Lun. 20. May 2024, Santa Fe - Argentina
Opinión

¡AY CHILE (Jorge A. Molinari)

¡AY CHILE (Jorge A. Molinari)

MONTEVIDEO-URUGUAY (por Jorge Aniceto Molinari)  (Abordando eso gris, que parece la teoría).

Todo indica, que el resultado del plebiscito constitucional, de rechazo a una nueva constitución va a ser utilizado contra Boric, y también en contra del proceso de cambio en las conducciones gubernamentales que se está produciendo en todo el continente.

Tiene lógica y es explicable. La izquierda de Chile, como la nuestra, como las de  todo el continente no tiene programa. Es decir se aferran al aparato del Estado perdiendo la proyección que tiene hoy la economía del mundo. Y eso no se puede programar, es necesaria una visión diferente acorde con la proyección económica de todo el mundo, y en esto sin duda que está incluido el tema de las tierras indígenas.

De la moneda y de los impuestos no se habla, y entonces la gente siente temor a cambios, y la derecha usufructuaria de una economía hecha su medida explota al máximo esa contradicción.

No es diferente de lo que está pasando en otros países, donde esta contradicción adquiere diferentes formas pero también se manifiesta.

El gobierno argentino por ejemplo expone a su pueblo a sacrificios para con la “benevolencia” de FMI le ayude a reconstruir la forma capitalista de la economía del país. La derecha a su vez no sin crisis internas espera la oportunidad de aprovechar esta contradicción.

¿Cuándo llegará el momento en que todo el continente se reúna y analice cual es la realidad y como en ella se defienden los intereses populares?.

¿Puede el Frente Amplio de Uruguay, o Petro, o el propio Boric, o Lula, tomar esta iniciativa o seguirán con sus cabezas sumergidas en sus laberintos nacionales?, partidos que puedan encarar esto, no existen, lamentablemente.

Mientras tanto los otrora viejos imperialismo siguen emitiendo, en una vorágine en que el desarrollo del libre comercio toma una zona inmensa del mundo, y augura cambios no vistos hasta ahora, pero para los cuales, las viejas vanguardias ideológicas están paralizadas, eso no se entiende, a pesar de que son temas que analizó Lenin en 1916.