Sab. 24. Feb 2024, Santa Fe - Argentina
Mundo

LA EXCUSA DE OMICRÓN, PARA EL RACISMO ISRAELÍ

LA EXCUSA DE OMICRÓN, PARA EL RACISMO ISRAELÍ

PALERMO-ITALIA  (PrensaMare)  El gobierno israelí restableció la prohibición a los ciudadanos extranjeros de ingresar a Israel. Usa para ello la aparición de la variante Omicrón, del coronavirus.

Sin embargo, mientras se prohíbe a unos, se habilita a otros. Así, los cristianos que quieren visitar Tierra Santa tienen las fronteras cerradas, pero no así los de religión judía. Efectivamente: delegaciones de grupos judíos estadounidenses fueron eximidas de la prohibición y admitidas en Israel.

La excepción incluye a los beneficiarios del programa Birthright, que ofrece viajes gratis a Israel para jóvenes judíos de todo el mundo.

Esta ‘selección’ de las autoridades israelíes ha generado protestas, como expuso Wadie Abunassar, portavoz y consejero de las iglesias en Tierra Santa. Indicó que varias iglesias estaban molestas por el trato selectivo y acusaron a Israel de discriminar a los peregrinos cristianos.

El racismo y discriminación a los cristianos es claro, pues el coronavirus afecta a todos, no solo a los cristianos. Este veto a los extranjeros (cristianos) se ha extendido hasta el 29 de diciembre, por lo que no pudieron asistir en la Navidad.

El Ministerio de Exteriores israelí ha negado que actúa de forma discriminatoria. Inclusive de manera amenazante declaró: “...Esperamos que los líderes religiosos no se comprometan y no promuevan discursos infundados de odio e incitación que solo sirven para echar leña. en el fuego del antisemitismo y puede conducir a la violencia y dañar a personas inocentes”.

Tal forma de expresarse pretende tildar de ‘antisemitismo’ (¿?) a quienes protesten por su accionar discriminatorio. No suena a algo de ‘locura’ esta forma de ser...?

Mientras tanto, y como para entender que esa acción discriminatoria no es un hecho aislado, las autoridades cristianas han denunciado que continúan los ataques «físicos y verbales», ataques a iglesias, «lugares santos regularmente vandalizados y profanados e intimidación continua de los cristianos locales que simplemente tratan de ejercer su fe libremente y llevar a cabo su vida diaria».

Los patriarcas y jefes de las Iglesias de Jerusalén en un comunicado, difundido el 15 de diciembre, denuncian «la actual amenaza a la presencia cristiana en Tierra Santa»; hablando de «tácticas empleadas por grupos radicales en el intento sistemático de expulsión de la comunidad cristiana de Jerusalén y de otras partes de Tierra Santa».

«Las nuevas restricciones bloquean la posibilidad de que los fieles pasen la Navidad en Tierra Santa, pero los israelíes continúan viajando al extranjero y reingresando al país... También es un problema a nivel local, dado que los cristianos de Belén que viven de la industria de la peregrinación son penalizados y sufren un daño económico considerable».