Dom. 03. Mar 2024, Santa Fe - Argentina
Notas

ENCARCELAMIENTO DE UNA ESPAÑOLA – PALESTINA

ENCARCELAMIENTO DE UNA ESPAÑOLA – PALESTINA

GAZA-PALESTINA  (PrensaMare)  La trabajadora de la salud Juana Ruiz (Juani Rishmawi), española y palestina, fue encarcelada por los israelíes el 13 de abril. Junto a ella, otras dos compañeras de los Comités de Trabajo de la Salud (Health Work Committees).

Tras varias semanas sin cargos, las autoridades de Israel la acusará de dirigir una trama financiera terrorista (¿?). Ello en razón que Juani ha conseguido fondos de Ong y gobiernos autonómicos españoles para que los centros de atención primaria palestinos atiendan la salud básica en Palestina durante estas décadas.

Este hecho ocurre mientras en el mundo cada vez es mayor el repudio contra Israel por sus acciones contra Palestina. Recientemente se produjo una acusación de ser un régimen de apartheid, y ello es un delito de lesa humanidad.

Este apartheid sistémico ha recrudecido con su máxima maldad y programación durante la pandemia del Covid-19. Porque Israel usa el virus como un arma contra Palestina. Estos hechos –entre otros-, constituyen terrorismo de Estado y su denuncia ya se encuentra en la Corte Penal Internacional.

El encarcelamiento de Juani es una maniobra ‘aceitada’ de represión, a la que se agregan asesinatos sobre jóvenes, detenciones de madrugada a manos militares, secuestros sin actuación dela justicia y sin cargos, traslados sorpresivos y con destinos desconocidos de esos rehenes políticos, condiciones infrahumanas de detención, torturas físicas o psicológicas.

Los cinco millones de palestinos sufren de ‘libertad condicionada’. Se afronta un increíble índice de condenas del 99,7% en caso de ir a juicio. Es común que los tribunales israelíes consideren a los palestinos como “combatientes ilegales” y se les apliquen las penas más duras.

Cisjordania y Gaza son verdaderos guetos en manos del gobernador militar israelí designado en cada momento por Tel Aviv. Israel construyó un ilegal muro de hormigón que encerró Cisjordania y Gaza. De esa forma mantiene encarceladas a 800.000 palestinos. En los últimos 20 años encarceló a 80.000 de ellos (un promedio que supera las 10 personas diarias). Constantemente Israel dispone de entre 150 y 200 menores encarcelados (en manos de tribunales militares).

En el caso de Juani, ella es española y es palestina y lleva 3 décadas y media trabajando por la salud en los centros de atención primaria. Ella ha hecho todo lo que tuvo a mano para que el cononavirus afectara lo menos posible a los rehenes palestinos.

Mientras ello sucedía, de manera cínica Israel se vanagloriaba y exaltaba obsenamente (con elapoyo de los medios occidentales) que llevaba adelante la más “exitosa campaña de vacunación” del mundo… Ocultándose que excluyó de dicha vacunación a los palestinos. Racismo puro.

Inclusive en su criminal maniobra, al conocerse la pandemia, cerró en Silwan (Jerusalén Este), una clínica palestina que realizaba test. Una forma se alimentar su maquinaria criminal contra los palestinos; si no los mata con bombas, cárceles y torturas, aprovecha también el Covid-19.

Luego de ello procedieron a arrestar sin cargo alguno a los equipos de desinfección palestinos en la ciudad de Jerusalen y Cisjordania. Por ello la Autoridad Palestina (en dicha última ciudad) debió decretar el confinamiento antes que lo implantase Israel.

En ese momento, el 80% de los casos detectados en Cisjordania eran trabajadores palestinos en el Estado israelí (esos que cada madrugada salen del gueto y cada noche regresan). Así, sin prevención y sin atención sanitaria de Israel, se contagian y contagian al resto.

Israel ha negado las vacunas a la población palestina de sus rehenes de Gaza y Cisjordania, lo que viola el derecho internacional (porque el IV Convenio de Ginebra establece que toda potencia ocupante debe proveer de los servicios sanitarios a la población ocupada).

Pero no contentos con ello, el gobierno de Benjamin Netanyahu impidió la entrada del primer lote de vacunas Spunik V, a Gaza (compradas por los palestinos a través del mecanismo Covax).

Por todo esto está presa Juana Ruiz, Juani Rishmawi, y sus dos compañeras de los Comités de Salud. Porque trabajan solidariamente junto al pueblo palestino y ello significa, oponerse a la criminalidad israelí.

Desde diferentes ámbitos internacionales se reclama la libertad de Ruíz y sus compañeras. Como también que estos hechos se agreguen a la denuncia ante el Tribunal Penal Internacional (contra Israel).