Vie. 23. Feb 2024, Santa Fe - Argentina
opiniones

MURIÓ HENRY KISSINGER (Esteban D’Arret)

MURIÓ HENRY KISSINGER (Esteban D’Arret)

SANTA FE-ARGENTINA (por Esteban D’Arret, PrensaMare)  A los 100 años murió Henry Kissinger. Posiblemente para varias generaciones de las redes sociales y el celular, sea un desconocido, pero sin lugar a dudas la mayoría de ellas (o todas...?) sufren las consecuencias de su nefasta y criminal acción política.

Fue un influyente Secretario de Estado estadounidense que –retirado de la actividad oficial- estaba al frente de su empresa de consultoría internacional.

Los sudamericanos particularmente lo recordarán por su importancia para que se instauraran las más criminales dictaduras cívicomilitares, “destacándose” entre ellas la argentina y la chilena con los generales Jorge R. Videla y Augusto Pinochet.

Bajo su gestión se llevó adelante en dicha región americana la Operación Cóndor para reprimir a opositores latinoamericanos. Además supo cumplir un papel vital durante los últimos años del tirano español, Francisco Franco.

Entre sus últimas actividades conocidas se destacó el viaje que realizó en julio a China, para reunirse con el mandatario Xi Jinping, y funcionarios de alto rango. Su objetivo: buscar descomprimir la relación bilateral que ha sido tensada de manera irrsponsable por el mandatario Joseph Biden.

En China, Kissinger era muy respetado por su aporte al acercamiento entre ambos países en tiempos en que gobernaba en Washington, Richard Nixon.

En mayo había cumplido...

100 años y mantenía una excelente lucidez y claridad analítica; apenas tenía algún problema de movilida, la pérdida de visión en un ojo y problemas para escuchar.

Si bien hacía décadas que había salido del ambiente diplomático oficial, mantenía contactos, reuniones y relaciones al más alto nivel de su país y mundial. Era una persona de consulta permanente y de ejecución de maniobras político-económicas, para quien lo contratara (pero siempre al servicio del imperio anglosajón).

Ello no servía igualmente para que se puedan olvidar sus acciones y decisiones que causarn cientos de miles d emuertes en todo el mundo. Sus políticas fueron de construcción constante del poder imperial estadounidense.

Nacido en Furth (Baviera, Alemania)...

El 27 de mayo de 1923 como Heinz Alfred Kissinger, en el seno de una familia judía, con un padre que trabajaba como maestro de escuela. En 1938 con el nazismo en marcha, la familia Kissinger dejó el pais. Llegados a EEUU, él comenzó a ser simplemente Henry, estudiando el secundario para luego enrolarse en el Ejército. El conocer el idoma alemán le permitió ser destinado a Alemania, formando parte de la inteligencia militar en la batalla de las Ardenas.

Al regresar a EEUU, se graduó con honores en Ciencias Políticas en Harvard (y allí mismo se inicó como profesor). Su tesis doctoral se denominó: Paz, Legitimidad y Equilibrio. Refería a la organización europea a la caída de Napoleón; una suerte de anticipo –a mediados de 1950-, en un escenario similar a una Europa post-comunista.

Los años transcurrieron y...

Nada más y nada menos que recibe el ‘padrinazgo’ del mismísimo Nelson Rockefeller, miembro de una de las familias más ricas del país. Los dineros del mismo sirvieron para financiar los proyectos del joven profesor en Harvard, en razón que Rockefeller tenía ambiciones políticas e incorporó a Kissinger como asesor.

En el año de 1959, Rockefeller se convirtió en gobernador de Nueva York y desde allí comenzó a construir ser candidato presidencial republicano. Perdió la nominación ante el entonces vicepresidente, Richard Nixon.

Fue así que 4 años...

Más tarde, Barry Goldwater (senador de extrema derecha), relegó las ambiciones de Rockefeller hacia la presidencia. Pero aún sustentando dicha ambición, el gobernador volvió a intentarlo por tercera vez en 1968, pero sufrió el ‘renacimiento político’ de Nixon, que ganó las primarias y derrotó al demócrata Hubert Humphrey.

A la hora de nombrar colaboradores, el derechista Nixon designó a Kissinger (quien había sido el colaborador de Rockefeller...) al frente del Consejo de Seguridad Nacional.

