Mie. 12. Jun 2024, Santa Fe - Argentina
Política

ARGENTINA ES UNA COLONIA…?

ARGENTINA ES UNA COLONIA…?

SANTA FE-ARGENTINA  (PrensaMare)  La asunción de Alberto Fernández dio paso a una maniobra mediático-política, propia de épocas del colonialismo.

Lógicamente que los protagonistas –como no podía ser de otra manera-, fueron EEUU y el grupo Clarín.

Ocurre que desde el diario Clarín se publicó que existía «indignación» de parte del funcionario estadounidense Mauricio Claver-Carone por la presencia del ministro de Comunicación de la República Bolivariana de Venezuela, Jorge Rodríguez y del ex presidente ecuatoriano, Rafael Correa.

Ambos fueron invitados por el nuevo presidente Alberto Fernández para que participaran en su asunción. Lo que –al parecer- al empleado de Washington ello no le gustó (¿?).

Si en verdad ello sucedió, el funcionario del gobierno de Donald Trump es un desubicado e irrespetuoso. Si no ocurrió y se trató de una de las clásicas maniobras u operaciones del grupo empresarial clarinetista, allá ellos.

Quienes se toman tiempo para reproducir o analizar o considerar tal información periodística, no solo son funcionales a Clarín, y a Washington, sino que se convierten en idiotas útiles.

 Washington puede darle órdenes a Juna Guaidó, a la dictadora boliviana, e su empleado Lenin Moreno y a unos cuantos políticos más; pero en Argentina (les guste o no), deben andar con otro tipo de calzado…

De este personaje enviado por el gobierno de Trump, se puede decir que es un estadounidense. Acérrimo opositor a la Revolución Cubana y defensor del bloqueo a su país, Cuba. Inclsive en su momento estuvo en contra de ciertas actitudes del entonces presidente Barak Obama, que pretendían mejorar las relaciones con Cuba.

El abogado Claver-Carone es nacido en Miami. Criado y formado dentro del retrógrado y anticubano ambiente de los ‘gusanos’.

Ha sido empleado de multinacionales estadounidenses, defendió los intereses de ellas, y fue Director Ejecutivo interino de EEUU ante el Fondo Monetario Internacional. Actualmente es Director de Asuntos del Hemisferio Occidental en el Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos.

Un personaje que mostró en declaraciones públicas su alegría por la muerte de Fidel Castro. Por ello no llamó la atención que haya sido director ejecutivo del comité de acción política US-Cuba Democracy PAC. Un grupo de presión y de loby de la ultraderecha que sucedió a la fascistoide Fundación Nacional Cubano Americana. Un personaje que ha hecho todo lo posible e imposible para que no llegara ningún tipo de ayuda a Cuba.

Para el gobierno argentino (el nuevo) ha caído muy mal que este funcionario decidiera marcharse del país, suspendiendo el encuentro ya programado con el nuevo canciller Felipe Solá.

Pero además, usó territorio argentino para atender y reunirse con una “enviada” del autoproclamado presidente venezolano Juan Guaidó. Ella pretendió tomar parte del acto de asunción de Fernández, “en nombre del gobierno de Venezuela”, pero no pudo, por decisión del peronismo.

Se entienden estas actitudes de Claver-Carone, porque semanas atrás habían hecho llegar a la embajada de EEUU en la Ciudad de Buenos Aires y al propio Alberto Fernández su “desagrado” por haber colaborado para salvar la vida de Evo Morales y lograr que se exiliara en México.

Ha trascendido que la suspensión del encuentro con Felipe Solá, el empleado estadounidense la decidió luego de consultar a Trump.

Está visto que con prepotencia, arrogancia y destrato, Washington pretende marcarle la cancha al nuevo gobierno peronista.