Lun. 15. Abr 2024, Santa Fe - Argentina
opiniones

LA CRISIS EN MEDIO ORIENTE (Jorge A. Molinari)

LA CRISIS EN MEDIO ORIENTE (Jorge A. Molinari)

MONTEVIDEO-URUGUAY (por Jorge Aniceto Molinari)  (Abordando eso gris, que parece la teoría).

El Dr. Federico Fasano analiza un planteo dentro del frenteamplismo:

“Miguel Brechner, un leal y eficiente frenteamplista, declaró a El País que hay muchos en el FA que son antisemitas, que no aceptan un Estado de Israel, que apoyan a Hamas y a Hezbollah. Dijo que cree en los 2 Estados y criticó “el cáncer de la ocupación de territorios por Israel”

Se equivoca, el FA cree igual que él, que la solución es la existencia de los dos Estados, no está de acuerdo con los excesos terroristas de Hamás del 8 de octubre, no apoya a Hezbollah, sí, condena al igual que Brechner “el cáncer de las ocupaciones territoriales de Israel”.

El FA condena la matanza de civiles gazatíes y el cerco de hambre y sed, pide un alto el fuego, que Brechner, pacifista de izquierda también apoya. Qué clase de antisemita es un FA que ha tenido ministros, intendentes, legisladores y directores judíos más que cualquier otro partido”.

Sin embargo pensamos que la precisión del compañero no resuelve el problema y permítasenos una reflexión:

Parafraseando al Dr. Carlos Quijano –uno de los padres ideológicos del Frente Amplio- diríamos: siempre se vuelve a Lenin.

No es lo mismo nacionalidad que nacionalismo, aunque la política capitalista que reivindica al Estado como una empresa más, establece siempre, que es necesario crearlo para que cada nacionalidad se realice como tal y se transforme en nacionalismo, con referencia a un Estado determinado.

Al holocausto los Estados –fundamentalmente imperialistas- vencedores de la segunda guerra mundial respondieron creando el Estado de Israel. Suponían y suponían bien, que capitales de origen judío de todo el mundo iban a ir en ayuda de la construcción de ese Estado. Stalin que encabezaba la representación “socialista” del Estado no tenía política que en esto lo diferenciara.

Quedaba entonces una gran parte de la tierra palestina para un proyecto de desarrollo en el cual los imperialismos de ese momento no tenían el menor interés y hoy muestran al desnudo como en Haití el ocaso de un modo de producción que está llegando a sus límites.

¿Qué está pasando ahora?: la industria de la guerra y todos sus colaterales están desmadrados.

Necesitan alentar conflictos para dar una finalidad a una industria monstruosa que el mundo necesita reconvertir en beneficio de la humanidad.

Los otrora viejos imperialismo asumen grandes capitales para este objetivo criminal, sobre la base de emisiones monetarias sin respaldo, y acentuando en la mayor parte del mundo el aumento de la pobreza en que vive la gente.

Nos espantan los intelectuales, políticos, sociólogos e inda mais que toman partido en peleas en que perdemos todos: hay que parar la guerra ya. Nos dirán: no se puede. SI SE PUEDE, hay que juntar la voluntad de gobiernos, partidos, organizaciones sociales de todo tipo para imponer esta salida. Acá en el Uruguay se lo debe incorporar ya al programa del Frente Amplio.

Y la salida es tan simple que asombra. ¿Será por eso que Mujica la insinuó en la ONU y luego nunca más habló del tema? Se necesita que la moneda sea única y universal y que los impuestos se apliquen sobre el giro del dinero, dando muerte a los paraísos fiscales y a los sistemas impositivos basados en el consumo, los salarios y las pensiones.