Un presidente que había prometido repatriar a las tropas de Vietnam, porque la guerra era impopular, la superioridad militar estadounidense no podía con la lucha del pueblo vietnamita y crecían las protestas en el interior estadounidense. Nixon redujo la presencia militar, pero incrementó los bombardeos donde Kissinger desempañó un papel fundamental. Fue así que el accionar militar estadounidense creció con una mayor militarización en todo el sudeste asiático.

Tanto fue así que las acciones de ataques se expandieron hacia la vecina Camboya para atacar desde allí al Vietcong. Ante ello, Vietnam del Norte apoyó a uno de los sectores que disputaban el poder en suelo camboyano; Kissinger respaldó a Pol Pot, líder de los Jemeres Rojos, que llegó al poder y desató una carnicería, con cientos de miles de muertos.

Lo mismo courrió en Laos, otro país vecino de Vietnam, que sufrió la incursión militar ordenada por Nixon. El accionar militar (bombardeos) estadounidense fue letal; nada quedó en pie en este empobrecido país.

A la par de ello...

Kissinger comenzaba a constuir un acercamiento con China en forma secreta. Fue así que silenciosamente a través de Pakistán llego en 1971 a China y fue recibido por el primer ministro Zhou Enlai. El objetivo era el de re-lanzar las relaciones entre ambos países (que no la mantenían), buscando con ello debilitar el campo comunista internacional para afectar a la Unión Soviética. Fue así que en febrero de 1972 se produjo la histórica visita de Nixon.

El encuentro y acuerdo político tuvo repercusión mundial. EEUU y el mundo occidental “descubrieron” la existencia de China, que hasta ese momento había sido ignorada pese a poseer cientos de millones de habitantes...

Inmediatamente de dicho triunfo...

Político-diplomático, Kissinger comenzó a armar otra estrategia apoyando a Pakistán en su guerra con India. Fue así que se produjo la guerra de independencia de Bangladesh (que hasta ese momento era una provincia paquistaní).

India se impuso en el conflicto militar en apenas 3 semanas. Tras ello, Kissinger tenía el temor que la Unión Soviética se expandiera gracias a un tratado de amistad con India. Fue así que para frenar ese posible escenario, Kissinger convenció a Zhou Enlai de mantener una alianza con Washington y de esa forma China pasó a ser aliada de Pakistán (contra India y la Unión Soviética).

Pero el gran problema continuaba...

Siendo Vietnam, donde EEUU no solo que no avanzaba, sino que retrocedía. Por ello trabajó inmediatamente en una política de rápida retirada lo más honorable que pudiera ser, y disfrazándola de un ‘acuerdo de paz’.

A comienzos de 1973 se produjeron las negociaciones de paz con Vietnam del Norte en París (Francia). El negociador vietnamita Le Duc Tho, planteó (en verdad: exigió) que solo podía negociar si terminaban los bombardeos. Fue así que Kissinger firmó la retirada de las tropas estadounidenses y la desmilitarización de Vietnam del Sur.

Es cierto que la guerra continuó por 2 años y medio más, hasta que la victoria norvietnamita sobre el sur se concretó. Fue ante el mundo, una ‘salida honorable’, tratando de ocultar el duro revés político y militar de Washington.

Increiblemente, Kissinger recibió el Premio Nobel de la Paz en octubre de 1973...

La entrega de dicho premio se produjo al mes siguiente que se prodjo (en septiembre de 1973) el cruento golpe de estado de Pinochet en Chile, donde elpcincipalísimo impulsor fue... Henry Kissinger (¡).

La llegada de Salvador Allende...

Al frente de la UP (Unidad Popular) en forma democrática había sido un duro golpe para Nixon en 1970. Por ello, Kissinger y la maquinaria de Estados Unidos empezó a desestabilizar a dicho gobierno.

Nixon estaba como descontrolado ante esta situación, y al respecto Kissinger opinó: “No veo por qué tenemos que esperar y permitir que un país se vuelva comunista debido a la irresponsabilidad de su propio pueblo”.

La decisión del golpe de estado en Chile ya había sido decidida y Kissinger (el que tiempo más tarde recibiría el Nobel de la Paz...) quedó liderando el llamado Comité 40. Una suerte de ‘mesa chica’ integrada por la CIA, el Departamento de Estado y el de Defensa.

