Sab. 18. May 2024, Santa Fe - Argentina
Por el país

MURIÓ EL ESCRITOR HORACIO GONZÁLEZ

MURIÓ EL ESCRITOR HORACIO GONZÁLEZ

CIUDAD DE BUENOS AIRES-ARGENTINA  (PrensaMare)  A causa de coronavirus, a los 77 años, murió Horacio González. Escritor, sociólogo y exdirector de la Biblioteca Nacional (con Cristina Fernández), era un referente de la cultura argentina.

Nacido en esta ciudad el 1º de febrero de 1944 –ante el abandono de su padre- fue criado por su abuelo ferroviario, originadio de la italiana Renacati. Lector desde niño, fue al Colegio Nacional Sarmiento.

Luego estudió Sociología en la Universidad de Buenos Aires en los años sesenta. Integró el histórico proyecto de las Cátedras Nacionales, que funcionaron entre 1968 y 1972. Fue un resistente a las dictaduras de Juan Carlos Onganía, Roberto Levingston y Alejandro Agustín Lanusse. Escribió en revistas como Antropología, 3er Mundo y Envido; relacionándose con el peronismo revolucionario.

De la militancia universitaria pasó a sumarse las FAP (Fuerzas Armadas Peronistas); en 1970 se recibió de sociólogo; en 1971 se relaciona con el MRP (Movimiento Revolucionario Peronista), un grupo que se sumaría a Montoneros.

Tras la muerte del metalúrgico José I. Rucci, se marchó con la llamada JP Lealtad, tomando distancia de Montoneros.

Producido el golpe de marzo de 1976, ese mismo año se exilió en Brasil, radicándose en Sao Paulo. Allí dio clases, cursó el doctorado en Sociología y escribió en portugués Evita. La militante en el camarín.

Regresa a Argentina en 1983, conoció a la cantante Liliana Herrero, su compañera desde entonces, y se sumó a enseñar en la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA, en la Universidad Nacional de Rosario y en la Facultad Libre de Rosario.

Escribió en la revista Unidos (dirigida por Carlos “Chacho” Álvarez entre 1983 y 1991), y en Cuadernos de la Comuna. Formó parte en 1991 de la revista El ojo mocho.

Escribe los libros La ética picaresca (1992), El filósofo cesante (1995), Arlt: política y locura (1996), y Restos pampeanos. Ciencia, ensayo y política en la cultura argentina del siglo XX (1999).

Desde la presidencia, Néstor Kirchner lo llamó y en un bar le ofreció la Subdirección de la Biblioteca Nacional (que dirigió Elvio Vitali entre 2004 y 2005). Después el Director fue Horacio González. Volvió a editar la revista La Biblioteca (fundada por Paul Groussac); rescató importantes títulos; publicó ediciones facsimilares de revistas de diversas corrientes ideológicas y políticas. Se inauguró el Museo del Libro y de la Lengua (2011).

Mientras era funcionario también escribía y aparecieron sus libros La crisálida. Metamorfosis y dialéctica (2001), Filosofía de la conspiración. Marxistas, peronistas y carbonarios (2004), Los asaltantes del cielo. Política y emancipación (2006), Escritos en carbonilla. Figuraciones, destinos, relatos (2006), Perón: reflejos de una vida (2008) y El arte de viajar en taxi (2009), entre otros libros.

En 2008 formó parte de los intelectuales que crearon Carta Abierta. Criticó que Mario Vargas Llosa (Premio Nobel de Literatura 2010), haya sido elegido en 2011 para inaugurar la Feria del Libro. Lo hizo en una carta dirigida al presidente de la Cámara Argentina del Libro (CAL). Lo que llevó a la presidenta, Cristina Fernández, a que retirara esa carta y le planteó que esa discusión “no puede dejar la más mínima duda de la vocación de libre expresión de ideas políticas en la Feria del Libro, en las circunstancias que sean y tal como sus autoridades lo hayan definido”.

Ello llevó a que un impresentable como el mismísimo Vargas Llosa aprovechara ese planteo de González para afirmar: “Los intelectuales kirchneristas comparten con aquel general (por Albano Harguindeguy, que censuró sus libros La tía Julia y el escribidor y Pantaleón y las visitadoras, en épocas de la dictadura) cierta noción política de la cultura y del debate de ideas que se sustentan en un nacionalismo un tanto primitivo y de vuelo rasero” (diario El País, de España).

“Donde usted, Vargas, ve barbarie, hay civilización”, le contestó González en un extenso artículo publicado en Página/12. Y continuaba escribiendo; tanto es así que el mismo año de la disputa con Vargas Llosa (en la misma Feria del Libro), presentó: Kirchnerismo. Una controversia cultural.

Luego llegó su primera novela, Besar a la muerta (2014). Y la segunda: Redacciones cautivas (2015). Y la tercera: Tomar las armas (2016).

Ejerció en la Biblioteca Nacional por una década: de diciembre de 2005 hasta diciembre de 2015. Retornaría convocado por el actual director, Juan Sasturain, para reactivar el Departamento de Publicaciones y retomar la edición de libros en papel. En 2019 fue director de la filial argentina de la editorial Fondo de Cultura Económica (FCE).

Publicó Traducciones malditas (2017) y La Argentina manuscrita. Cautivas, malones e intelectuales (2018).

La cultura está de duelo; la Nación está de duelo.