Lun. 15. Abr 2024, Santa Fe - Argentina
Opinión

EN EEUU LOS BANCOS TAMBIÉN QUIEBRAN... (Rodolfo O. Gianfelici)

EN EEUU LOS BANCOS TAMBIÉN QUIEBRAN... (Rodolfo O. Gianfelici)

SANTA FE-ARGENTINA (por Rodolfo O. Gianfelici, PrensaMare)  Silencio total de los gurús económicos y neoliberales argentinos; no es para menos. Un banco ha quebrado en Estados Unidos. Algo que seguramente suena inentendible para los profetas del sistema dominante.

Claro que con el paso de los días seguramente encontrarán una respuesta y hablarán que “el sistema sabe autodepurarse y expulsa a quienes no son confiables”... Porque a la hora de buscar justificativos, nada mejor que los economistas y los neoliberales

Lo cierto es que la noticia sorprendió y de seguro debe haber generado más que una gran expresión de ojos abiertos y cejas arqueadas tratando de buscar una explicación y un interrogante a futuro. Cayó el SVB, el Silicon Valley Bank.

Se trata solo de la caída de una entidad financiera, o es el inicio para que otras la sigan...?

Lo concreto es que se desató una verdadera alarma en el sistema bancario en Estados Unidos. Se trata de la quiebra del banco estadounidense más grande en caer desde la crisis financiera de 2008. Esta situación llevó a que algunos medios se vieran obligados a recordar que días antes también había caído el banco Silvergate (dedicado al negocio de las criptomonedas).

Desde hacía varios días se comentaba que la situación del SVB era irreversible. Que más tarde o más temprano terminaría bajando sus persianas. Tanto fue así que sus acciones habían bajado 60 por ciento, por lo que las autoridades reguladoras de Estados Unidos decidieron suspender sus actividades.

La entidad ya está en manos de la Corporación Federal de Seguros de Depósitos y se enteraron que registraba 175.000 millones de dólares de depósitos de los clientes (algunos de ellos, importantísimas firmas de tecnología de California).

Qué le pasó al SVB...? Se quedó sin efectivo. Si; el banco se encontró con falta de liquidez. Ante semejante situación, intentó recaudar dinero con algunas ventas y hasta el Directorio en forma urgente analizó la posibilidad de vender el banco para tratar de frenar el retiro masivo de activos.

Lejos de ello, los rumores se acrecentaron y no pudo poner fin a la espectacular corrida; así, en apenas 48 horas el banco quedó ‘en la lona’.

Ahora se dejó trascender desde el influyente y poderoso New York Times que la Corporación Federal de Seguros de Depósitos devolverá en breve, hasta 250.000 dólares depositados por cada cliente (o sea: un tope).

La pregunta es: Y el resto del dinero depositadopor arriba de los 250.000 dólares por cliente...?

Bueno, allí aparece el capitalismo a pleno, demostrando que llegado el momento hasta los poderosos depositantes pueden transformarse en víctimas de un sistema cruel.

Porque quienes tenían cifra superior a los 250.000 dólares depositados, van a recibir certificados de fondos no asegurados. Ello significa que cobrarán sólo si es posible recuperar los activos.

Mientras tanto, se habla que las pérdidas del SVB superaríanlos 2.200 millones de dólares (pero monto calculado a cuando intentó desprenderse de bonos).

Porqué llegó el banco a esta situación...? Porque la Reserva Federal dispuso una suba de la tasa de interés. Ello subió el rendimiento del dinero (de casi cero) a casi el 5 por ciento. Ocurrió que el SVB tenía colocaciones muy importantes de su cartera de activos en títulos del Tesoro de largo plazo e instrumentos hipotecarios. Y éstos bajaron su precio ante el aumento de las tasas.

Fue así que comenzó una corrida (retiro de dinero en efectivo del banco), y el Directorio respondió vendiendo estos títulos reconociendo una pérdida importante. Pero era la única forma de conseguir liquidez. Sucedió que el mismo sistema especulativo capitalista lo asfixió, al impedirle obtener liquidez de otras formas.

Este golpe no se circunscribió solo al SVB, sino que inmediatamente produjo una caída del precio de las acciones de otras entidades bancarias. Fue así que el Tesoro de Estados Unidos dispuso un monitoreo ante el riesgo que se pudiera producir un efecto dominó sobre otros bancos.

En este sentido, pocos le dieron importancia días antes a que había quebrado el Silvergate; porque era un banco chico y porque su actividad era atender a empresas de criptomonedas. Un hecho que no escapó al temor especulativo y generó la caída de más de 10 por ciento en el precio del bitcoin y otras monedas digitales.

El alerta se extendió de forma rápida sobre el First Republica que perdió más de un 20 por ciento en el precio de sus las acciones; y algo similar se produjo con el Signature Bank. Solo lograron superar este golpe las entidades grandes, que sintieron el impacto, pero en la jornada siguiente se recuperaron.

Pero como siempre, a río revuelto ganancia de pescadores. En este caso de empresas y grupos especuladores que aprovecharon para hacer sus rápidos negocios pues los bonos soberanos en moneda extranjera de muchos países cayeron hasta un 4 por ciento.

Una situación que repercutió para que se dispararan los riesgo país, y aumentaran el precios de los dineros para esos países necesitados.