Fue así que, con la intervención de la embajada de EEUU en Santiago, más las colaboraciones de los gobiernos de Gran Bretaña, Brasil, Australia e Israel –entre otros- se lanzó la ofensiva golpista. El 11 de septiembre de 1973 se produjo el golpe y la asunción de Augusto Pinochet; se daba inicio a una cruel dictadura.

Mientras las clases dirigenciales y los medios de comunicación occidentales festejaban y des-informaban de lo que sucedía en Chile, a las 2 semanas de instaurado el pinochetismo, Kissinger recibió el Nobel. Luego Nixon se encargó de sacar a William Rogers y puso al premiado al frente del Departamento de Estado.

Poco timpo después de...

Asumir su nuevo cargo se produjo una grave crisis en Asia, cuando Egipto atacó a Israel, y comenzó la llamada guerra de Yom Kippur. Washington apoyó incondicionalmente a Israel y ello derivó en el embargo petrolero de la OPEP (países productores de petróleo). Nació la llamada “crisis del petróleo”.

Fue allí que Kissinger apareció monitoreando las negociaciones de paz –aunque con una clara posición pro-isarelí-, que culminaron en mayo de 1974 y que luego darían paso a los (fracasados) acuerdos de Camp David.

Esa “solución” significó una victoria diplomática final para Nixon. Igualmente, el presidente de EEUU estaba jaqueado por el escándalo Watergate (espionaje al Partido Demócrata), que terminaría por llevarlo a renunciar.

Claro que para que se produjera esta desenlace, había existido alguien que había hablado, pasando información a la prensa que publicó dicho espionaje. Se habló de la existencia de un “Garganta Profunda” (que le aportó la información al The Washington Post).

Algunos pensaron que había sido Kissinger; pero en el 2005 apareció Mark Felt (que era el n° 2 del FBI durante el escándalo), admitiendo qué él fue la fuente que informó. Igualmente, para muchos se había tratado de una maniobra orquestada e impulsada por Kissinger, que supo –nuevamente-salir a flote...

Fue así que en 1974...

El escándalo del espionaje se llevó arrastrado al presidente Nixon. En agosto de 1974, asumió el vice, Gerald Ford, que confirmó a Kissinger como canciller. No solamente eso, sino que Ford decidió que llegara a la vicepresidencia Nelson Rockefeller.

Lo cual demostraba que el poder político del país estaba totalmente consustanciado con Kissinger, que hasta ‘lo premiaba’ otorgándole un cargo de importancia a quien había sido su mentor décadas antes...

Claro que no todo terminó...

Allí; porque Kissinger continuó con sus políticas de expansión del imperio centrado en su fuerte anticomunismo -ante todo-

En el año 1975 maniobró e impidió que el Sahara Occidental tuviera su autodeterminación. Se trataba de un territorio en el norte africano, sobre el océano Atlántico, que era un protectorado español y estaba la promesa que el pueblo saharaui tendría su gobierno.

Pero lejos de ello, Estados Unidos impulsó a Marruecos y el rey Hassan II movilizó a miles de súbditos en la llamada Marcha Verde; España cedió, estando de acuerdo y el Sahara Occidental quedó ocupado por Marruecos (que hasta la actualidad continúa con ese control, y con la explotación –junto a otros países- de sus recursos naturales).

Kissinger actuó de esa forma porque consideró que un gobierno saharaui –de ideas socialistas- terminaría siendo ‘manejado’ por la Unión Soviética, y traicionó la promesa, siendo acompañado no solo por Marruecos y España, sino por todo el mundo occidental.

En 1975 Angola, que era...

Una antigua colonia portuguesa consiguió su independencia; ello llevó a que EEUU, junto a otras potencias y la racista Sudáfrica desataran una guerra civil. Fue allí que apareció la solidaridad de Cuba con el Movimiento Popular de Liberación de Angola (MPLA) y lograron consolidar su lucha independentista y resistir los embates de occidente tras años de luchas.

Mientras Kissinger “trabajaba” para debilitar a las izquierdas en España y Portugal, se produjo en el mismo 1975 otro problema en una antigua colonia portuguesa que buscaba independizarse: Timor Oriental.

Kissinger consideraba que llegaría al poder un sector izquierdista y alentaron y respaldaron la invasión de Indonesia sobre este pequeño territorio asiatico.

