos que buscar entender que existe una amenaza imperialista y esto a su vez no puede implicar adhesión total a los gobiernos de Alberto Fernández (Argentina), Luis Arce (Bolivia), Gavriel Boric (Chile) o cualquier otro gobierno de mayoría socialdemócrata en nuestro continente. La agenda interna y las luchas sociales por más distribución del ingreso, reconocimiento y poder son de hecho banderas permanentes, independientemente de quién ocupe el Poder Ejecutivo. Lo mismo sucede con la agenda antiimperialista y la defensa de la soberanía popular sobre los recursos estratégicos y sus respectivas cadenas productivas. Se necesita fuerza social para enfrentar tanto al enemigo interno como a las pretensiones de Washington de comandar nuestros destinos.

La dependencia y el colonialismo son tanto internos como externos, y superar el destino exportador agromineral son pasos necesarios para romper la hegemonía del capital especulativo compuesto por parásitos financieros y empresarios golpistas (siempre con una fuerte presencia sionista). Si retomamos el ciclo virtuoso de las empresas estatales estratégicas -al mismo tiempo, tratando de hacerlas públicas y dotadas de democracia interna- podemos realmente darle la vuelta a la derecha colonizada en América Latina.

(Este artículo fue originalmente publicado en el sitio Monitor do Oriente Médio, versión brasileña).