Dom. 14. Abr 2024, Santa Fe - Argentina

PARA EL HUMOR: FÁTIMA FLOREZ Y PATRICIA BULLRICH... (Flor C. Antemo)

PARA EL HUMOR: FÁTIMA FLOREZ Y PATRICIA BULLRICH... (Flor C. Antemo)

SANTA FE-ARGENTINA (por Flor Cris Antemo, PrensaMare)  Todos saben que la "novia" (¿?), “primera dama” (¿?), “amiga” o “contratada” (¿?) Fátima Florez es actriz, o imitadora. Y que tiene aceptación en determinados sectores sociales, especialmente en el antiperonismo, el gorilismo y los reaccionarios de (cada vez menos) clase media.

Pero le ha surgido desde adentro mismo del gobierno de Javier Milei una competidora de fuste.

Un personaje –femenino también- que se ha caracterizado por su historia ‘saltarina’ en cuanto a formaciones políticas que la llevó desde luchar (¿?) por la “patria socialista”, a convertirse una derechista extrema alineada con lo peor de las políticas de EEUU e Israel. Ha ocupado numerosos cargos políticos (legislativo y en Ejecutivo), y formó parte de los peores gobiernos que se tenga memoria en democracia. Estuvo con Carlos Menem; con Fernande de la Rúa; con Mauricio Macri; y ahora con Javier Milei.

Se llama (suenen trompetas y clarinetes): Patricia Bullrich.

Su última y más reciente actuación ha causado risas de todos los tipos. Fue cuando acusó a un peluquero, un jugador de ping pong y un delirante tercero, de organizar un terrible atentado en la Ciudad de Buenos Aires.

Su disparatada mentira recibió un fallo (de 22 páginas) de la jueza Maria Eugenia Capuchetti. Una magistrada a la que no se pude sospechar de estar cerca del peronismo. Por ello los mismos fueron liberados.

Dentro de esos involucrados por la Ministra de Seguridad, y como para otorgarle un poco más de ‘dramatismo’ o comicidad a la “denuncia" bullrichista, el tercero en cuestión se presentaba a si mismo como un “agente de la embajada de Estados Unidos” que –además- posía como otra actividad la de “mercenario” (¡).

Cómo se conoció este delicado tema...?

Porque la Ministra Bullrich hizo todo lo contrario que se recomienda hacer en un caso verdadero. Porque cuando se está ante semajente situación de un posible atentado terrorista, se mantiene el máximo de los secretos y se trata de avanzar sin que nadie se entere. Mucho menos los involucrados.

Pero en este caso Bullrich apeló a la... difusión (¡) a través de una... conferencia de prensa (el 3 de enero), donde anunció que detuvieron una célula que preparaba un atentado similar al de la AMIA.

Si; si. No es broma. Eso hizo la titular de Seguridad. Inmediatamente otro de los personajes más risueños, ineptos e impresentables que tiene el gobierno de Milei, aprovechó para feclicitarla. Quién...? Ni más ni menos que el vocero presidencial, Manuel Adorni.

Dijo que le hacía llegar ese saludo en nombre del presidente (¿?).

Lo cierto es que por unas horas o días, Bullrich tuvo sus minutos de ‘fama’ y trascendencia. El tema fue que al intervenir la justicia, la misma concluyó en que... “no hay pruebas” de lo que en verdad se trató un escandaloso invento. Así, peluquero, deportista y delirante, quedaron libres.

Se trató sólo de una jugada...

Individual de la Ministra...? No. Porque ella involucró en la “investigación” y “desbaratado” del complot (¿?) a la Policía Federal, la Gendarmería Nacional y el Ministerio de Seguridad. Inclusive presentó al grupo como “una asociación criminal trasnacional que se disponía a cometer un atentado en Buenos Aires”.

Inclusive dentro de semejante paparruchada, desde su ministerio se encargaron de dejar “filtrar” que habían entrado al país tres sirio-libaneses para realizar los ataques.

Lo cierto es que se comprobó que solo uno de los detenidos llegó del exterior y es de origen sirio-libanés. Se trata de Naem Chatay Chassan (67 años), que vivió por muchos años en Venezuela y luego se estableció en Colombia. Llegó al país para abrir un gimnasio para dar clases de ping pong (que es lo que hace en Bogotá); en dicha capital también posee una perfumería.

Respecto al delirante, éste se había enterado por un comentario de otra persona de la presencia de Chassan, y decidió “entregarlo” ante otro amigo que posee en la Policía Federal. Al que luego, al ir a una peluquería, le agregó la participación del peluquero porque allí escuchó algo sobre un paquete que llegaría de Yemén...

Con todo ello terminó armando una historia, que la pasó al amigo Federal. Luego este mismo se encargó de ‘entregarlo’. Así, Chassan, el delirante y el peluquero terminaron “investigados” (¿?), “sospechados” (¿?), “acusados” (¿?) y “desbaratados”.

La jueza se tomó el tiempo necesario para investigar a los tres denunciados y detenidos, y comprobó que estaba ante una gran mentira. Por ello dictaminó la falta de mérito; porque no existían pruebas para procesarlos.

Porqué actuó de esta forma Bullrich...?

Por varias razones, una peor que otra, y que demuestran en manos de quien está la ‘seguridad’ nacional:

·         Porque la ministra busca promoción e instalarse como de máxima importancia en el gobierno, al carecer de apoyos oficiales concretos (ni Juntos por el Cambio, ni el PRO la respaldaron en su negociación y acuerdo con Milei)

·         La ministra relacionó este supuesto “atentado” con el de la AMIA como forma de aprovechamiento histórico-político, en medio que el conflicto en el oeste asiático alcanza máxima repercusión internacional, y donde el presidente y ella están total y absolutamente alineados con Washington y Tel Aviv

·         La ministra se muestra como “salvaguarda” ante el terrorismo internacional buscando reforzar su alianza con Milei, a efectos que terceros –concretamente ambas embajadas y los lobistas en favor de EEUU e Israel-, refuerzen los apoyos para con ella

·         La ministra busca que el tema del “terrorismo internacional” se instale en el grueso de la sociedad para con ello avanzar en su proyecto, deseo y compromiso para que las Fuerzas Armadas argentinas se sumen a tareas de investigación, prevención y defensa (tal como impulsan y exigen EEUU e Israel)

·         La ministra es partidaria de considerar como “enemigos” a todos los que se opongan a sus políticas: militantes, “terroristas”, pueblos originarios, narcos, tratantes de personas; a los cuales considera que se los debe controlar con fuerzas de seguridad y militares actuando conjuntamente.

Como para que se tenga una idea de lo escandaloso que resultó este invento bullrichista, debe tenerse en cuenta que ni el grupo Clarín, ni el Grupo La Nación se sumaron a la maniobra...

Mientras tanto y como para acompañar esta nueva actuación de Patricia Bullrich –aventajando a Florez-, escuchemos a Alberto Castillo con “Siga el balile, siga el baile...”.