Sab. 18. May 2024, Santa Fe - Argentina
Opinión

URUGUAY: NUESTRO FRENTE AMPLIO AÚN NO DESPIERTA (Jorge A. Molinari)

URUGUAY: NUESTRO FRENTE AMPLIO AÚN NO DESPIERTA (Jorge A. Molinari)

MONTEVIDEO-URUGUAY (por Jorge Aniceto Molinari)  (Abordando eso gris, que parece la teoría).

El Presidente de la República maneja una determinada categoría económica que lo lleva a afirmar que al Frente Amplio también le conviene la reforma de la seguridad social que ellos han pergeñado porque es algo que van a tener que lidiar en el próximo gobierno.

Si es así, hay frenteamplista con vocación desarrollada de gobernantes que piensan eso.

El problema para la coalición gobernante y para el Frente Amplio es la gente, que reacciona de mil maneras pero que le rechina esta forma de razonar. Su reacción tiene a su vez de todo. Hay quienes dicen que la crisis la paguen los capitalistas, claro no dicen como, porque si una revolución se hiciera cargo del aparato económico no tendría forma de hacerlo funcionar por la vía de la propiedad estatal. Y con esto no estamos invalidando el rol en la historia de las estatizaciones, en el Uruguay desde el propio gobierno de Batlle y Ordoñez a principios del siglo 20.

¿Hay otra forma de financiar la seguridad social que esta que tenemos? La pregunta no se la plantearon los “expertos”, nos planteamos nosotros que vemos que esta forma actual de financiación muere en la auto financiación del propio trabajador o el subsidio del Estado a través de un sistema impositivo basado en el consumo, los sueldos y las pensiones, también entonces del lomo del propio trabajador.

Si hay otra forma de financiar, la seguridad social y todo el aparato de atención social del Estado, pero ello no cuenta con el aval del FMI y de los organismos financieros internacionales.

Entonces el propio Lacalle mostró el camino, cuando la crisis del Covid, se comunicó directamente con el Presidente de China y anunció que el gobierno de Uruguay analizaba la posibilidad de un tratado de libre comercio con ese país.

Saltaron los tapones, nuestra izquierda quedó desorientada, hasta se llegó a hablar de “Imperialismo Chino”, la máxima autoridad militar yanqui para esta zona viajó a Montevideo.

Hoy hay dos formas de opresión: una a través de la moneda, la otra a través de los impuestos. Contra ellas aún no tenemos una forma de dar batalla, sabiendo además que esto excede las fronteras nacionales, y vamos al terreno que señalaba Arismendi: hay que unir, gobierno, partidos, movimientos, sindicatos, organizaciones sociales de todo tipo para imponer la defensa del derecho de los pueblos.

¿Cuando encarar esto?, ¿durante el debate del actual proyecto del gobierno o esperar al próximo gobierno? Con esto especula el aparato publicitario de la Coalición y con la debilidad de la Izquierda en esto tiempos de debatir algo que vaya más allá de las candidaturas, y exija ver la necesidad de programas que van más allá de las fronteras nacionales.