Mar. 28. May 2024, Santa Fe - Argentina
Economía

LA CRISIS LLEGÓ A LOS LIBROS ARGENTINOS

LA CRISIS LLEGÓ A LOS LIBROS ARGENTINOS

SANTA FE-ARGENTINA (PrensaMare)  El informe de la Cámara Argentina del Libro (CAL) es contundente. El mercado editorial cayó un 24% en la producción de libros.

La cantidad de ejemplares disminuyó el año pasado a valores similares a la prepandemia. La caída de las ventas en las librerías alcanzó el 40%.

"En los últimos dos años, el papel duplicó la inflación y eso impactó en los costos”, explica Juan Manuel Pampín, presidente de la CAL.

Se acerca la 48° Feria Internacional del Libro de Buenos Aires y las librerías informaron una caída en las ventas del 30% en enero; en febrero se acentuó y fe del 40%.

La Cámara Argentina del Libro (CAL) reúne a las medianas y pequeñas editoriales, y en su informe anual de la producción editorial sostuvo que las novedades cayeron en el 2023 respecto del 2022 con 34.002 títulos publicados (24.960 en papel y 9.312 en formato digital). Donde más se sintió la caída es en la cantidad de ejemplares: los 47.988.761 son un 24% menos que el año anterior (se retrocedió a los números de la prepandemia).

La tirada promedio pasó...

De 2.900 ejemplares en 2016 a 1.700 en 2023. La mayoría de estas novedades salieron al mercado con una tirada de 1.000 ejemplares (menos de un ejemplar por cada librería del país).

“Las editoriales están publicando tiradas más chicas”, confirma Juan Manuel Pampín.

“En el 2023 hubo una recesión que comenzó a sentirse sobre todo en la segunda mitad del año; por otro lado, los precios del papel se fueron al demonio: en los últimos dos años, el papel duplicó la inflación y eso impactó en los costos de producción del libro. El costo del papel representaba el 30% del libro y ahora está aproximadamente en 55%. La caída se da por una combinación de cuestiones: menos producción, encarecimiento del papel y reducción de las tiradas”.

“Hoy por hoy podés hacer 20 ejemplares o 200 de cada libro que publicás, el tema es la mirada comercial que le imprimís. En Argentina tenemos más de mil librerías y estamos produciendo un ejemplar por librería para llegar idealmente a cada una. Nadie llega a cubrir las mil librerías, pero se usa como unidad de medida. Hay editoriales que producen muchísimo menos ejemplares; dependen por supuesto si es una segunda o tercera edición, o si es la primera. Hay libros específicos de medicina o tratados de derecho que apuntan a un determinado público y no necesitan estar en todas las librerías”.

El 75% de las novedades están realizadas por pymes editoriales, y solo el 25% por los grandes grupos editoriales. “Las editoriales independientes por lo general apuestan por los nuevos autores. Los grandes grupos son descubridores de segundos libros”, plantea Pampín.

“Los editores más pequeños somos aquellos que corremos riesgos y descubrimos nuevas voces -agrega-. El ejemplo más claro que tenemos puede ser Cometierra de Dolores Reyes, que fue descubierta por una editorial pequeña independiente (Sigilo) y el año pasado publicó su segunda parte (Miseria) en Penguin Random House. Las editoriales más grandes por lo general tienden a minimizar el riesgo”.

Los grandes grupos editoriales...

Mantienen tiradas promedios cercanas a los 3.500 ejemplares y concentran el 40% de los ejemplares producidos, mientras que en las pymes la tirada promedio es de 1.300. La novedad más significativa es la traducción del japonés, que por primera vez ocupa el tercer lugar en idiomas traducidos con un 6%, después del inglés y del francés.

El incremento se debe al fenómeno creciente del manga. El segmento infantil y juvenil, que alcanza el 24% de las publicaciones, sigue siendo la temática más editada por el sector editorial en los últimos años, con una tirada aproximada de 1.500 ejemplares.

Más de la mitad de los libros...

De 2023 fueron editados en la ciudad de Buenos Aires. La provincia de Santa Fe consolida su condición de segundo polo editorial con el 9%. Córdoba quedó tercera, con un 4% y una caída de 3 puntos respecto al 7% que había alcanzado en 2022.

A partir de la pandemia hubo un crecimiento de las publicaciones digitales; 4 de cada 10 registros son digitales, impulsados sobre todo por las versiones digitales de registros previos en papel, que en 2023 llegó a su pico histórico con el 22%. El 82% de los libros digitales provienen del papel y solo un 18% son “nativos digitales”, es decir, ediciones concebidas exclusivamente en formato digital.