Sab. 20. Abr 2024, Santa Fe - Argentina
Economía

SE VIENE EL COCACOLAZO...

SE VIENE EL COCACOLAZO...

SANTA FE-ARGENTINA (PrensaMare)  De manera nada desinteresada, la multinacional Coca Cola anunció que tras las elecciones aplicará un aumentazo de sus productos del... 35 por ciento en los precios.

Se trata de una decisión post comicios, que en verdad tiene por objetivo el ir ‘calentando’ la economía. Un anuncio que repercutirá en forma inmediata, y antes de los comicios. Porque Coca Cola también hace su juego político en favor de los intereses antinacionales y antipopulares, apostando por ricos cada vez más ricos, y más pobres cada vez más pobres.

La firma de bebidas y gaseosas ya comunicó su decisión a los comercios de todo el país calificándolos de "aumentos preventivos" (¿?). Ello significa que Coca Cola ha decidido no respetar los acuerdos de precios hasta que no haya nuevo presidente.

Una multinacional que en los últimos tiempos ha jugado políticamente, aplicando aumentos que le originaron denuncias y recibir multas por especular.

Estamos ante una poderosa firma que controla el 65 por ciento de las góndolas supermercadistas argentinas.

Este aumentazo se aplicará al día siguiente de la primera vuelta electoral, o sea: el 23 de octubre.

Ha sido una decisión de Coca Cola Company (la dueña) y que debe ser aplicada por todas las distribuidoras que tiene la marca en el país: Reginald Lee, Femsa, Distribuidora Atlántica, Andina, Arca y Continental.

La conducción de la empresa decidió que no va a respetar los acuerdos de precios, porque no sabe quien administrará el país tras esa elección. Una pretendida justificación que carece de sustento por donde se lo busque. Porque en verdad, ningún ciudadano sabe quién ganará la elección; ni siquiera si habrá segunda vuelta.

De esta forma, los argentinos asisten a una situación grave respecto a la decisión de una firma extranjera, que lisa y llanamente se posiciona políticamente en medio de un proceso electoral, cuando en otros tiempos, ninguna multinacional se arriesgaba a tanto. Siempre han buscado mantenerse ‘al margen’ de “lo político”, pues ello podía afectar su imagen.

La decisión a la vez, choca de frente con lo hecho hasta el momento por firmas grandes nacionales (La Serenísima, Ledesma, Molinos, Arcor...). Estas han preferido apostar por la mesura.

Por lo que se puede comprender que desde Coca Cola imaginan un panorama económico post elección de caos económico, o directamente... apuesta a ello (¡).

Su decisión no será exclusiva y seguramente por el peso propio de Coca Cola, ello será imitado por otros, de manera silenciosa (inclusive antes de voatrse).

Desde Coca Cola saben perfecatmente lo que hacen, pues controlan el 65% del total del rubro de bebidas (le escola la multinacional Pepsico, en gaseosas).

La economía de consumo masivo en alimentos y limpieza en el país está super-concentrada. Apenas 20 empresas controlan el 74% de la facturación de todo lo que venden los supermercados. Allí, además de Coca Cola aparecen Molinos, Danone, Unilever, Sancor, La Serenísima (Mastellone), Procter and Gamble, Arcor y Papelera del Plata, entre otras.

Coca Cola había sido sancionada a mitad de este año. Fue por no respetar el programa Precios Justos, por lo que la Secretaría de Comercio le aplicó una multa de 45 millones de pesos por serias irregularidades con remarcaciones.

Dicho programa establecía (permitía) aumentos mensuales del 3.2%, pero Coca Cola los aplicó en el orden del... 32,5% mensual (¡).

Ello se comprobó cuando desde la Secretaría pudieron acceder a facturas de los proveedores.

En medio de la inflación que soporta el país, esta medida es presentada como un ‘ajuste’, cuando en verdad debería hablarse de aumentos desestabilizadores y de ‘golpe blando’...