Lun. 26. Feb 2024, Santa Fe - Argentina
Política

LA INTERNA EN EL PRO

LA INTERNA EN EL PRO

CIUDAD DE BUENOS AIRES-ARGENTINA  (PrensaMare)  La presidenta del PRO, Patricia Bullrich, sabe perfectamente que el partido asiste a una ‘minicrisis’ que repercute en el opositor Juntos por el Cambio. En principal problema que se le ha generado al sector duro (más antiperonista) es que gobernantes del PRO trabajan ‘codo a codo’ en medio de la pandemia con el presidente Alberto Fernández.

Ello va en contra de los intereses de Bullrich y de Mauricio Macri, que plantean el total endurecimiento y oposición, y –a la vez- utilizar la pandemia para golpear al gobierno peronista.

Públicamente Bullrich dijo: "El presidente Alberto Fernández está planteando que hay que trabajar todos juntos y construir unidad, y el esfuerzo que se hace en Cambiemos genera ciertas discusiones y algunos dicen que por un lado están los halcones, y por otro las palomas".

Recientemente la conductora del derechista PRO salió en defensa de la exgobernadora bonaerense María Eugenia Vidal (con la que no mantiene contacto). Lo hizo –explicó- “como presidenta del PRO".

"No hablamos con Vidal. Igualmente, como presidenta del PRO salí en defensa de ella y de nuestro gobierno, porque el presidente está planteando que hay que trabajar todos juntos y construir la unidad y después te pega por abajo de la mesa una patada: es como un juego totalmente sucio", se quejó por la política, que –después de tantos cambios de partidos- parace haber encontrado en el PRO, su casa.

Una de las posiciones que más molestan al dueto Bullrich-Macri es la del Jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta. Consideran que su accionar atenta contra los intereses partidarios, y le reclaman (puertas adentro) durezas.

Para la presidenta del PRO, el presidente está "tratando de dividir a la oposición". Los afiliados al PRO con responsabilidad en el gobierno (municipios y comunas) consideran que de endurecer sus posiciones, chocarían con los gobiernos provinciales y nacional peronista. Y ello afectaría su relación con los ciudadanos a los que le deben dar soluciones diariamente.

Como ni Bullrich, ni Macri tienen esta responsabilidad, ellos han armado una estrategia que choca con sus políticos del mismo partido.