Así, el dictador Suharto (que era un aliado de la Casa Blanca), ocupó la isla y provocó una sangrienta represión sustentada en el “anticomunismo”.

Para el año siguiente...

En 1976, los militares argentinos ya habían decidido dar el golpe de estado. La embajada de EEUU en Ciudad de Buenos Aires estaba totalmente anoticiada de todos los pasos que se iban dando. No hizo absolutamente nada por quitarle apoyo y el tema se instaló en la agenda de Kissinger.

Con la experiencia y aprendizaje obtenido por Estados Unidos del golpe militar en Chile, Kissinger aprovechó para hacer ‘recomendaciones’ a los militares argentinos. Recomendó actuar en la clandestinidad durante “un tiempo”, evitando quedar expuestos como Chile con su campo de concentración público en el Estadio Nacional, de Santiago.

En cuanto a la recomendación de “un tiempo”, con ello estaba diciendo que los centros clandestinos de detención (campos o sitios de concentración de secuestrados), se limitaran a un breve período de tiempo, para evitar ser descubiertos y denunciados.

Todo marchó –por esos años- sobre ruedas para los criminales y Kissinger. Tanto fue así que él mismo viajó al país en medio del Campeonato Mundial de Fútbol de 1978, para mostrarse públicamente otorgando respaldo político y mediático a los dictadores. En ese sentido puede recordarse la famosa foto que dio la vuelta al mundo, tomada en la noche del 21 de junio de 1978, junto con el dictador Jorge R. Videla, cuando Argntina venció a Perú.

Pero regresando a 1976...

El Secretario estadounidense apareció siendo observado por todo el mundo cuando una bomba asesinó al chileno Orlando Letelier (excanciller de Salvador Allende). Ocurrió el 21 de septiembre cuando el artefacto bajo el automóvil también se cobró la vida de su secretaria estadounidense, a pocas cuadras de la Casa Blanca.

El atentado se produjo 3 meses después que Kissinger visitara Chile y fuera recibido por Pinochet... Lógicamente las críticas lo golpearon, pero por un escaso período de tiempo. Pudo haber escapado a la CIA un atentado se semejantes características en la mismísima capital...?

Pero todolo que tiene inicio...

También tiene un final. Y el 20 de enero de 1977, con la asunción presidencial de James Jimmy Carter, finalizó la extensa y poderosa ‘era Kissinger’.

Carter era una cara nueva para otra etapa del imperio, y salió a criticar a las dictaduras latinoamericanas (por las que tanto había “trabajado” Kissinger...).

Seguramente que él lo tomó como algo natural, y a prtir de allí pasó a trabajar desde la actividad privada, aprovechando sus contactos, relaciones y experiencia. Se transformó en un lobbysta internacional.

Se sumó a la Corporación RAND (Research and Development), una organización que financia el gobierno de Estados Unidos y ofrece servicios de asesoría al Pentágono. No era nada nuevo, porque esa relación y vínculo ya venía desde la década de 1950 (y se sostiene que se mantuvo inalterable mientras fue funcionario de Nixon y Ford).

Mantuvo su presencia en el poderosísimo Grupo Bilderberg, coincidiendo con el hermano menor de Rockefeller, David. Una organización secreta donde convergen poderosos políticos y empresarios que trazan políticas a largo plazo para el mundo. Su presencia en el mismo lejos de aclarar... más bien oscurece en cuanto a sus fines y objetivos.

Retomó su tarea académica en la Universidad de Columbia y lanzó su libro de memorias (Los años en la Casa Blanca) en 1979. Se lo vio asistiendo al Foro de Davos y hasta visitó en la Casa Blanca al presidente Donald Trump.

En 1998 Pinochet fue detenido...

En Londres y algunos imaginaron que con ello podrían terminar entando en un banquillo como acusado a Kissinger (por su papel en el golpe de estado en Chile en 1973). Lo cual hubiera significado ponerse a juzgar el rol de Estados Unidos en la dictadura chilena.

Hubo apertura de documentos clasificados; aumentaron las socpechas y cuestionamientos contra EEUU y Kissinger, pero no pasó de ello.

Los años se encargaron de demostrar que el poder de Kissinger era mucho mayor que el de varios países, decenas de magistrados y de cientos de millones de ciudadanos de Sud América.