Jue. 29. Feb 2024, Santa Fe - Argentina
Opinión

JUNTOS POR EL CAMBIO: QUÉ PASA EN ESTOS DÍAS...? (Rodolfo O. Gianfelici)

JUNTOS POR EL CAMBIO: QUÉ PASA EN ESTOS DÍAS...? (Rodolfo O. Gianfelici)

SANTA FE-ARGENTINA (por Rodolfo O. Gianfelici, PrensaMare)  Sin ninguna posibilidad de participar en forma seria de la interna de Juntos por el Cambio, Mauricio Macri ‘se bajó’ de donde todavía no se había subido...

De esta forma fue halagado (¿?) por quienes ya le habían dado la espalda. Quedando en carrera Horacio Rodríguez Larreta y Patricia Bullrich.

Pocas veces se ha asistido a la debacle de un ‘líder’ con tanta rapidez, donde nadie le pidió que “reviera” su supuesto “renunciamiento”.

Dias antes de conocerse el video de Macri con su “renunciamiento”, recibió la recomendación de Miguel Pichetto y de Ernesto Sanz, para que anunciara su lanzamiento como candidato y que comenzara a recorrer el país.

Dos personajes sin votos, que a la hora de otorgar consejos, son simples aportantes de salvavidas de plomo, para cualquier mal nadador.

Es así que Larreta aparece como un ‘heredero’ (no deseado por Macri) que pretende mostrarse como conciliador y amigable, en una muestra de cinismo mayúsculo. Porque repite el discurso de quien fuera su jefe durante la campaña que lo hizo presidente en 2015. Y tiene su misma ideología.

Patricia Bullrich no anda con vueltas y si bien ha sido una saltarina empedernida, al final ha encontrado su molde ultraderechista y verborrágicamente violento. En el fondo, son las caras de una misma moneda.

En su momento –y tras la alianza Cambiemos-, el radical Sanz enfrentó a Macri, y sufrió una escandalosa derrota. Ahora, no es mejor la posición de los radicales (que –para qué negarlo- cada vez se conforman con menos dentro del espacio que integran).

Tanto fue así que a posteriori de aquella derrota de Sanz, el macrismo ‘castigó’ a los radicales repartiéndoles migajas de cargos nacionales. Un tema que los propios radicales no olvidan y no quieren volver a sufrir.

Es por ello que todos saben que deben coquetear con los radicales; lo saben Larreta y Bullrich, y los propios radicales que terminaron por convertir su centenario partido en una pobre agencia de colocación de dirigentes...

En este sentido, el candidato a la jefatura de la Ciudad de Buenos Aires por Juntos por el Cambio que logró asegurarse Mauricio Macri, fue a su primo (Jorge Macri), en un ‘guiño’ efectuado por Rodríguez Larreta.

Larreta aspiraba a un heredero propio o aliadísimo; Bullrich pretendía un encolumnado total; y Mauricio Macri alguien de su riñón.

Lo cierto es que las PASO están cada vez más cerca, y no se puede negar que el derrotadísimo Mauricio Macri, por vía propia o de Bullrich tiene seguidores que le marcan la cancha a Rodríguez Larreta. Inclusive algunos piensan que la maldad del dueto Macri-Bullrich es tan extremo, que no dudarían en ponerle en riesgo su ambición de llegar a la presidencia si no les garantiza lo que ellos exigen. Porque imaginan que si el oficialismo lograra seguir gobernando de 2023 a 2017, elevarían el poder confrontativo, siendo ambos los únicos que quedarían en pie, pues responsabilizarían de la derrota pura y exclusivamente a Rodríguez Larreta.

Mientras, el cinismo de este último le hace continuar maniobrando tratando de no caer en el extremismo ultraderechista. Entiende que ya tendrá tiempo para ello (sacándose el disfraz de ‘dialoguista’ y ‘paloma’ que utiliza actualmente), cuando sea presidente...

Qué se puede esperar en medio de este panorama, con un país en crítica situación ante la incapacidad manifiesta de Alberto Fernández...? Nadie lo sabe.

Poco y nada se puede anticipar. La política argentina es tan imprevisible que así como un día de produjo el 17 de Octubre, otro día Macri llegó a la presidencia...