Dom. 14. Abr 2024, Santa Fe - Argentina
De todo

PATRICIA BULLRICH Y EL ENVÍO DE ARMAS A BOLIVIA

PATRICIA BULLRICH Y EL ENVÍO DE ARMAS A BOLIVIA

CIUDAD DE BUENOS AIRES-ARGENTINA  (PrensaMare)  Recientemente se conoció ya la información oficial boliviana sobre la participación activa del gobierno argentino de Mauricio Macri, aproyando el golpe de Estado de 2019 en Bolivia.

Inmediatamente algunos de sus funcionarios en esos tiempos intentaron hacerse los distraídos y no recordar qué ocurrió o qué hicieron. Los medios del discurso único, salieron a dudar de la información a sostener que era una “polémica” (¿?), y a afirmar que “se habrían” enviado armas (es decir: dudando).

Hasta que apareció la entonces ministra de Seguridad macrista –actual titular del PRO-, Patricia Bullrich, para, con una carta, dejar en claro que el envío de las armas no está en duda alguna (¡).

En ese texto (4 páginas) Bullrich se defiende por el envío de material bélico, y acusa al actual presidente Alberto Fernández de "comprometer el honor de la Nación pidiendo disculpas injustificadamente" (¿?).

En sus dichos le otorga validez a las declaraciones del ex jefe de la Fuerza Aérea boliviana, Jorge Gonzalo Terceros Lara, quien expresó que la carta de agradecimiento (por el material bélico enviada al embajador argentino en Bolivia) era falsa.

De esta forma rechaza la denuncia hecha por el canciller de Bolivia, Rogelio Mayta. El tenma es que el propio Ministerio de Defensa de Bolivia, a cargo de Edmundo Novillo, confirmó que tiene en su poder la carta original que el excomandante de la Fuerza Aérea Boliviana (FAB) Jorge Gonzalo Terceros Lara envió a la embajada argentina en La Paz (agradeciendo la cooperación del gobierno de Macri para que el golpe triunfara).

Dicho comandante boliviano colaboró activamente una vez que asumió la dictadora Jeanine Áñez el 12 de noviembre. Tanto es así que fue activo y totalmente participativo al momento de la “transición” del gobierno constitucional derrocado de Evo Morales hacia los dictadores.

Lo importante también es que Bullrich reconoce la existencia de un "golpe de Estado"; lo hace ahora, en 2021, cuando en su momento (2019), la administración de Macri negó su derrocamiento. Pero claro, Bullrich es Bullrich, y en el texto no dudó en responsabilizar (¿?) del golpe al presidente Morales. Adujo que "La renuncia del presidente Evo Morales... aumentó los disturbios que se estaban registrando... con motivo del intento de... una nueva reelección y las acusaciones de fraude electoral y posterior anulación de las elecciones". 

Lo llamativo (para la prensa hegemónica) es que Bullrich reconoce el envío de material bélico (que esa prensa negaba y/o dudaba). Ocurrió que la actual ministra de Seguridad argentina, Sabina Frederic, hizo conocer un informe sobre envío de municiones autorizadas, pero que no coinciden (¿?) con la cantidad que ingresó a la Policía Boliviana. Para lo cual Bullrich no duda y afirma que es un tema que debe investigarse en Bolivia.

El tema es que ella reconoce que durante su gestión se envió dicho material a Bolivia. Lo que ocurrió es que dentro de ese país, “en el camino”, se habrían extraviado o desviado fuera del control policíaco boliviano. En cuanto a que ello debe ser investigado por las autoridades bolivianas, ello nadie lo niega...

Un tema que le ha molestado a Bullrich ha sido que el 8 de julio de 2021, el presidente argentino envió una carta al Presidente de Bolivia, Luis Arce, disculpándose “con dolor y vergüenza” por la colaboración del gobierno argentino con las fuerzas golpistas. Y allí acusa al mandatario de “la imprudencia, la impudicia y la velocidad con las que usted compromete al Estado Argentino al reconocer semejante acusación sin la mínima indagación ni prueba”.

En el texto de la misiva también afirma:

“nuestro gobierno, a diferencia del actual que usted preside, en todo momento ha apoyado la democracia en el continente”;

Para pretender justificar que el golpe de Estado se produjo por culpa de Morales, recurrió a publicaciones de la agencia de prensa oficial de Alemania (DW), a un diario derechista y franquista español (El País), y a una agencia informativa británica (Reuters). Justamente a medios poderosos de los tres países que históricamente atacan a todos los gobiernos nacionales y populares americanos.

“el Ejército no intervino sino hasta la noche del 12 de noviembre a fin de imponer el orden”;

“el gobierno del presidente Mauricio Macri cumplió con su deber de resguardar la Embajada Argentina en Bolivia, protección que alcanzó no sólo al señor embajador y personal diplomático, sino también a dos ministros renunciantes del gobierno del señor Evo Morales”; llamativamente Bullrich reconoció el golpe, pero habla de “renunciantes”...

“era necesario brindar protección a los periodistas argentinos destacados en La Paz... se requirió la presencia del Grupo “Alacrán” de la Gendarmería Nacional... está capacitada en el empleo de armamento anti-disturbio... se requirió la autorización del envío del material y de su uso en el Estado Plurinacional de Bolivia”...

Finalmente Bullrich –con total ligereza-, terminó el texto de su carta acusando al mandatario argentino “por el pésimo menejo de una pandemia que la casi totalidad de los países han encarado de la mejor manera”. Un oportunismo muy pobre, donde demuestra que las informaciones y/o noticias que consume, no la muestran como muy acertada en cuanto a la elección periodística.