Mie. 12. Jun 2024, Santa Fe - Argentina
opiniones

A 200 AÑOS DEL DECRETO ANTICORRUPCIÓN... (Oscar Bravo)

A 200 AÑOS DEL DECRETO ANTICORRUPCIÓN... (Oscar Bravo)

LOS TEQUES-VENEZUELA (por Oscar Bravo)  A 200 años del decreto anticorrupción del Libertador.

“Los legisladores necesitan ciertamente una escuela de moral” (Simón Bolívar).

Es impresionante los niveles de escándalo público por las acciones ilegales y con un altísimo indicio de corrupción administrativa por parte de las y los integrantes de una Asamblea Nacional que se le venció su periodo legal parlamentario en el 2020 y que ya tiene 4 años de vencidos, pero siguen insistiendo (con el apoyo de Estados Unidos y La Unión europea) que esa Asamblea Nacional del 2015, es la única institución pública que es legal en Venezuela, en medio de la más feroz dictadura del planeta tierra…

Es tanto el descaro por parte de estos grupos de opositores radicales, que llevan años aprobándose un presupuesto de funcionamiento totalmente dolarizado, con unos impresionantes sueldos, en donde la gente se pregunta de dónde salen esas inmensas cantidades de dinero y la respuesta es muy lamentable: del bochornoso robo de los activos que Venezuela tiene en el exterior y que a todas luces estamos en presencia de graves delitos, en la que se debe incluir la traición a la patria…

Es importante recordar que hace precisamente 200 años, El Libertador Simón Bolívar (12 de enero de 1824) decreta la pena de muerte para todos los funcionarios públicos que hayan “malversado o tomado para sí” parte de los fondos de la nación, medida que tomó con el fin de reducir el mal de la corrupción en la entonces Gran Colombia y que en la segunda parte de la exposición de motivo señala “Que el único medio de extirpar radicalmente este desorden, es dictar medidas fuertes y extraordinarias”…

Si esta situación la llevamos al presente, de cómo un grupo de exparlamentarios y exparlamentarias, siguen haciendo desastres con los fondos públicos y que actúan con total impunidad, nos hace recordar el decreto emitido hace dos siglos, en que el mensaje era claro: el único castigo que merecen las personas corruptas es con la pena capital (la muerte) y que en los actuales momentos no puede ser aplicados, ya que en nuestra Constitución Nacional, la pena máxima es 30 años…

La justicia venezolana,  algo tiene que hacer con el ex interino y su pandilla, que se están dando “la gran vida” en Miami y la nueva directiva de la ilegal Asamblea Nacional del 2015…