Dom. 14. Abr 2024, Santa Fe - Argentina
opiniones

EL CANCILLER CAMERON HA SIDO CONTUNDENTE (Rodolfo O. Gianfelici)

EL CANCILLER CAMERON HA SIDO CONTUNDENTE (Rodolfo O. Gianfelici)

SANTA FE-ARGENTINA (por Rodolfo O. Gianfelici, PrensaMare)  En su viaje a la Cumbre de Davos, el presidente argentino Javier Milei aprovechó y se reunió con el canciller del Reino Unido, David Cameron.

Tras ello, se conocieron dos comunicados oficiales (uno de cada parte). Lo llamativo fue que el de Argentina indicaba que el mandatario había planteado el tema de las Islas Malvinas. Lejos de ello, el de los británicos lo desmintió afirmando que ese tema jamás se tocó.

Tras semejante contradicción, desde la cancillería argentina no hubo aclaración, ampliación y mucho menos un desmentido a la afirmación británica. Lo que evidenció que el comunicado argentino era mentiroso.

Sobre dicho encuentro en Suiza, Milei aseguró que no se había avanzado «en profundidad» , pero agregó que logró incorporarlo «como un punto en una agenda» bilateral (¿?).

Para reafirmar este “desencuentro” de comunicados, la prensa hegemónica argentina en ningún momento destacó ello, y mucho menos se dedicó a profundizar o a ‘investigar’.

En consonancia con el pensamiento de no defensa de la soberanía nacional de Milei y de la negativa británica a tratar el tema del justo reclamo argentino sobre territorio malvinense, se conoció una nueva declaración del Reino Unido.

Fue por boca del mismísimo canciller británico, David Cameron, quien al referirse a su gira sudamericana, además de visitar Brasil y Paraguay, estará oficialmente en Malvinas.

Sobre esta situación, el funcionario británico expuso: «Las Islas Malvinas son una parte valiosa de la familia británica y tenemos claro que, mientras quieran seguir siéndolo, el tema de la soberanía (con la Argentina) no será objeto de discusión».

De esta forma, la presencia de Cameron en Malvinas será la primera que un canciller británico desde 2016 y un mes después de reunirse con Milei (el 17 de enero último). Una presencia que no es ‘casual’; la diplomacia británica se caracteriza por su capacidad construida durante siglos, y maneja muy bien los tiempos, sus poderes y a la vez, las debilidades de ‘los otros’.

Está claro que el Reino Unido no hablará del tema Malvinas (ni qué decir de la soberanía...). Esta visita es una muestra del avance político británico ante autoridades argentinas totalmente debilitadas, y donde a los primeros solo les interesa profundizar los vínculos comerciales y las inversiones inglesas en Argentina.

Demasiados problemas internos tiene Milei, y eso es aprovechado por los británicos, conocedores que el frente interno se encuentra en uno de los peores momentos de debilidad de su historia.

Para los británicos, el tema de las islas Malvinas es esclarísimo, según un comunicado oficial: «Por nuestra parte, obviamente es una cuestión resuelta desde hace tiempo. No hay planes de revisar eso. La posición de las Islas Malvinas está resuelta hace algún tiempo y no cambiará».

Nota: Argentina recuperó militarmente las Islas Malvinas en abril de 1982, pero luego el Reino Unido volvió a ejercer el control. Esta presencia resulta fundamental para la estragia internacional del imperio anglosajón, porque permite tener una base en el Atlántico Sur, además de permitir una proyección hacia la Antártida. Ello se agrega a que –además- dispone del control militar, con equipamiento nuclear, de la comunicación Atlántico-Pacífico.

El Comité Especial de Descolonización de la ONU discute anualmente la cuestión y vota sistemáticamente una resolución que solicita negociar por las islas. La Asamblea General aprueba un texto similar.