Sab. 18. May 2024, Santa Fe - Argentina
Opinión

MILEI ACUSÓ EL PARO (Rodolfo O. Gianfelici)

MILEI ACUSÓ EL PARO (Rodolfo O. Gianfelici)

SANTA FE-ARGENTINA (por Rodolfo O. Gianfelici, PrensaMare)  El paro del 24 de enero fue contundente. El presidente Javier Milei, acusó el golpe. Desde su entorno (y hasta su vocero presidencial) hablaron de apenas 40 mil movilizados en la capital; un diario -ligado a una importante embajada- habló de 1,5 millones en las calles en todo el país...

Pocos presidentes en el mundo se han hecho protagonistas de este récord de sufrir un paro a un mes de asumir, que sacó a millones de ciudadanos alas calles de las provincias argentinas.

Puertas adentro del gobierno afirman que jamás el mandatario imaginó una protesta semejante, y mucho menos recibir los pertinentes informes de Inteligencia que fueran tan duros y crudos.

Apelando a una conocida frase se podría decir que “la realidad es la única verdad”.

Para ello, nada mejor que efectuar un recorrido amplio y detallado analizando situaciones, decires, expresiones, silencios, trascendidos, “filtraciones” y breves consideraciones a lo ocurrido en forma inmediata en el ámbito del gobierno, tras el contundente paro.

·         El paro de 12 horas y movilizaciones en todo el país generaron un estado de máxima irritabilidad en el presidente

·         En la urgentísima reunión de Gabinete “explicó” que la adhesión fue mínima (¿?); y que lejos de amedrentarlo, lo fortalecía para redoblar la apuesta “que salvará la Nación” (¿?)

·         En medio del levantamiento de su voz –como si estuviera en un acto de campaña-, ratificó que “no se negocia nada” (de su plan de ajuste)

·         Ordenó endurecer el diálogo con unos e interrumpirlo con otros (en referencia a consensuar su propuesta en el Congreso)

·         Como “respuesta” política, en lugar de buscar abrir y mejorar canales de diálogos, echó al titular de la Superintendencia de Servicios de Salud (SSS). Se trata de un funcionario de vital importancia en su relación con el gremialismo (regula las obras sociales y prepagas)

·         El inesperado despido del ‘dialoguista’ funcionario Enrique Rodríguez Chiantore, pretende ser mostrada por Milei como una muestra de su dureza y certeza (¿?)

·         Para reforzar su desplante y ‘guerra’ contra los gremios, puso de reemplazante en el cargo a Gabriel Oriolo, que ejerciera como gerente de OSDE (pretendiendo demostrar a propios y extraños que no quiere dialogar con los gremios y prefiere manejarse con amigos de las poderosas firmas de medicina privada)

·         Para ‘justificar’ el despido de Rodríguez Chiantore, el cada vez más devaluado vocero presidencial, Manuel Adorni, explicó que ello obedeció a que “no estaba cumpliendo con sus objetivos” (¿?)

·         Ello no era verdad. Jamás -desde que Milei asumió- existió cuestionamiento alguna para con Rodríguez Chiantore. Su despido fue una respuesta tipo “berrinche presidencial”...

·         La decisión de Milei cayó mal en el Ministerio de Capital Humano, en Salud, y en Trabajo que no solo no fueron consultados, sino que ni siquiera fueron avisados de tal despido

·         En los pasillos presidenciales se comenta que quien más ‘aplaudió’ y respaldo el despido, fue el jefe de Gabinete, Nicolás Posse

·         Pero el enojo presidencial no se quedó solo allí, sino que luego centró su ira en un ministro al que también despidió.

Porque Milei echó también al Ministro de Infraestructura, Guillermo Ferraro (área que contiene a Transporte, Obras Públicas, Vivienda, Telecomunicaciones, Energía y Minería...). En pasillos gubernamentales se comentó que el presidente lo señaló como el responsable de filtrar al país sus expresiones (en reunión de gabinete) contra los gobernadores al decir: “Los voy a dejar sin un peso” y “Los voy a fundir a todos”.

El enojo por la contundencia del paro y la torpeza presidencial es de tal tamaño que ni siquiera salieron-desde su entorno- a desmentir esas filtraciones (si no hubieran sido verdad). Pero por lo visto, Milei no solo que reconoció que esas fueron sus amenazantes sentencias, sino que usó a ferraro para tratar de domesticar, enseñar, acorralar y silenciar a su tropa (y aliados) de aquí en adelante.

