Dom. 25. Feb 2024, Santa Fe - Argentina
opiniones

YEMEN ATACADO POR EL PODER ANGLOSAJÓN (Speciale)

YEMEN ATACADO POR EL PODER ANGLOSAJÓN (Speciale)

PALERMO-ITALIA (Speciale per PrensaMare)  Al controlar un estrecho clave para el comercio internacional en el mar Rojo, los hutíes de Yemen han afectado la cadena de suministro mundial marítimo.

Los hutíes dominan el estrecho paso hacia el mar Rojo, y han puesto en un aprieto a EEUU que se considera “garante” de lalibre circulaciópn de los mares.

Por ello Estados Unidos (junto al Reino Unido, Australia, Bahréin, Canadá y Países Bajos) lanzó el pasado 11 de enero un ataque militar contra más de 60 posiciones de los hutíes.

Arabia Saudita lideró por decisión de EEUU (y apoyo de la Unión Europea) una alianza militar atacando e invadiendo Yemen, para sostener al gobierno que repudia el pueblo. A partir de allí, los sauditas contaron con el gran apoyo de Emiratos Árabes Unidos a partir de 2014. Finalmente en el 2020, los emiratíes se rindieron; luego –en 2023- los sauditas aceptaron un acuerdo de paz.

Resultó evidente que no pudieron derrotar a los hutíes que cuentan con el apoyo de Irán (que le aporta armas, entrenamiento e inteligencia); siendo dable destacar que los propios hutíes han desarrollado tecnología militar propia, y además, ejercen el control de vías fluviales estratégicas.

Uno de los principales logros de los hutíes ha sido el lograr que EEUU volviera a involucrarse directa y oficialmente en el conflicto (dejando de lado su supuesta no participación, que ejercía –por cierto- con Arabia a la cabeza).

Esta intervención estadounidense genera –lógicamente- un mayor impacto en la economía mundial. El tema para la economía de EEUU es que si bien espoderosísima y líder mundial, depende del comercio internacional, por lo que a la vez, es vulnerable a las interrupciones de circulación de naves.

Los grandes de la economía mundial se encuentra en un auténtico “cuello de botella” en Bab el-Mandeb.

En Washington imaginaron una invasión y victoria saudita (con sus aliados) sobre los hutíes, sin tener que involucrarse. Pero muy lejos de ello, los rebeldes no solo que no han sido derrotados, sino que se fortalecieron, reciben los apoyos de los pueblos árabes y de los iraníes, y hasta “se han dado el lujo” (en medio de su propio drama) de mostrarse solidarios con Palestina.

Es así que advirtieron al paso de naves de todo el mundo, y han lanzado ataques sobre ellas. Y en enero de 2024 Washington decidió involucrarse, atacar y –al fin de cuentas- quedó “pegado” mucho más con Israel.

Toda esta situación genera riesgos, inseguridades, y elevación de costos, además de retardos en entrega de productos. Si las navieras deciden no pasar más por esa zona, deberán buscar rutas alternativas con un sustancial aumento de costos (de transporte y de tardanzas en viajes).

La Franja de Gaza y Yemen están prácticamente destruidos; peor no pueden estar. Los problemas se generarán para las economías de EEUU y europeos.

Inclusive ya se habla que en algunos países de la Unión Europea podrían producirse desabastecimientos de ciertos productos en breve.

La tensión en el mar Rojo no es gratuíta para occidente; nadie en Washington ni en Bruselas lo tuvo en cuenta... los hutíes, si (¡).

Por dicha zona martíma transita el 12% del comercio mundial y hasta un 30% del volumen global de contenedores. La ruta que atraviesa el golfo de Adén y el estrecho de Bab el Mandeb ya está siendo evitada por varias navieras, que decidieron irse más al sur y pasar por el cabo de Buena Esperanza (en Sudáfrica). Ello repercute en un viaje de entre 12 y 15 días más largo y en el precio del flete (a lo que debe agregarse la elevación de las primas de los seguros).

En medio de una economía de la UE cerca de la recesión técnica, se le agrega una presión inesperada y costosa que no controlan.

Los bienes y materias primas que salen de los puertos asiáticos y se dirigen a Europa y a EUU, ya son los primeros afectados.

El encarecimiento en términos interanuales asciende hasta el 174% en el caso de los trayectos desde el puerto de Shanghái al de Rotterdam (4.951 dólares por container) o al de Génova (126% y 6.282 dólares por container).

El aumento de los fletes ya impacta directamente en el precio final de los productos.

Si bien la pandemia obligó a la imaginación y solución de problemas, existe un impacto en las cadenas de suministro y en el comercio. Si los hutíes lograr eliminar la circulación naviera por frente a sus costas por un tiempo prolongado, ello significará un grave golpe a la economía occidental.

Las primeras consecuencias ya se notan en la industria textil, el de la automoción, la producción de neumáticos, la alimentación, ferretería, bricolaje y la industria química.

Es así que el poder económico va a generar fuertes presiones sobre elpoder militar occidental para que ‘soluciones’ el problema lo antes posible, y todo vuelva a la normalidad. El problema ahora se centra en la ceguera y el odio de los sectores más duros de EEUU, Reino Unido e Israel.

La situación se agravará para los europeos que reciben el petróleo que llegaba por la ruta del mar Rojo, proveniente de Arabia Saudita e Irak. El mismo ya se ha encarecido (un 5%), pero puede continuar haciéndolo.