Dom. 23. Jun 2024, Santa Fe - Argentina
opiniones

SOBRE LA REVOLUCIÓN RUSA Y... (Sergio Ortíz)

SOBRE LA REVOLUCIÓN RUSA Y... (Sergio Ortíz)

CIUDAD DE BUENOS AIRES-ARGENTINA (por Sergio Ortíz)  Sobre la revolución rusa y antecedentes de frentes antiimperialistas.

Comentario del libro “La Revolución rusa” (De Lenin a Stalin, 1917-1929); Autor, Edward H. Carr. Británico. Publicado en 1977.

Disparen contra José Stalin

Ya desde las primeras páginas era evidente que el autor británico era un feroz crítico de Stalin. La primera expresión explícita calificando su gobierno de “dictadura de Stalin” está en la página 65. Luego se repite en las págs. 155, 218, 220, 239 y 240, según mi racconto incompleto.

Sus conceptos e interpretaciones de la revolución soviética, bajo los liderazgos de Lenin y Stalin, son claramente trotskistas. Sin casarse ciento por ciento con Trotsky, apoya sus planteos principales en todo este período, y de parecido modo a otros opositores a Stalin como Zinoviev, Kamenev y Bujarin. Supongo que este historiador, Carr, debe haber sido alguien trotskizante cercano al laborismo británico porque después googleé y figura que había trabajado en la cancillería inglesa.

De todos modos, como siempre digo, hay que leer de todo. Y se pueden tener informaciones y datos que uno no tenía. Por ejemplo, me enteré que el mal llamado “Testamento de Lenin”, motivó estas opiniones de Trotsky: “no hubo testamento de Lenin sino cartas de este y ninguna fue ocultada al Comité Central” (pág. 109). En general los trotskistas han dicho lo contrario, aunque ese texto también dejaba mal parado a Trotsky.

Sobre este tema, el autor indica que el mal llamado “testamento” fue publicado en Occidente en 1926 por The New York Times y que “no carecía de fundamentos que Trotsky pudo haberlo dado (al periódico), a partir de él o de fuentes próximas a él” (pág. 159).

Antecedentes válidos de frentes

Vista la política actual del Partido de la Liberación (PL), favorable a formar un Frente Antiimperialista y Antifascista, anoté que ya en el II Congreso de la Internacional Comunista, 1921, Lenin planteó la unidad de la revolución socialista rusa con la lucha antiimperialista y anticolonial de los pueblos de Oriente. La naciente URSS (1922) tendió lazos con China, con Sun Yat Sen y el Kuomintang, que se cortan en 1927 con el ascenso del golpista y fascista Chiang Kai shek que masacró a los comunistas.

Otro intento de “Frente único” fue promovido entre los comunistas británicos y los sindicatos dirigidos por el laborismo. Esos intentos frentistas estaban inspirados por el trabajo de Lenin, de 1920, “El izquierdismo enfermedad infantil del comunismo”. Sin superar el sectarismo era imposible mejorar el trabajo de masas y ganar aliados para determinados frentes políticos.

Otras iniciativas en el mismo sentido fueron el congreso de la Liga contra el imperialismo, realizado en Bruselas en 1927, con representantes de China, India, Indonesia y América Latina (pág. 121). Y también hubo un Congreso Antifascista en Berlín en 1929 (pág. 230)

Esos son valiosos antecedentes en nuestro planteo frentista, que por supuesto deberá tener en cuenta la realidad actual del país, la región y el mundo. No hay recetas…