Respecto al despido de Ferraro, debe saberse que:

·         Era hombre del Grupo América, controlado por el empresario Eduardo Eurnekian. Había trabajado en proyectos de dicho grupo junto al entonces empleado... Javier Milei

·         Era persona con llegada al Jefe de Gabinete, Nicolás Posse, otro proveniente del mismo Grupo

·         Más allá de la existencia de esa filtración, lo que preocupa y debería causar espanto es que el mismísimo presidente pretende “secar” a los gobernadores, lo que significa que las consecuencias las pagarán millones de ciudadanos que dependen directa y/o indirectamente de los recursos que la Nación debe transferirle a las provincias. Milei quiere “vengarse” de los gobernadores dejando los bolsillos vacíos de empleados públicos (docentes, policías, médicos, enfermeros y todos los empleados públicos)

·         Milei ratifica que no es partidario de diálogo alguno, sino de la claudicación en silencio (posiblemente porque en su visión y asumición de colonizado y dominado, considera que todos deben actuar en sintonía).

Esta situación se viene a sumar a las existencias de duras internas políticas dentro del gobierno nacional. Allí están a la orden del día ultramileístas contra mileístas, aliados contra recién aterrizados, cambiemistas contra todos, oportunistas contra unos y otros...

Ello se agrega a la-gran-pelea-gran que nadie puede ocultar entre el mandatario y la vicepresidenta Victoria Villarruel. Una situación por demás de tirante entre ambos, que se recalentó por el incumplimiento de Milei a la hora de designar Ministros de Seguridad y de Defensa y del manejo de Inteligencia. Donde –para peor un medio internacional hiper-informado como el diario británico Financial Times- publicó la posibilidad que ella podría reemplazarlo a futuro...

El gobierno es un auténtico cambalache, con el país andando en piloto automático, donde los formadores de precios se están haciendo un festín, empobreciendo semana a semana a más ciudadanos.

Todo ello con el acompañamiento cómplice, irresponsable y traidor a la patria de los medios hegemónicos y los principales sectores de las clases dirigenciales del país. Argentina ha sido rebajada simplemente a un buen vocado de lobos, hienas y ratas.

En medio de esta caótica situación, continúa acumulando poder y toma de decisiones la tarotista asesora Karina Milei...

Resumiendo: la todopoderosa ministra Bullrich ha venido sumando fracaso tras fracaso como ningún funcionario lo ha ‘logrado’ en tan poco tiempo de gestión. Se le cayó su intento represivo contra 3 o más ciudadanos reunidos; fue un fiasco su maniobra contra la familia de un narco ecuatoriano, expulsada sin haber cometido delito alguno y sin ser buscada por Ecuador y/o Interpol; fracasó mundialmente porque la ONU rechazó sus ambiciones represivas; fracasó en su intensión por generar conflictos (para justificar la represión) tras el paro del 24 de enero (donde la inmensa superioridad popular en las calles superó sus objetivos)...

El Ministro de Economía Luis Caputo rechaza el poder paralelo que ostenta Federico Sturzenegger (con apoyo presidencial). Un ministro que –hasta el momento- ni el propio FMI le cree. Y su principalísimo objetivo de conseguir dineros de la usura internacional para seguir endeudando al país, se le retrasan.

Desde los aliados cambiemistas presionan para que el Ministro de Justicia Mariano Cúneo Libarona encabece una persecución judicial (simil la de Mauricio Macri en 2015-2019) contra opositores. Acciones simplemente sustentadas en el odio, y en un intento por distraer a los argentinos (si no pueden garantizar pan, por lo menos quieren ofrecer circo...).

Mientras las discusiones legislativas y los rechazos judiciales al DNU entretienen a la ciudadanía cada vez más empobrecida, Milei se muestra cada vez más enojado y a los gritos.

Alguien imagina qué dirían desde Clarín, La Nación y La Prensa, si un gobierno peronista en menos de dos meses de gestión hubiera mostrado el acelerado empobrecimiento popular, el entrecruzamiento de propuestas políticas con beneficiarios plena y claramente identificados, con las peleas internas generalizadas, con un contundente paro nacional, con el 118% de devaluación, con la brecha del dólar (oficial y paralelo) descontrolada, con el consumo interno caído, con el turismo caído en pleno verano, con el tragicómico papel en la Cumbre de Davos, y con una tarotista tomando decisiones de importancia...?

La Biblia junto al calefón...